Productos derivados

Cuando una serie tiene éxito y sobre todo cuenta con una gran base fan detrás, no tardan en salir montones de productos relacionados con ellas. Cómics, películas, libros, webisodios, todos intentando aprovechar el tirón de la serie y enganchar a aquellos a los que no les basta con su ración televisiva habitual.

Todos estos anexos y continuaciones nunca me han convencido, siempre he sido de la opinión que si el producto original es la serie ¿para qué molestarme en leer o ver algo que no va a tener resonancia en el programa original? Un buen ejemplo de esto suelen ser los webisodios que algunas series graban para difundirlos a través de Internet. Por lo general no suelen incluir a personajes principales y no aportan gran cosa. Es cierto que pueden servir para profundizar un poco más en el universo del programa, pero yo siento que pierdo el tiempo viéndolos.

Con los cómics me sucede igual. Si la serie se ha terminado, no creo que continuarla como novela gráfica vaya a ser la solución. Son medios distintos y por lo general se pierde toda su esencia en su traslado a otro formato. Un buen ejemplo es esa octava temporada de Buffy en la que hasta el creador de la serie estaba involucrado. Tras echarle un vistazo al primer tomo se confirmó lo que imaginaba, una manera más de exprimir todavía más a los seguidores, pero sin aportar nada interesante.

Soy de los que piensan que la séptima temporada fue floja, pero que se salvaba porque funcionaba muy bien como conclusión de la historia y los cómics no hacen más que reforzar la idea de que una octava temporada habría sido un desastre. Y lo mismo sucede con las historias paralelas que narran más aventuras de la cazavampiros, no es que no aporten nada, sino que además su calidad está muy alejada de cualquier episodio de la serie.

Solo se salvaría la saga de Fray, pero porque tan solo coge la idea de las cazavampiros y lo desarrolla en un universo propio y futurista. De esa manera la historia puede desarrollar su propia personalidad como novela gráfica y es más un spin off que una continuación.

Con las novelas pasa tres cuartos de lo mismo. A España no suelen llegar muchas, pero cualquier serie de corte fantástico que se precie tiene sus novelas. Tengo alguna de Buffy y de Torchwood y no valen la pena. Su calidad es bastante pobre y como lo que sucede en ella no afecta al universo de la serie, entonces sinceramente da igual.

Otro tema es si hablamos de guías de series, entonces ahí estoy encantando. Libros como En honor a la verdad en el que se analiza Expediente X o las Watcher’s Guide de Buffy son todo un regalo para los fans, ya que recogen lo mejor de la serie, pero no buscan novelar las aventuras de sus protagonistas.

Todo este rollo viene motivado por la decepción general de la película The Plan de Battlestar Galactica. Yo todavía no la he visto entera, en gran parte por pereza. Pero por lo que he leído, todo se resume a que al final es una historia que no aporta gran cosa y que es estirar el chicle todo lo posible, para sacarle el máximo provecho.

Esto es algo que suele ocurrir con la ciencia ficción, donde sacar películas para aprovecharse de sus fieles fans es casi obligatorio. Babylon 5 tiene unas cinco, Expediente X dos, Stargate tiene alguna por ahí para concluir la serie y de Star Trek ni hablamos. Si el film va a aportar luz sobre algo en lo que no se profundizó en la serie porque la cancelaron antes, pues entonces genial. Pero si es para aprovechar el éxito y al final se hace una especie de episodio alargado, que ni siquiera está a la altura de los buenos capítulos de la serie, entonces apaga y vámonos.

Yo puedo ser muy fan de algunas series pero a mi no me pillan con todos esos productos derivados. Buffy tiene solo siete temporadas y Battlestar Galactica terminó en el 4x20. ¿Y a vosotros, si os gusta una serie, os gusta profundizar en ella con libros y cómics?

Resumiendo...

Sigo este completo meme que ha lanzado Adri y que sirve para resumir lo que llevamos de temporada. Allá va:

La peor serie nueva: Este año son unas cuantas las que se disputan este puesto. Diré Vampire Diaries.

La mejor serie nueva: Modern Family. Sin ninguna duda.

