Mis libros del 2009 (Parte II)

Aquí va la segunda parte de mi lista de libros leídos en el 2009, un poco más tarde de lo que tenía pensado por culpa de exámenes, trabajos de la universidad y maratones de Survivor.

#13 Cinco horas con Mario de Miguel Delibes. Siempre le había tenido ganas a este libro y no me decepcionó. Durante la noche en la que Carmen vela el cuerpo de su marido, comienza un monólogo en el que repasa su vida junto a él. Su discurso nos va desvelando a dos personas que se hicieron infelices mutuamente, simplemente porque no estaban hechos el uno para el otro. Un libro muy recomendable, con más humor del que pueda parecer y dos retratos psicológicos perfilados a la perfección.

#14 Nadan dos chicos de Jamie O'Neill. En el año 1915, durante el levantamiento de los irlandeses contra el gobierno británico, Jim y Doyler se conocerán en la escuela. Dos chavales completamente distintos cuyas vidas se cruzarán durante un año en el que aprenderán a nadar con la intención de cruzar la bahía hasta el faro. Pero cuando el levantamiento se produzca, las circunstancias les separarán. Una novela con un trasfondo histórico interesante.

#15 #16 #17 Trilogía Millenium de Stieg Larsson. ¿Qué decir de estos libros? Que los estuviese leyendo todo el mundo me echaba un poco para atrás, pero las recomendaciones de MacGuffin y de Adri me animaron finalmente a ponerme con ellos y no puedo más que agradecerlo. El personaje de Lisbeth Salander me atrapó y la forma de escribir de Larsson consiguió que pese a que la historia realmente interesante no comenzase hasta la página 300 yo los devorase en apenas pocos días. Además de la fascinación que sentía por su heroína protagonista, me gustó que cada libro variase un poco el género, siendo el primero una novela de misterio, el segundo un thriller y el tercero una de espías. Muy recomendable, sobre todo porque demuestra que un best seller no siempre tiene que ser un mal libro.

#18 Dune de Frank Herbert. Un aficionado a la fantasía y a la ciencia ficción como yo no podía dejar pasar esta saga. Las aventuras de Paul, heredero de la casa Atreides, en el estéril planeta de Arrakis donde todo son desiertos y cada gota de agua es tan valiosa como el oro, me costó un poco al principio. También es cierto que lo leí durante mi estancia en Nueva York y solo avanzaba unas pocas páginas de vez en cuando. Pero una vez conseguí entrar en ese universo de gusanos de arena y melangue, me atrapó por completo. Sus personajes fuertes y determinados en un universo hostil y límite terminaron por cautivarme y ya tengo en mi lista de novelas para el 2010 su segunda parte.

A finales de verano y cuando ya me volvía de Nueva York me hice con un lector electrónico Sony Reader, posiblemente una de las mejores compras que he hecho. Reconozco que ahora leo más, ya que me lo llevo a cualquier sitio por lo poco que pesa y ocupa y además me ahorro un buen dinero en libros. Casi todas las novelas que he leído a partir de aquí fueron en formato eBook y solo puedo decir, que si la lectura es una de vuestras aficiones, pensad en conseguir un aparato de estos.

#19 La piel fría de Albert Sánchez Piñol. Novela corta que maneja con maestría a dos personajes en una situación límite. Con un tono que recuerda a Lovecraft seguimos al protagonista que ha llegado a una pequeña isla en la que hay poco más que un faro y una casa. Allí deberá permanecer durante un año realizando una serie de mediciones y tan solo estará acompañado por un huraño hombre que habita en el faro. Lo que no se espera es que al caer la noche surjan de las profundidades marinas cientos de criaturas dispuestas a devorarle. Con unas pocas armas deberá defenderse de la mejor manera posible e intentar sobrevivir hasta que el barco vuelva a recogerle en el plazo de un año. Una novela tensa, escalofriante, inteligente y que se lee en un suspiro. Si quieréis disfrutar de un pequeño cuento de terror muy conseguido, no podéis perdéroslo.

