Hay series que no deben tener miedo a cambiar y evolucionar. Programas que deben huir de estancarse y atreverse a saltar al vacío. No me refiero a los procedimentales cuya razón de ser es la repetición del mismo esquema una y otra vez; sino a esas historias, que por tener una trama horizontal más marcada, sus recorridos terminan en destinos que obligan a una nueva valoración de lo que se quiere contar. 

En un medio donde concluir una narración no es tan fácil como cerrar una novela, añadiendo la palabra 'Fin' cuando ya no hay más que contar. Donde los intereses comerciales son los verdaderos motores de la continuidad narrativa, relatos que no deberían haberse extendido más allá de unos pocos episodios, se ven abocados a un interminable calvario de capítulos que nunca tuvieron que ver la luz. 

La mejor manera de solucionar este problema es liarse la manta a la cabeza y tirar hacia adelante. ¿Qué hay que reinventar la serie? Pues se hace. A Weeds no le tembló el pulso a la hora de quemarlo todo y comenzar de nuevo desde cero, quedándose con lo imprescindible. Si bien es cierto, que la serie de Mary-Louise Parker se aficionó demasiado a eso de hacer borrón y cuenta nueva, no siempre con un buen resultado. 

Este año le ha tocado a Revenge, una serie que nos convenció por su magnífico manejo de las estructuras de los culebrones trasladado al primetime americano. Dinero, venganzas y botox, aderezado con personajes muy viles y miradas asesinas (pese a todo, se echó en falta alguna catfight en la piscina). El periplo de Amanda Clarke para vengarse de la familia Grayson, responsables de la caída en desgracia y muerte de su padre, nos ha ocupado toda la temporada 2011/2012. 

Pese a sus altibajos, sus 22 capítulos fueron in crescendo, no escatimando en revelaciones y giros (algunos más afortunados que otros) y regalándonos un tramo final que lanzaba la serie a un nuevo nivel. Y aquí es dónde me asaltan las dudas. Hasta ahora, habíamos estado viendo una historia en el que el máximo ataque era lanzar una mirada aviesa u ordenar algún que otro asesinato accidental. Pero ahora, todo ha cambiado. Han dejado de mirarse en el espejo de las soap operas, para entrar en el camino de Alias o Nikita

Ya no valdrá estropear una distinguida fiesta repleta de invitados de la alta sociedad. De repente, nos han pasado a hablar de una conspiración a nivel global, de intereses ocultos y de atentados terroristas que encajaban más en un programa como 24, que en un culebrón de sobremesa. Y es aquí dónde la serie tendrá que saltar al vacío. Abrazar su nueva naturaleza e ir a por todas. Ésto ahora va de otra cosa, e intentar quedarse a medias sólo les destinará al fracaso más absoluto. 

Pero, además de éste cambio en el tono, el verdadero éxito de su segundo año seguramente esté en manos de ese personaje que se nos revela en su efectista cliffhanger final. Todos lo esperábamos, pero quizás nos sorprendimos con que realmente se estuviesen guardando a su propia Irina Derevko. Y de nuevo, comparando con Alias, si para este nuevo personaje encuentra una actriz que sepa sacarle provecho y unos guionistas que lo manejen inteligentemente, pueden tener una bomba entre sus manos. Perfecto vehículo para esa transición que Revenge se va a ver obligada a hacer para sobrevivir. 

Pero por ahora, sólo podemos hacer cábalas sobre si la capacidad de adaptación de la serie es equivalente a la de Emanda, que no dudó en aprender artes marciales, hacerse pasar por camarera o tirar de pelucas cuando fue necesario. Y mientras, esperamos a que pase el verano recordando el consejo de Nolan:

"Do not do anything revengy until I get there. Got it?"

2 lectores han dicho:

  1. Estoy de acuerdo con lo de saltar al vacío. Revenge ha ido creciendo poco a poco, y se ha lanzado de cabeza con todo el rollo de Momanda y la megaorganización terrorista. Creo que a The Good Wife, salvando las distancias, eso sí, le pasó lo mismo al final de la segunda temporada y comienzo de la tercera. Crear una serie nueva de temporada a temporada puede dar muy buenos resultados, y no tiene por qué suponer una traición al espíritu de la serie.

    Un saludo!

    ResponderEliminar
  2. muy buen articulo y creo que esta evolución no solo se debería dar en esta serie en especifico si no en muchos que no pretenden la evolución de lo que se debería pretender.

    ResponderEliminar

Life is short, talk fast.