Qué series has abandonado esta temporada: Por ahora ninguna.

Qué serie crees que deberías haber abandonado ya: DollHouse. Ahí tengo los episodios acumulando polvo. Pero supongo que me daré un pequeño maratón con ella cuando la cancelen.

Cual abandonaste y ahora piensas que deberías haber aguantado: Perdidos. Me aburría mortalmente con los flashbacks y no pude pasar de la segunda temporada. Pero todo el mundo que la ve está encantado con ella. A lo mejor intento ver la última temporada.

Qué series ves a ritmo USA: Un buen montón: How I Met Your Mother, Accidentally On Purpose, TBBT, Mercy, Melrose Place, Glee, The Middle, Modern Family, Anatomía de Grey, The Office, 30 Rock, Mujeres Desesperadas, South Park. Y a eso sumo los realitys, Project Runway, The Amazing Race y Big Brother.

Otras series que veas actualmente: Babylon 5, The Shield, The Wire, Twin Peaks. Aunque las tengo bastante paradas ahora mismo.

Qué estreno (nuevo) esperas con más ganas: Caprica. Volví a ver el piloto el otro día y me gustó todavía más. Esperemos que esté a la altura.

Cuál es esa serie de la que nadie habla pero que tú siempre intentas recomendar: Babylon 5. Es difícil, porque no entra a primera vista, pero luego es tan grande.

Qué serie esperas con más ganas cada semana: Aquí se disputan el puesto Sons Of Anarchy y Modern Family. Y bueno, también Glee.

Tu cancelación más dolorosa: Veronica Mars. Todavía no lo he superado y ahí sigo sin ver sus dos últimos capítulos.

Personaje femenino que te vuelve loc@ actualmente: Gemma Teller de Sons Of Anarchy ¿Acaso hay algún personaje femenino mejor ahora mismo?

¿Y masculino?: Sheldon. Aquí no hay mucho más que decir.

Ese actor o actriz que hace que veas una serie, aunque no te llame nada: Sarah Michelle Gellar, Kristen Bell o Jennifer Garner. A ver cuando les dan esa nueva gran serie que se merecen.

¿Eres de drama o de comedia?: En principio soy más de drama. Pero últimamente estoy siguiendo muchas comedias. Eso de que duren veinte minutos se agradece.

¿Esa serie que tanto te cuesta defender?: Buffy. Nadie te toma en serio cuando la recomiendas.

Y esa otra que muchos defienden y tú no lo comprenderás: Fringe, lo he intentado tres veces, pero nada, me aburre muchísimo.

La de: ¿Debería darle una segunda oportunidad?: Supernatural y Los Soprano.

Qué serie ves una y otra vez sin cansarte: Buffy. Da igual el episodio, puedo poner cualquier capítulo y pasármelo genial.

PROJECT RUNWAY: Sexta temporada


"You
know what they say: In the world of fashion, one day you're in and the next, you are out."

El funcionamiento de Project Runway es muy simple: 16 diseñadores de moda compiten entre ellos por 100 000$ y una aparición en la revista Marie Claire, oportunidades que les servirán para darse a conocer y lanzar su línea de ropa. Para ser el ganador deberán enfrentarse en diferentes retos que pondrá a prueba sus habilidades como diseñadores, no solo creando prendas llamativas, sino además demostrando su capacidad de improvisación y de trabajo bajo presión.

Los retos son individuales, con alguna excepción en la que tendrán que llevarlos a cabo en pareja y los tendrán que realizar en un tiempo muy limitado, entre 24 y 48 horas y con un presupuesto ajustado. Los desafíos son muy variados, desde crear prendas para mujeres embarazadas, como un traje para un concierto de Christina Aguilera o un vestido hecho unicamente con papel de periódicos.

Cada episodio dura cuarenta minutos, durante la primera mitad vemos como se les informa del desafío y como van ejecutando sus ideas con mayor o menor fortuna y durante la segunda parte observamos los resultados en la pasarela, para luego ser comentados por el jurado. Ahí se escogen los tres mejores y los tres peores, entre los que se encontrarán el ganador de la semana y el perdedor que será eliminado.