#20 #21 El mensajero de la oscuridad vol. 1 & 2. Dos primeros volúmenes de esta saga de fantasía sin tampoco gran cosa en especial. Un ladrón y espía salva a un joven de ser ajusticiado y le llevará consigo como aprendiz. Una guerra que se avecina y una oscura profecía vertebran estos dos libros que conforman un arco argumental cerrado. Nada nuevo, donde solo se salvan sus personajes en una historia leída una y mil veces.

#22 Apocalipsis Z de Manuel Loureiro. Ya hablé de él en el blog (aquí). Típica historia de zombies pero con la particularidad de estar localizada en España, lo que le da un toque original y más atractivo. Tenso y con un buen manejo del suspense, acaban de editar su segunda parte, Los días oscuros.

#23 La soledad de los números primos de Paolo Giordano. Me gustó esa analogía que hacía de ciertos números primos, siempre separados por uno en medio. Paolo Giordano nos habla del dolor que consume, en este caso en las personas de Alice y Mattias, lisiados emocionalmente y almas gemelas que nunca podrán estar juntos. Estas líneas resumen la novela: "Los números primos sólo son exactamente divisibles por 1 y por sí mismos. Ocupan su sitio en la infinita serie de los números naturales y están, como todos los demás, emparedados entre otros dos números, aunque ellos más separados entre sí. Son números solitarios, sospechosos [...] Mattia pensaba que él y Alice eran eso, dos primos gemelos solos y perdidos, próximos pero nunca juntos."

#24 Carta de una desconocida de Stefan Zweig. Leí sobre él en el blog de Regina y lo apunté en mi lista de libros pendientes. Un relato muy triste y a la vez muy hermoso. En el lecho de muerte de su hijo y ella ya enferma, una mujer escribe una carta al hombre que siempre ha amado, un escritor que no la recuerda y que apenas sabe de su existencia. Precioso.

#25 Flores en el ático de V. C. Andrews. Reconozco que con este libro me lo pasé estupendamente. Un clásico dentro de su género, entretenido, bizarro y muy adictivo. Cuatro niños son escondidos en el ático, mientras su madre, recientemente viuda, intenta convencer a su padre de que la vuelva a incluir en el testamento. La existencia de estos niños deberá ser ocultada al menos hasta que la madre se asegure de que su padre la dejará todo su dinero. El problema será cuando el tiempo comience a pasar y lo que en principio parecían días, pronto se convertirán en semanas, meses y años. Abuelas malvadas, madres egoístas, malos tratos e incesto campan a sus anchas por este libro, primero de la saga de esta desequilibrada familia.

#26 Vacas, cerdos, guerras y brujas de Marvin Harris. Cambiando de tercio me puse con este ensayo de Harris, del que ya había leído Antropología cultural. Es un libro muy curioso e interesante donde se intenta explicar antropologicamente conductas en principio tan marcianas para nosotros como son la adoración por las vacas en la India, las culturas amantes o enemigas del cerdo o las brujas en las Edad Media. Te va enlazando un tema con otro, conectándolo todo y dándole sentido a cosas como el infanticidio femenino o las guerras. Interesante y a ratos muy divertido.

#27 El fin de la infancia de Arthur C. Clarke. Una de las novelas más famosas del autor de 2001 Odisea en el espacio. Funciona muy bien a la hora de exponer una tesis, pero flaquea mucho a la hora de presentar personajes interesantes. También es cierto que eso no es lo que se busca y que son solo un medio para desarrollar una serie de ideas. Todo comienza cuando varias naves espaciales se sitúan sobre diferentes ciudades de la Tierra. Sus tripulantes se comunican con la humanidad a través de un embajador y su intención es hacer del planeta un lugar mejor, sin guerras, ni enfermedades. Pasan los años y estos Superseñores, como se les ha llamado siguen sin revelar su apariencia ni sus verdaderos planes. Pero cuando lo hagan nadie estará preparado para lo que implicarán. Su último tramo es realmente aterrador y genial. Ya solo por eso le perdono sus otras flaquezas.

