Ya se ha dicho muchas veces que una serie no se puede valorar unicamente por su piloto. En ocasiones porque es demasiado expositivo, otras porque aún no le han cogido el tono a la serie o simplemente porque todavía no conocemos a los personajes y no nos importa gran cosa lo que les suceda. Aún así, si vemos un capítulo piloto que no nos convence es comprensible que no sigamos con esa serie teniendo en cuenta la avalancha de diferentes programas que tenemos a nuestra disposición. Si a eso se le suman críticas furibundas, es lógico no dar una segunda oportunidad. Algo así me ha sucedido con Spartacus: Blood and sand.

Esta serie del canal por cable Starz (Crash, Party Down) cuenta con un piloto terrible. Demasiado sexo y violencia y sobre todo, un excesivo uso de las cámaras lentas. Apuesto lo que sea a que si les quitas las ralentizaciones sus cincuenta minutos se reducen a treinta en un momento. La historia en principio no tiene gran complicación. El protagonista, Espartaco, es capturado por los romanos y separado de su mujer. Le venderán como esclavo y lo convertirán en gladiador. Sobrevivirá a su duro entrenamiento y a los combates con el fin último de reencontrarse con su esposa, a la que tanto ama. En principio no parecía que fuese a toparme con nada interesante y sólo los comentarios positivos por parte de aquellos que siguieron viéndola me picaron la curiosidad. Y finalmente, en un aburrido fin de semana decidí darle una oportunidad. Fue empezarla el viernes y terminarla el domingo.

Más allá de su primer capítulo, hay tres elementos claves en esta serie que se tienen que tener en cuenta y aceptar, si se quiere disfrutar. Sus escenarios creados por ordenador con una estética que bebe directamente de la película 300. Esta es una historia que se cuenta de forma muy estilizada, en donde la forma no está subestimada al fondo. En segundo lugar hay que aceptar que el sexo va a estar muy presente, los desnudos frontales son algo habituales, tanto en ellas como en ellos. Las transparencias en las mujeres y la casi ausencia total de ropa en los gladiadores son marca de la casa y a quien eso le moleste, mejor que ni se acerca. Y por último, su extrema violencia. Ya no hablo solo de los chorros de sangre cada vez que se golpean, sino de desmembramientos, acuchillamientos, muelas volando o intestinos desparramándose sobre la arena. Incluso algunos momentos más gore en uno de los episodios más salvajes que he visto en una serie y que no es apto para estómagos sensibles. Es una violencia muy irreal y estilizada, pero no por ello menos brutal.

Si la serie solo se sostuviese sobre esos pilares no creo que hubiese pasado más allá del cuarto o quinto capítulo. Pero sus creadores sabían lo que tenían entre manos y en cierto modo siguieron una estrategia para conseguir espectadores, que por cierto, les ha funcionado. Partieron de un programa sin mucho contenido, lejos de series en principio más intelectuales, como puede ser Roma. Y conforme nos alucinaban con ese exceso de tetas, cuerpos musculosos y sangre, comenzaron a trazar una historia y a dar profundidad a unos personajes a primera vista planos.

Poco a poco las peleas van dejando lugar a las conspiraciones y a partir de ese momento la serie crece. Los personajes comienzan a tener entidad, tanto los gladiadores, como sus amos, interpretados por un genial John Hannah y una exuberante Lucy Lawless. La serie empieza a moverse a través de emociones básicas, pero no por ello menos intensas: el amor, el odio, la envidia o la ambición. Lo que en principio parecía una historia muy simple se va complicando y sus diferentes tramas van cruzándose unas con otras para confluir en un estupendo clímax en sus dos últimos capítulos.

Spartacus es una serie muy pasional y emocional. Sabe arrastrate a través del exceso de su puesta en escena a un mundo de arena y sangre, donde el honor es morir ante la multitud después de una gloriosa pelea. Pero esto es más difícil de lo que parece ya que el poder y la fama es algo muy deseado y todos conspirarán por conseguirlo. Como buena serie de romanos tiene en sus personajes malvados, que harán del engaño un arte y de la envidia una forma de vida, su mayor acierto. Serán ellos los que elevarán a Spartacus por encima de la mera testosterona proporcionandole una dimensión más intrigante y a la vez más inteligente.