Como se puede ver, este reality no tiene gran misterio. Está muy bien realizado, como es norma en la televisión americana. Son solo cuarenta minutos, por lo que van directos al grano sin perderse en tonterías ni en excesivos dramatismos. Conocemos a los diseñadores por su trabajo en el taller y por algunas de sus opiniones, pero el programa no se centra en su convivencia ni se ceba en los conflictos que puedan surgir.

Estos detalles son los que más me gustaron, no había que enfrentarse a interminables galas, ni a concursantes cuyo único objetivo sea polemizar. Ahí están para ganar el premio y eso es lo importante. Eso no quita que uno se posicione y tenga a sus diseñadores favoritos y a otros que expulsaría. Pero normalmente esto viene marcado por su trabajo en la pasarela.

Me he enganchado totalmente a este reality en su sexta temporada, la primera que hace en el canal Lifetime, tras su paso por Bravo. Me pilló por sorpresa un día en la televisión cuando estaba en Nueva York y me atrapó con su simplicidad y su agalidad. Como emitieron tres programas seguidos no tuve más remedio que engancharme y ahora es mi reality favorito. No tiene el imparable ritmo de The Amazing Race, ni la emoción de Big Brother, pero es el que más disfruto de los tres.

Gran parte de la culpa la tiene Heidi Klum. Una vez que uno se acostumbra a los presentadores americanos, que son lo opuesto a Mercedes Milá, predominando la frialdad y la contención, debo reconocer que me enamoró su sonrisa y sus buenas maneras a la hora de decir que el diseño que acaba de ver es algo horrible que no se pondría ni en Halloween. También me encanta verla repetir esas cathphrases que ya son un clásico: you are in, you are out. O ese "Auf wiedersen" con el que se despide de los concursantes eliminados.

Si bien el trato de la presentadora es bastante frío, cuentan con más apoyo por parte de Tim Gunn, una especie de mentor que se pasa por el taller y les ayuda a encaminar un poco el trabajo cuando este no va por la dirección correcta.

No podía quedarme sin mencionar Models Of The Runway, ese spin off de veinte minutos de duración, en el que las modelos tienen que conseguir ser escogidas por los diseñadores. Este programa añade un poco de carnaza y conocemos a aquellas que deben llevar los vestidos que a los concursantes se les han ocurrido. Ellas tendrán sus favoritos y aquellos que menos le gusten y saben que si caen en gracia a un buen diseñador tendrán oportunidades de llegar a la final. Da ese toque bitch al programa y a la vez sirve para mostrar un poco más de lo que se cuece en Project Runway.

Como apunte, añadir algo que me sorprendió y es que en Estados Unidos, PR se edita en dvd como si de una serie se tratase, con sus extras y sus episodios extendidos. Me resultó un detalle curioso. Aunque no era el único reality, también vi en las estanterías temporadas de The Amazing Race o de America's Next Top Model. Eso dice mucho de como conciben los americanos estos programas.

Por ello, si no le habéis dado una oportunidad a los realitys americanos, esta es una buena opción para comenzar, es entretenido, positivo y con un puntillo frívolo. Los aires de divas de algunos que se creen el nuevo Jean-Paul Gaultier, los diseños marcianos que sus creadores tildan de incomprendidos o lo complicado que puede resultar para algunos trabajar en equipo son las cosas que animan el programa. Por lo demás, un reality de consumo rápido, muy fácil de ver y que se pasa en un suspiro.

Ya estaban antes

Este año tengo un pequeño problema con dos series: Mercy y The Middle. Ambas me gustan y a la vez me resultan molestas. Poco tienen en común, una es una serie de enfermeras y la otra una comedia familiar, pero la sensación que se me queda cuando termino un episodio es la misma, no ha estado mal, pero...

Que una serie parezca un remake o un spin off sin serlo, es señal de que algo no se ha hecho bien. Es normal inspirarse en fórmulas de éxito y que las series copien elementos que han funcionado muy bien en otras. Que en CSI se reconstruyesen los crímenes de esa manera tan peculiar terminó por casi obligar a cualquier procedimental policiaco que se preciase de tener sus propias imágenes de colores saturados acompañanando a las pesquisas en voz alta de los policías.