#28 Lolita de Vladimir Nabokov. Esta novela se mueve entre lo inquietante, lo prohibido y lo sarcástico. Es la historia de Humbert, contada en primera persona desde la prisión. A través de su confesión vamos conociendo su amor por las niñas de once o doce años a las que llama "nínfulas" y como finalmente conoce a Lolita de la que se enamora. Su tortuosa relación es fascinante y solo por lo bien que está escrito, con esa fina ironía, el libro no llega a ser ofensivo. Me encantó hasta su último tramo en el que decae bastante. Adoro su comienzo: "Era Lo, sencillamente Lo, por la mañana, un metro cuarenta y ocho de estatura con pies descalzos. Era Lola con pantalones. Era Dolly en la escuela. Era Dolores cuando firmaba. Pero en mis brazos era siempre Lolita. Lolita, luz de mi vida, fuego de mis entrañas, pecado mío, alma mía."

#29 Elantris de Brandon Sanderson. De este autor ya había leído Nacidos en la bruma y me había gustado. Dentro de lo que es la literatura fantástica proponía ideas originales y sin ser rompedor conseguía ofrecer una historia diferente y que no se adecuase al esquema que ya he visto tantas veces repetido. Elantris era una ciudad habitada por semidioses, gente de piel blanca, con grandes poderes y habilidades. Pero una mañana, toda la magia desaparece y la ciudad cae en desgracia. Sus habitantes sufren de una enfermedad, la Shaod que los deja convertidos poco más que en unos despojos. Entretenido, con ritmo y buenos personajes.

Hasta aquí llegan los libros leídos el año pasado. Para este 2010 tengo pendiente seguir con algunas sagas como La Torre Oscura o Dune, terminar Jonathan Strange y el Señor Norrell del que llevo ya más de la mitad y empezar El nombre del viento que tiene muy buenas críticas. Además quiero ponerme con Pandora en el Congo de Albert Sánchez Piñol, con la segunda parte de Apocalipsis Z, algún otro ensayo de Marvin Harris y también Amor Líquido y Middlesex si los encuentro en formato eBook. Además estoy abierto a vuestras recomendaciones, así que ya diréis.

MAD MEN: de sutilezas e infelicidades

Mad Men hay que entenderla como un producto elitista y exclusivo, perfecto para paladares exquisitos. Huye de lo obvio y opta por trabajar conjuntamente con el espectador, dándole las piezas para que él termine de ensamblarlas. En cada episodio parece que no ocurre nada, pero a la que se presta atención, se descubre que hay muchísimo más de lo que a primera vista parece.

Todo son sutilezas y elipsis. Muchas veces las cosas más importantes ni se dicen, ni se ven. Si no que tan solo se dejan intuir, se le dan a entender al espectador con un guiño, un gesto en un personaje, una frase que parece trivial o un plano que se demora unos segundos más de lo esperado.

En un primer vistazo, Mad Men entra por los ojos. Su fotografía, su dirección artística, sus actores, son todos impecables. Es difícil encontrar algo que criticar entre tanto buen hacer. Uno se deja deslumbrar por esos vestuarios, ellas con esos sostenes en forma de conos, los vestidos ceñidos de Joan, los peinados engominados de los hombres, los continuos cigarros que se fuman o las incontables copas que beben a lo largo del día. Betty Draper maravilla como esa especie de Grace Kelly de los suburbios, Joan encandila con esa tristeza que a veces transluce bajo tanta exuberancia y contoneo de caderas. Y que decir de Don Drapper, inteligente, guapo y hermético.

Mad Men es un retrato de una época, donde los hombres dominan y las mujeres son poco más que floreros. Ellos salen, beben, tienen amantes, mientras ellas esperan pacientemente en casa. El envoltorio de Mad Men es una buena metáfora de lo que es en si misma la serie, hermosa y perfecta, camuflando un triste discurso. Es un programa sobre gente triunfadora, que en principio tiene lo que siempre había soñado y que pese a ello continúan siendo infelices.

El discurso es muy claro. Puedes luchar y trabajar muy duro por conseguir todo aquello que crees que te hará feliz, ya sea un puesto de trabajo exitoso o una encantadora familia y de repente, darte cuenta de que no eres tan feliz como creías que ibas a ser. Todo esto no se cuenta verbalizando los conflictos, sino que se da a entender en los detalles. En unos temblores conduciendo, en una copa de más en el despacho, en una mentira de la secretaria o en un silencio que dice más que horas de discursos.

