Dando un repaso a las series que estoy viendo esta temporada, me doy cuenta de que unas cuantas entrarían en la categoría de 'placeres culpables', programas que te avergüenzas de ver y que objetivamente sólo tienen cosas malas. Pero si son así ¿por qué los disfruto tanto? Y lo que es peor ¿por qué no paro de recomendarlos? Mucha gente los justifica con un "es que así no pienso", pero yo no diría eso. Los disfruto intelectualmente, aunque a otros niveles, ya sea por sus atrevimientos narrativos, por su falta de vergüenza o simplemente, saciar la curiosidad ante la siguiente sorpresa que los guionistas se hayan reservado (aunque no tenga mucho sentido).

He tenido la oportunidad de colaborar en el estupendo podcast de MissMacguffin y Critico en serie, Yo disparé a JR, comentando dos de los estrenos que más he disfrutado esta temporada: The Secret Circle y The Vampire Diaries. A la pregunta de Marina sobre como recomendaría la serie de los vampiros, lo primero que me vino en mente fue lo negativo. Pero posteriormente, me di cuenta que si la serie sólo tuviese actores malos y guiones sosos, la habría abandonado hace mucho (como por ejemplo hice con 90210, repetidas veces). The Vampire Diaries es el mejor culebrón que en estos momentos tenemos en antena, una historia que no cesa de avanzar sin perder su propia coherencia interna. Un programa que nos malacostumbra a construir cada cinco episodios un clímax que cualquier otras serie se reservaría para su final de temporada. Es un programa que ha crecido y que, en contra de todo pronóstico, ha terminado por dar vida a una serie de personajes que han llegado a interesarnos.

Justificar The Vampire Diaries es fácil, pero ¿The Secret Circle? ¿Por qué es una de las pocas series que llevaba al día? Es cierto que tiene un reparto masculino pésimo y la química entre todos los personajes es inexistente. ¿Entonces? Pues porque narrativamente está siguiendo el mismo camino que los vampiros de Mystic Falls a la hora de quemar tramas, matar gente y presentar familiares aparecidos de la nada. Aceptamos las normas y las licencias que se toman (¿aquí nadie va a clase? ¿una fiesta cada semana? ¿Qué edades tenían los padres de los protagonistas cuando los concibieron?), pero por ahora son todo promesas. Disfruto más intuyendo lo que está por venir, que con lo que por ahora nos están contando. Esto va a ser válido durante un tiempo, si finalmente no cumplen con lo prometido, ahí se quedarán.

Ringer es más fácil de defender. Pura comedia surgida de la ineptitud de todos los que están involucrados en ese proyecto. Definitivamente, los que ahí trabajan piensan que están haciendo una buena serie y en especial su protagonista y productora ejecutiva Sarah Michelle Gellar. Una serie donde todo vale, en la que la falta de complejos y un continuo tirar para adelante evitan que haya tiempo para aburrirnos. Todavía tengo pendiente hablar de ella en 'profundidad' cuando haya llegado a su fall finale.

Revenge es otro de los culebrones de la temporada, pura filosofía 'Los ricos también lloran' exprimido al máximo con una zorra vengativa que ha decidido hundirles la vida. Si uno la mira objetivamente, esta serie no hay por donde sostenerla, ni su protagonista ni su venganza cogida por los pelos. Reconozcámoslo, nos exige todo un salto de fé que, eso sí, nosotros damos encantados con tal de ver sufrir a Madeleine Stowe. Revenge es la película de Antena3 sábado mediodía definitiva. Perfecta para hacer disfrutar nuestro lado más maligno sin tener que ir apuñalando por ahí a nadie.

Con este post busco justificar el empleo de esos cuarenta minutos como algo más que una pérdida de tiempo. No pongo el piloto automático al verlas y ante todo, no pierdo la perspectiva, sé lo que estoy viendo y en ningún momento las igualaré, por ejemplo, a Homeland. Pero no por ello dejaré de recomendarlas, si lo que se busca es una mitología a la que engancharse, gente guapa, un punto camp y tramas continuas que rehúyan del formato 'monster of the week', estas series son la elección perfecta. 

Y ahora, ¿cuáles son esos placeres culpables que no os cansáis de recomendar?

3 lectores han dicho:

  1. A mi me indigna que sigais considerando a The Vampire Diaries como un placer culpable, con lo grande que es!!!

    Y bueno, Revenge lo es, pero ultimamente está siendo tan genialosa que hasta me da pena verla también en la categoría.

    Estas Navidades me pondré con TSC me parece, a ver si de verdad va por el camino de su serie madre.

    Saludos!

    ResponderEliminar
  2. Anónimo4:46 a. m.

    me encanta vampire diaries, me gusta mucho mas que true blood, se que lo unico que tienen que ver entre ellas es el tema vampirico y que estan dirigidas a publico muy distinto, pero las he visto ambas y me entretiene mas TVD, es una serie criticada por quienes no la han visto, pero una vez que te subes al carro, no te puedes detener hasta ver el ultimo capitulo, asi me paso con la primera temporada, la vi toda en 5 dias, no se como pero no podia parar de ver. veré TSC a ver si me convence, vi el piloto pero no me gustaron los actores elegidos cero quimica y personalidad excepto, Faye, que parece ser interesante.

    ResponderEliminar
  3. Anónimo10:41 a. m.

    Me indigna que pongas a The Vampire Diaries como placer culpable si hasta un crítico de Hitfix dijo que al principio si pensaba en Vampire Diaries como placer culpable, pero despues no.

    ResponderEliminar

Life is short, talk fast.