Que unos médicos apenas tuviesen tiempo para operaciones entre medias de sus conflictivas vidas amorosas no es nada nuevo. Grey's Anatomy no lo inventó pero lo elevó a su máxima expresión. Que Mercy copie esto no es un problema, pero si lo es que el tono, los personajes, la música y los casos médicos parezcan sacados del mismísimo Seattle Grace.

Lo mismo con The Middle, es como ver Malcolm, pero con otros actores. La serie tiene un punto gamberro que se agradece, pero que la familia sea tan parecida, tanto en los miembros que la conforman, como en los problemas le quita valor a los aciertos que pueda tener esta comedia. Lo curioso es que ni siquiera se han molestado en diferenciarla visualmente.

Que las similitudes sean tan evidentes demuestra que es algo que se busca y supongo que sus responsables pensarán que de esa manera conseguirán enganchar al mismo público que veía las otras series. Pero el efecto puede ser el contrario, espantar al espectador que se dirá, si esto es como la otra serie, pero peor ¿para qué verla?

Es cierto que los ejecutivos de las cadenas de televisión no buscan productos originales que se diferencien del resto ya que suponen una apuesta arriesgada, sino programas que el público reconozca rapidamente y que no les resulte ajenos. Esto es algo comprensible, pero si la serie tiene los suficientes elementos diferenciadores y una personalidad bien definida, entonces no hay problema.

Un buen ejemplo es Mujeres Desesperadas. Nació a la sombra de Sexo en Nueva York: grupo de cuatro mujeres más cerca de los cuarenta que de los treinta que se reúnen para hablar de sus vidas. Pero a diferencia de copiar, como se hizo en Lipstick Jungle, Marc Cherry dotó de personalidad a su serie, cogió algo que funcionaba y lo adaptó a un universo y unas circunstancias diferentes y particulares. Partió de un concepto común que dio lugar a una serie con una personalidad distinta y que además fue un éxito.

El intentar imitar algo que funciona al pie de la letra es contraproducente, ya que si finalmente la serie despega, los aciertos no se tendrán en cuenta y no crecerá más allá de "aquel programa que es como..." . The Middle y Mercy pueden mejorar y ser muy entretenidas, pero siempre estará el hecho de que Anatomía de Grey y Malcolm ya estaban antes.

Pereza selectiva

Supongo que os sucede a vosotros igual, cuando comienza la temporada con las series nuevas uno se propone ver casi todas las que, no solo le han gustado, sino también aquellas que son regulares y aquellas que puede que mejoren. Nos da un poco de reparo abandonar una serie que puede convertirse en el futuro en el gran éxito que todos siguen menos tu.

Pero todas estas buenas intenciones se suelen quedar en las primeras semanas. O al menos es lo que a mi me sucede. Todas esas series que he dicho que iba a continuar viendo son tantas que simplemente tendría que dejar de ir a la universidad para poder con todo. Pero como todavía es pronto para descartar categóricamente algunas series nos decimos que vamos a darle una última oportunidad a aquellas que no nos convencen.

Es entonces cuando llega lo que llamo la pereza selectiva. Es ella quien termina seleccionando por mi las series que voy a seguir y las que se quedan en la cuneta. Es esa sensación de desgana que te entra cuando abres la carpeta en la que tienes guardados los episodios de determinado programa y que terminas por cerrar por no estar convencido. Cuando esto se extiende varias semanas, ya puedes dar por abandonada la serie por que no vas a encontrar nunca tiempo para verla.

Todas aquellas series que no me hayan convencido, no tanto porque sean malas, sino porque no tienen ningún elemento especial que me anime a seguir con ellas son víctimas de esta pereza. Esta temporada me ha sucedido con unas cuantas, tenía en mente seguir SGU, The Good Wife o Flashforward, pero en cambio nunca veo el momento de ponerme con ellas. Soy consciente de que solo llevo uno o dos episodios y que las series pueden mejorar y demás, pero yo lo agradezco, ya que me ayuda a aligerar el montón de series que sigo.