El valor de los guiones de esta serie se encuentra en la sutileza a la hora de desarrollar sus tramas y de exponer la psicología de sus personajes. Está repleta de momentos maravillosos, de diálogos que parecen no decir nada, de tramas que aparentemente no van a llegar a ningún lado y de elipsis que dicen más que capítulos enteros de otras series.

Sus episodios a veces parecen arbitrarios hasta que te detienes a analizarlos. Todo está por un motivo y si simplemente le dedicas unos minutos a pensar en lo que has visto te darás cuenta de que se te ha dicho muchísimo más de lo que parecía. Mad Men es una serie adorada por la crítica hasta puntos irritantes. No creo que sea el mejor programa de televisión que se haya hecho nunca, como a veces tanto premio parece afirmar, ya que peca de una excesiva frialdad: todo es tan perfecto que a veces no llega a emocionar.

Aún así, si os ponéis con Mad Men os encontraréis con un programa adulto, inteligente, hermoso, un poco cínico y sobre todo muy sutil. Una pequeña delicia exquisita.

El arte de la guerra

En el siglo V antes de Cristo, Sun Tzu, un general chino escribió una serie de textos sobre estrategia militar que se conocería como El arte de la guerra. Sus enseñanzas han llegado hasta nuestros días manteniéndose igual de frescas que hace veinticinco siglos. Su filosofía ha sido empleada no solo para la guerra, sino en otros campos como la economía o el marketing. Tras ver la temporada once de Big Brother USA podría decir que este pequeño tratado debería ser estudiado por todos y cada uno de los concursantes que se atreven a entrar en esa casa.

Big Brother US no es un programa de convivencia, sino una competición de supervivencia. La meta es medio millón de dólares y los enemigos el resto de habitantes de la casa. Como buen reality americano, el público no participa en las expulsiones y los jugadores solo se tienen a si mismos para conseguir vencer frente al resto. Su estructura es simple y efectiva. El primer día de la semana se escoge al HoH que será quien nomine a dos compañeros, en el segundo programa tendrá lugar la competición por el Veto, quien la gane tendrá la opción de invalidar una de las nominaciones y en el tercer programa los habitantes de la casa votarán para expulsar a uno de los nominados.

El arte de la guerra se basa en el engaño

Big Brother es pura estrategia, solo uno se puede asegurar la permanencia en la casa a través de alianzas con otros concursantes, pero las mentiras, traiciones y puñaladas por la espalda están a la orden del día. Engañar y manipular es la única forma de sobrevivir. Eliminar al oponente más fuerte es la única manera de asegurarse una semana más. Todo vale en nombre del juego y el medio millón de dólares vale como excusa para cualquier maldad.

Big Brother US es un programa muy agresivo psicológicamente. Todos los concursantes se ven sometidos a una gran tensión al no saber en ningún momento por donde te puede venir la traición. Mentir sobre la edad o sobre los estudios para que no te vean como un enemigo fuerte es casi una obligación y jugar a dos bandas y desestabilizar la casa es la mejor forma de asegurarse el poder.

Determina cuáles son los planes del enemigo y sabrás cuál
estrategia será eficaz y cual no"

Los treinta episodios que conforman su temporada once funcionan como si de una serie cerrada se tratase, su desarrollo está repleto de sorpresas y cuando crees que las cosas van a suceder de una manera determinada va y ocurre algo que lo pone todo patas arribas. Esta edición ha sabido mantener la tensión hasta el último minuto. Su estupendo montaje permite no perderse en tonterías e ir directamente al grano. No importa ver como pierden el tiempo en la cocina o hablando de nada en las camas, aquí lo que vamos a ver es como conspiran unos contra otros. Como unos enemigos acérrimos se pueden aliar para expulsar a alguien más fuerte y como las palabras más duras se pueden olvidar si con eso te aseguras un compañero que te ayude a permanecer otra semana más.