Con esto no quiero decir que Spartacus sea una obra maestra a la altura de Roma, ni mucho menos. Pero sí reconocer que es mucho mejor de lo que su fallido piloto parecía anunciar. Tarda unos episodios en entrar en materia, pero cuando lo hace te absorve y poco a poco va enlazando todas sus historias para llegar a uno de los finales más satisfactorios que he visto. Algo que aunque parezca fácil no lo es tanto, sobre todo cuando vas creando expectativas. En su tramo final todas las líneas argumentales que habíamos visto, algunas de ellas que considerábamos sin importancia confluyen en un punto, y por decirlo de alguna manera, todo explota.

Su éxito llevó a una renovación casi inmediata para una segunda temporada. Pero el cáncer que padece su protagonista, Andy Whitfield (y que parece que está superando) ha retrasado su rodaje. Mientras nos llegará una precuela para ir haciendo tiempo, que si bien no me convence, le daré una oportunidad. Os animo a que le echéis un vistazo sabiendo ahora a lo que os enfrentáis. Y si tenéis la posibilidad, descargarla en alta definición, que es una serie que lo agradece mucho.

10 lectores han dicho:

  1. Empiezo aclarando que sólo ví los dos primeros episodios por lo que respecto a esa evolución que comentas no puedo opinar... Pero es que aquellos dos primeros episodios me provocaron tanto rechazo que por mucho que algunos digan que mejora, no me pienso ni medio segundo seguir.

    Empezando porque visualmente es incómoda.. tanto sexo me molesta, esos efectos que beben de 300 no tienen nada que ver con la peli.. son cutres a más no poder.. y la serie en general es puro croma que no quieren ni disimular.. y es que me resulta incómodo. Además de que los actores me resultaron bastante mediocres y no veía ni chicha, ni interés ni nada xD

    he dicho xD

    ResponderEliminar
  2. Los primeros capítulos parten prácticamente de la misma premisa, peleas y combate final en la arena, con resoluciones muy infantiles o facilonas, pero pronto dejan de serlo y la cosa se pone seria, dura, sangrienta, y no solo en los combates, luchas de poder en el ludum y fuera de él, no es la octava maravilla pero acaba funcionando bastante bien.

    ResponderEliminar
  3. ADRI: Tienes que entender que no cuentan con el presupuesto que tuvo 300. Y se nota. Aún así, no busca el realismo y cuando aceptas que ese va a ser su estilo visual, termina funcionando bastante bien.

    ResponderEliminar
  4. Me atrae la estética y el morbo (no lo niego). Pero las críticas que recibió fueron tan salvajes que desistí enseguida. Después de leerte quizá le dé una oportunidad sabiendo que mejora poco a poco.

    ResponderEliminar
  5. yo he visto los 7 u 8 primeros episodios y la verdad, el ritmo es de videoclip de quinta, y aunque si es verdad que la cosa mejora sustancialmente tras el piloto, no creo que pase de ser un placer culpable con más o menos fortuna. Terminaré este verano de ver sus 5 ultimos capitulos que me quedan, haber que tal

    ResponderEliminar
  6. Totalmente de acuerdo con la crítica.
    A mí, el piloto no me gustó prácticamente nada, pero luego la cosa va "in crescendo", las tramas se expanden a la mitad y explotan de forma muy natural al final.
    EL CGI no me molestó, lo acepté con facilidad. Las cámaras lentas si que las aborrezco bastante. El sexo no me importó demasiado, total el personal físicamente no está nada mal (eso si, me quedo con la parte femenina :P).
    Lo mejor de todo son las tramas e intrigas que se despliegan a lo largo de los episodios, así como las relaciones entre los personajes.

    Saludos

    ResponderEliminar
  7. ¿Sangre, sexo y estética a lo "300? ¿Y a mí qué me importan las críticas? ¡Eso hay que verlo!

    ResponderEliminar
  8. vi el piloto y como muy bien dices la dejé apartada por demasiado gore para mi gusto, pero despues de leerte no puedo más que darle una oportunidad...

    Y con lo de la Alta definición creo que es indispensable, demasiado ordenador entre tanto gladiador ;)

    Un saludo^^

    ResponderEliminar
  9. Me has picado la curiosidad...soy de los que vi el piloto y no me gustó nada, pero si hay conspiraciones bien llevadas ya me llama más...haber si este verano le doy una oportunidad (y con esta ya van....bufff).

    Saludos!

    ResponderEliminar
  10. Sangree, sangreee

    Reconozco que el piloto me costó varios intentos, porque siempre lo veía tan tarde que me dormía

    Y ahora que hablas de la estética de 300... siempre que se dice algo de mi querido Zack Snyder recomiendo hasta la muerte su películon y auténtica obra maestra del terror Dawn of the death

    un saludooo

    ResponderEliminar

Life is short, talk fast.