Ya es otro tema cuando me sucede con series que me he comprado en Dvd y que creía que me iban a enganchar más. Tengo muertas de asco Carnivale, Twin Peaks y Friday Night Lights. Sus primeros episodios me gustaron, pero nunca encuentro la ocasión para continuarlas, siempre tengo una opción mejor a la hora de ver algo en la tele o en el ordenador. El problema es que aquí me he gastado un buen dinero en los packs y me da rabia tenerlas abandonadas, por lo que termino avanzando con ellas al ritmo de un episodio cada dos meses.

Y por último esta la pereza que te entra con esas series que llevas siguiendo varias temporadas. Hay gente a la que les cuesta abandonarlas, pero en eso yo no tengo muchos miramientos. Si empiezo a acumular episodios, malo. Y si en Navidades no me he puesto al día, a la Papelera que van. Ese es un motivo por el que no le doy oportunidades a los procedimentales, me dan mucha pereza y acabo acumulando capítulos y llenando el disco duro.

También reconozco que antes de abandonar una serie, le doy una última oportunidad probando con el primer episodio de la temporada siguiente. Eso me ha servido para recuperar a las Desesperadas, pero también para dejar abandonada a tiempo Heroes.

Series como Legend of the seeker, The Riches, Private Practice, Stargate Atlantis, Merlin o Parks and Recreation se quedaron en el limbo, pese a mis buenas intenciones con ellas y todo por culpa de esa pereza que me impedía ponerme a verlas.

Pero también hay que reconocer que a veces esa pereza selectiva andaba un poco desencaminada y fui capaz de dar una segunda oportunidad a series que luego me han encantado. Un buen ejemplo fue Sons Of Anarchy, de la que pasaron cuatro meses entre que vi el primer capítulo y el segundo. Eso sí, después cayeron diez seguidos una noche.

¿A vosotros os sucede lo mismo, o tenéis la fuerza de voluntad de ver al menos tres episodios de antes de abandonarla, por mucho que os aburra?

ABSOLUTELY FABULOUS: Primera temporada

Dos mujeres de treinta y tantos, borrachas, superficiales y decadentes son las protagonistas de esta sitcom inglesa creada por Jennifer Saunders en el año 1992 para la BBC . Su primera temporada de seis episodios es un acercamiento a este universo hortera y exagerado, donde el champán, el tabaco y las drogas se consumen como si fuese agua.

Eddy es el centro de la serie, en torno a la que gravitan el resto de personajes. Es una mujer de casi cuarenta años, directora de una empresa de relaciones públicas, doblemente divorciada y con una hija que tiene toda la madurez y seriedad que a ella le faltan. Su día a día se pasa entre fiestas, desfiles, compras y borracheras con su mejor amiga, Patsy.

Ambas conforman un dúo decadente e irreverente que traerán de cabeza a Saffy, la hija de Eddy, que intentará evitar que su madre cometa más locuras de las que acostumbra. Absolutely Fabulous es una serie 100% inglesa, con un humor muy caústico y sin pelos en la lengua. En ningún momento se cortan y no se les caen los anillos a la hora de reirse de sus dos patéticas protagonistas.

La comedia surge de las diferentes borracheras de la protagonista, de su incapacidad para madurar pese a tener cuarenta años y de los contrastes con su hija, que es exactamente lo opuesto a ella. Entre los secundarios se encuentran la madre de Eddy, la Sra. Moonson, Justin su segundo ex marido gay o Bubble, su inútil asistente personal. Entre todos, redondean este universo disfuncional en el que se mueve la protagonista, fashion victim, fan de Lacroix y budista, no por creencias, sino por ser la última moda en lo que a religiones se refiere.

Eddy y Patsy frivolizarán todo lo que se les ponga por delante, su continuo intoxicamiento etílico y las pastillas, coca y porros que se ventilan hacen que no tengan pelos en la lengua. El sexo, la maternidad, las responsabilidades o la vejez se verán a través del cristal deformado desde el que contemplan la vida. Y el espectador, si es capaz de entrar en el juego, se reirá con ellas, sin importar lo políticamente incorrectas que hayan sido (que suele ser las más de las veces).