Influya en su oponente”

El casting es clave y en esta edición no podía haber sido más acertado, hay de todo pero los perfiles escogidos se alejan de los circos que reúnen en las ediciones españolas. Los concursantes deben ser inteligentes, sino no sobrevivirán mucho tiempo dentro de la casa y por lo general todos llevan una estrategia con la que intentarán vencer al resto. Pese a esto, la undécima edición ha dejado hueco para una historia entre dos concursante que ha supuesto un poco de luz entre tanta oscuridad. Su relación y la forma de ir superando los obstáculos han sido lo que han dado la emoción al segundo tramo del concurso.

Big Brother ha sido todo un descubrimiento al que no esperaba engancharme, pero que ahora no puedo cansarme de recomendar. Su atractivo viene de las estrategias de los concursantes, de la maldad de la que hacen gala y del estupendo recorrido de su edición once, con unos malos muy malos y unos buenos muy buenos. La edición empezó poniendo toda la carne en el asador con los maquiavélicos juegos de Ronnie y a partir de ahí solo siguió un ritmo ascendente llegando a unas semanas finales de infarto en las que me llegué a plantear el saltarme episodios con tal de ver como terminaba todo.

El referente español de Gran Hermano puede echar un poco para atrás a la hora de enfrentarse a Big Brother, pero es una dinámica completamente distinta. En cierto modo era la misma sensación que cuando uno ve
Damages, donde uno se pregunta como es posible tanta maldad, pero a la vez está irremediablemente enganchado.

Mis libros del 2009 (Parte I)

Como todos los años, aquí va un repaso a todos esos libros que he leído en este año. El motivo de esta lista es un poco forzarme a leer, ya que muchas veces con tanta serie descuido un poco esta afición. Puedo decir que por lo general he escogido muy bien lo que he leído este año, encontrándome con algunos libros que han pasado a formar parte de mis favoritos y otros tantos que he disfrutado enormemente. Ha habido algunas decepciones, pero han sido las menos. Aquí va la primera parte de la lista:

#1 La llegada de los tres. La Torre Oscura II de Stephen King.
Segunda parte de esta monumental saga de Stephen King. Si el primer libro pecaba de demasiado confuso y un tanto críptico, solo los ánimos para que aguantase ya que mejoraba me llevaron a ponerme con la segunda parte. Y no puedo estar más contento. Este segundo volumen empieza a dar un poco de luz a la historia: un protagonista muy carismático, puertas que se abren a universos alternativos y un mundo que se ha movido. Una novela fantástica ambientada en un apocalíptico lejano oeste americano.

#2 Ébano de Ryzsard Kapuscinski
Si tuviese que escoger un libro entre todos los que he leído este año, seguramente me quedaría con Ébano, algo curioso teniendo en cuenta que no es una novela. Uno no tiene la menor idea de lo que es África hasta que lee los artículos realizados por este periodista polaco que se pasó media vida en el llamado continente negro. A través de crónicas cortas, amenas y muy bien escritas va descubriéndonos un África contradictoria, hermosa y muy trágica. Le seguimos cuando presencia golpes de estado, cuando se juega la vida en una zona fronteriza o cuando convive con alguna familia. África es muchas cosas y Kapuscinski es capaz de transmitirlas con una facilidad inaudita.

#3 Roy de Roger Peyrefitte
Esta novela entra en el grupo de decepciones. Roy, un joven nacido en una adinerada familia de Beverly Hills se adentra en el mundo de la prostitución de lujo buscando nuevas experiencias, todo ello en un marco de agitación social en el que se defendía la paz y la libertad sexual. Si lo leí entero fue porque el libro no me salió especialmente barato.

#4 Wicked de Gregory Maguire
Novela muy conocida por su posterior adaptación a Broadway, utiliza todo el imaginario creado en El mago de Oz y lo transforma para contarnos la historia de la malvada bruja del Este. Pero lo hace humanizándola y contándonos su historia desde el principio. Elphaba nace verde sin ninguna explicación y a partir de ahí la veremos crecer, primero con su pobre familia y posteriormente en el internado donde conocerá a Glinda, la bruja buena del cuento. Pero las cosas nunca son como parecen. Por desgracia, esta novela cuenta con un gran punto de partida y tiene elementos muy interesantes que podrían haber dado lugar a una novela muy arriesgada y que finalmente se queda a medio camino. Todas las tramas políticas que plantea y que podrían haber dado más empaque a la historia terminan por desinflarse y quedar en nada. Una pena.

