SURVIVOR PHILIPPINES: 5 razones para verla


Pese a ser un gran seguidor de Survivor, reconozco que tras su edición número 20 (Heroes vs Villains) di por acabado el formato. Tras el nivel alcanzado por esa temporada, creí que ya no merecía la pena seguir con el programa y que su mecánica terminaría agotándose por repetición de esquemas o por desafortunadas novedades. Y así pareció indicarlo sus siguientes ediciones. 'Survivor Nicaragua' aún fue decente, pero me declaro enemigo de las dos Redemption Islands. Ideadas como una vuelta de tuerca en busca de novedades, terminaron por resultar ediciones fallidas al servicio de unos concursantes veteranos que regresaban al programa por enésima vez. Cuando parecía que mi relación con el programa había terminado, llegó 'Survivor One World', cuya distribución de chicos contra chicas conviviendo en un mismo campamento y la presencia de Colton, uno de los concursantes más memorables y malvados que han pasado por el programa, demostraron que Survivor estaba muy lejos de ser declarado muerto. 

Para su edición 25, Jeff Probst y Mark Burnett volvieron a traer concursantes que ya conocíamos, estrategia que hay que entender de cara a mantener unas audiencias que muy lejos se encuentran ya de los estratosféricos números de sus primeras ediciones. Lo que podía anticiparse como un Redemption Island 3, ha terminado revelándose como la mejor edición que hemos tenido desde 'Heroes vs Villains' y probablemente una digna merecedora de entrar en un top 10. Pero, ¿cuáles son las razones por las que 'Survivor: Philippines' está funcionando tan sorprendentemente bien? Aquí van cinco:

  1. Tres tribus. Comenzar divididos en tres tribus sirvió para romper esa dinámica de las últimas ediciones en las que la tribu dominante fagocitaba a la inferior y restaba sorpresa al tramo post-merge. Cuando una tribu tiene los números y en la alianza todos se sienten seguros, el programa se vuelve mecánico y los tribal councils pasan a ser previsibles y aburridos. Si un concursante está en minoría y no hay brechas en la alianza enemiga, sólo puede sentarse a esperar que su cabeza ruede por la arena lo más tarde posible. Con tres tribus la dinámica cambiaba, es cierto que sólo perdía una de ellas, pero sirvió para mantener a Tandang lejos de las expulsiones durante la primera mitad del programa, sirviendo de caldo de cultivo para lo que luego estaría por venir. Pero no sólo eso, si no que también sirvió para que los dos supervivientes de la fenecida Masting se convirtiesen en imprevisibles wild cards cuya lealtad con la tribu que posteriormente les acogería no tendría por que ser tan firme. 

  2. Una temporada de cocción lenta. Esto viene por lo indicado en el punto anterior. Cuando dos de las tribus no tienen que enfrentarse al caos de las votaciones, se pueden establecer alianzas fuertes, pero también son el escenario perfecto para grandes traiciones. La amistad Penner / Jeff fue un buen ejemplo de esto y la obsesión de este último por no llevar lejos al que podía haber sido un gran aliado en su juego, terminó con su prematura expulsión. La enemistad Abi Maria / RC también se estuvo fraguando durante varios episodios, pasando de una alianza inicial a un odio visceral. Las piezas se fueron colocando de la mejor manera posible.

  3. Unas expulsiones acertadas. En muchas ocasiones, tenemos la mala suerte de perder a grandes jugadores a principio del programa, lo que deja coja a algunas ediciones, teniendo que arrastrar en su tramo final a concursantes que no han hecho mucho más que tomar el sol y robar algún plano para recordarnos que no son una palmera más de la playa. En este caso, todas esos participantes menos llamativos fueron eliminados al comienzo, dejando a las grandes personalidades tomar el control del juego cuando la competición se recrudecía e incluso, sorprendiéndonos con concursantes que creíamos que venían a pasar unas tranquilas vacaciones (Lisa) y que terminaron por liarlo más de lo previsto. 

  4. Un casting imprevisible. La inteligencia de unos, unida a la ineptitud de otros, ha dado como resultado a algunos de los tribals councils más memorables de todo el programa. El desperdicio de idols, las estrategias dichas en voz alta y las continuas muestras, no veladas, de desconfianza y desprecio, están llevando la temporada por un camino completamente imprevisto. A lo que también hay que agradecer la suerte de algunas inmunidades (como esa de Jonathan Penner, en la que ganó en el mejor momento posible, salvándose de una expulsión segura) y la revelación de concursantes por los que nadie habría apostado. En un tramo que por lo general suele ser bastante previsible, Survivor Philippines está consiguiendo sorprendernos a cada expulsión, las alianzas no paran de dar vueltas y los final three, four o five ya sólo nos parecen promesas vacías cuyo único objetivo es sobrevivir una semana más. 

  5. Abi Maria. Ella es la revelación de este año, una chica mezquina, antipática, paranoica, con una forma molesta de hablar, arrogante a ratos y con una visión estratégica y social del juego prácticamente nula. Una joya que por azares del destino ha pasado de la semana 3 en la que tenía que haber quedado. Ella encabezó un eje del mal junto a Pete (una de las miradas más turbias que han pasado por aquí) y Artis que sirvió para polarizar todavía más la edición y que nos hizo posicioinarnos del lado de una pobre RC que veía como su principal aliada perdía los papeles e iniciaba una enloquecida cruzada contra ella (esperemos que regresa para algún futuro AllStars). Lo mejor de todo, es que forma parte de esos concursantes que no son muy conscientes del papel que están jugando, en cierto modo, ella es el reverso de Sugar, esa heroína accidental, que nunca fue consciente del inmenso poder que tuvo en 'Survivor Gabón'. Abi Maria es la villana que toda buena edición de un reality necesita: excesiva, exagerada, demente y sobre todo, imprevisible. 

Apenas nos quedan un par de semanas para cerrar esta 25ª temporada, la situación no puede estar más igualada y en este punto, cualquiera puede ganar. Ya empieza a ser hora de pensar en el jury y quien es mejor no llevarte de cara a perder en una votación. La final promete ser trágica e intensa. Y después, Fans vs Favorites 2 en Febrero. La sombra de 'Survivor Micronesia' es alargada ¿estará a la altura?