Como buena serie inglesa, es un poco caótico seguir todos los episodios que tiene entre temporadas cortas, especiales y películas. Sus primeras temporadas se emitieron desde el 1992 hasta el 1996 y regresarían posteriormente en 2001 hasta el 2004. En total cuentan con cinco temporadas y creo que tres especiales. El orden es un poco lioso, pero lo mejor para aclararse es seguir el que marca la estupenda edición en dvd que recopila todo el material en 9 dvds.

Pese a ser una serie inglesa, Absolutely Fabulous tuvo un gran éxito en su pase por EEUU, convirtiéndose en toda una serie de culto. Además fue adorada por el público gay que también las convirtió en un icono. Como curiosidad, decir que el año pasado la NBC grabó el piloto para un remake que finalmente no salió adelante, algo de lo que me alegro. Muchas veces es mejor no tocar ciertas cosas y no se yo si además, entre tanta corrección política en las networks, tendría cabida una serie como Ab Fab.

Si todavía no las conocéis, os animo a que le echéis un vistazo. Eddy y Patsy estarán colgadísimas y loquísimas, además de desfasadas, pero como bien dice el título de la serie, son absolutamente fabulosas.

Talking about... (XXIV)

MUJERES DESESPERADAS SEXTA TEMPORADA

La quinta temporada terminó resultando tan soporífera que la abandoné en el episodio 100. Pero las desesperadas siempre han sido uno de mis programas favoritos y la culpable de que me enganchase a esto de descargarme series, por lo que me daba pena despedirme de ellas. Decidí darles una última oportunidad y probar con la premiere de esta sexta temporada y ya decidir definitivamente que hacer. Y reconozco que han vuelto a picar mi curiosidad.

Ni mucho menos están al nivel de sus mejores temporadas, pero tienen algunas tramas interesantes y lo que es mejor, los nuevos y misteriosos vecinos que como cada temporada se mudan a Wisteria Lane me han resultado muy interesantes. Sobre todo Drea de Matteo a la que odié a muerte en Sons Of Anarchy, pero que en la serie de Marc Cherry me ha encantado. Realmente ella y Gabrielle son las razones por las que he retomado a las Desesperadas. Se merece una mención la trama de Lynette que me pareció atrevida: no todos los hijos tienen porque ser deseados, pero me parece que no lo van a mantener mucho tiempo. Una pena, porque planteaba ideas interesantes y no muy habituales en este tipo de series .


TRINITY 1x01

Había oído hablar de esta serie inglesa que algunos describían como un Harry Potter sin magia. Un grupo de estudiantes en un internado inglés que esconde oscuros misterios (vamos, que a mi me suena a cierta serie española). Pero por desgracia no aguanté ni diez minutos de episodio antes de quitarlo. Ni siquiera después de intentar hacer el esfuerzo para luego comentarlo en el blog. No me gustó su tono, su particular humor ni sus personajes y tras terminar de ver el capítulo por encima, me di cuenta de que eso no me iba a gustar y ahí se ha quedado.

PEKÍN EXPRESS

O la Ruta del Himalaya, que creo que se llama este año. Le eché un vistazo ayer por casualidad, sin esperar gran cosa. El año pasado terminó por aburrirme, pero debo reconocer que me sorprendí con el casting escogido esta edición, con algunas parejas muy prometedoras. Es cierto que no es The Amazing Race, no tienen ni el dinero ni la duración, pero fue entretenido ver como ya había una pareja de villanas y las animadversiones que generaban entre el resto. Creo que va a ser otro reality que se suma a la lista.

Lo que me lleva a tener un lío considerable entre tanto concursante de los cinco programas que sigo, a este ritmo ya mezclo parejas, estrategias y equipos. Supongo que esto es un reflejo de lo floja que ha sido esta temporada y del poco interés que han tenido gran parte de las series nuevas.