#5 La larga marcha de Stephen King
Hay una carrera que se celebra todos los año, el ganador se asegura fama y dinero y la competición es el evento más seguido por todo el país. Todo el mundo quiere participar, pero solo unos pocos lo consiguen. Eso sí, una vez estás dentro, ya no puedes salir. Las reglas son simples: no bajarás de una determinada velocidad y no te pararás. Si las incumples te vuelan los sesos de un disparo. Y no hay ninguna meta, ya que solo ganará el último que aguante en pie. Poco más puedo añadir, solo que el desarrollo de la historia está a la altura de su premisa.

#6 Rabia de Stephen King
Un chaval, harto de todo decide acudir una mañana a clase con una escopeta y secuestrar a toda su clase. Una historia tensa y sorprendente que se beneficia de su ajustada extensión. El protagonista, en vez de actuar como todos podríamos pensar, no se dedica a matar a sus compañeros, sino que les alenta a que saquen eso que guardan dentro y el resultado es todavía más escalofriante.

#7 Un grito de amor desde el centro del mundo de Kyoichi Katayama
Sakutaro, un joven japonés nos cuenta su historia de amor con Aki, como se conocen, su noviazgo y como las cosas no terminan saliendo como deberían por culpa de una enfermedad. Una historia bonita y narrada con gran sensibilidad, una novela corta que puede llegar a emocionar pero que a mi me dejó insatisfecho y con la sensación de que podría haber sido mejor.

#8 El Terror de Dan Simmons
El HSM Terror se queda atrapado en el hielo durante una expedición por el Ártico. El frío, la falta de comida, las enfermedades y una extraña criatura que parece acechar en el exterior irán terminando con todos los marineros. Una estupenda novela de la que ya hablé en este post.

#9 Los Elegidos de Marianne Curley
Primer tomo de una saga juvenil que no me convenció. Después de haber leído otras como La materia Oscura donde no se escatima en dureza pese a que sean novelas para jóvenes, esta me resultó demasiado light.

#10 El hombre que confundió a su mujer con un sombrero de Oliver Sacks
Otro de esos libros que he disfrutado enormemente leyendo. Oliver Sacks es un neurólogo que nos relata con un estilo muy divulgativo y ameno diferentes casos con los que se ha topado en su trabajo. Son dolencias muy curiosas y llamativas normalmente causadas por una lesión en un área concreta del cerebro. Pasan desde una mujer que no es capaz de sentir su propio cuerpo, un hombre que no concibe lo abstracto, uno que no no tiene memoria a corto plazo u otro que identifica partes de su cuerpo como ajenas a él. No se extiende mucho en los capítulos, resulta muy interesante y además ayudan a reflexionar sobre lo que somos y como cualquier cosa puede cambiarnos completamente. 100% recomendable.

#11 Un día más con vida de Ryzsard Kapuscinski
Después de lo que me gustó Ébano no tardé en buscar otro libro del mismo autor. En este caso el libro no es un conjunto de articulos, sino que se centra en su estancia en Luanda, en medio de una revolución. En un lugar y momentos peligrosos el autor decidirá no marcharse junto al resto de europeos y permanecerá allí con el afán de informar.

#12 Beloved de Toni Morrison
El estupendo blog de Regina ExLibris me ha guiado a la hora de buscar nuevas lecturas y este era uno de esos libros que me llamaron la atención cuando los recomendó. Para describirlo, lo mejor es transcribir la contraportada : “El día en que Sethe, la esclava, mató a su hija Beloved, el tiempo se detuvo. No fue la locura lo que guió su mano, sino amor por esa niña que desde su nacimiento se alimentó de leche mezclada con sangre. Fue un amor de madre que sólo en el crimen encontró un arma para evitar el horror y la indiginidad e un futuro que pertenecía al hombre blanco. Desde el día en que el tiempo se detuvo, el fantasma de Beloved habitó la casa y el dolor fue la única medida del universo.” Una novela dura y a la vez hermosa, una historia sobre fantasmas que acechan y terminan por enloquecer. Me gustó, pero terminó por resultarme muy opresiva.

Hasta aquí la primera parte de la lista, la semana que viene más.