FLASHFORWARD

La serie más esperada ha confirmado mis temores, tras un piloto prometedor parece que se desinfla. Sus personajes no han conseguido enganchar y su manía de repetir los mismos flashforwards ocho veces por episodio resulta directamente insultante. Esto es algo que me ha sorprendido, ya que la ABC en su momento, con series como Lost o Mujeres Desesperadas rehusó tratar como tontos a sus espectadores. Creo que a partir de ahora estaré atento a las opiniones que vayan saliendo, y si de aquí a tres episodios la cosa no ha despegado, me leo el libro y resuelvo la intriga de los flahsforwards.

MODERN FAMILY

Lo dije el otro día por twitter y muchos corroboraron mi opinión, Modern Family se postula como el mejor estreno de la temporada. No es rompedora, ni original, pero funciona perfectamente y solo llevamos tres capítulos. Conforme vayan afinando a algunos secundarios un poco más flojos, puede que tengamos una serie muy a tener en cuenta. Si sigue a este ritmo puede terminar por hacerse un hueco en mi particular pódium de comedias.

Otra vez aquí

Ya estamos de vuelta por España, después de dos meses por Nueva York toca de nuevo acostumbrarse a la rutina. Han sido unas semanas fantásticas: he aprendido inglés, he conocido gente nueva (y algunos bastante peculiares, como mis compañeros de piso), he disfrutado de una ciudad tan maravillosa como es NY y además lo he hecho sin prisas. Y en lo que toca a este blog, he podido ver la televisión americana in situ.

Echaré de menos poder programar el grabador para que cuando llegase a casa tuviese todas las series preparadas, las continuas pausas para anuncios cada diez minutos, el tener que elegir que grabo y que dejo fuera, ya que solo podía registrar dos programas simultáneos y las calles repletas de publicidad de las series.

Por el lado positivo, finalmente me he lanzado a ver series sin subtítulos. Es cierto que todavía hay algunas que se me resisten como Sons Of Anarchy o The Big Bang Theory. Pero otras más tontas como The Middle, Mercy o Accidentally On Purpose son perfectas para practicar inglés, ya que perderse algunas frases no es una gran tragedia.

Ahora es momento de organizarse, sobre todo en este año en que parece que en la universidad se han propuesto que hagamos todo lo que no hemos hecho en los tres cursos anteriores. Entre eso y el gran número de asignaturas que voy a tener, va a tocar hacer encaje de bolillos con el horario para poder seguir el ritmo de series que tenía en mente y a la vez, actualizar el blog.

Después de ver tantos pilotos, se puede decir que estamos ante una temporada muy mediocre (y ya van dos) y al final me he terminado enganchando a series y programas que en otras circunstancias ni siquiera habrían merecido un vistazo, como Big Brother o Melrose Place. Ahora solo queda ir viendo, en esta carrera de fondo que es la temporada televisiva, cuales aguantan y cuales quedan por el camino, ya sea por sus audiencias o por el curso que tomen sus tramas. Y con eso, ir descargando el calendario teléfilo, que todo no se puede ver.

Y es que, con casi todo estrenado ya se puede decir que el curso 2009/2010 ya ha empezado.

THREE RIVERS 1x01 Place Of Life

Las razones por las que le damos una oportunidad a un piloto con visos de continuar la serie son variadas, desde que su historia parezca atractiva, que los creadores vengan de otra serie que nos gusta o que participen actores por los que sintamos predilección. Esto último puede deberse a que nos gustan como actúan o simplemente, a que nos parezcan muy guapos. La posibilidad de pasarse cuarenta minutos viendo a un actor o actriz que nos despierte emociones más primarias no es algo a pasar por alto. Vemos la televisión por diversión, por lo que, esta es una razón tan válida como otra cualquiera.

Three Rivers es un ejemplo de ello. Es la enésima serie de médicos que encontramos en la parrilla televisiva americana, pero simplemente la presencia de Alex O’Laughlin como protagonista ya despertó mi curiosidad. Y me consta que no soy el único. Después de que la CBS cancelase su serie anterior, Moonlight (¿habría funcionado mejor ahora con toda la moda vampírica en pleno apogeo?), este fue el nuevo proyecto que la cadena le ofreció. Situada en el hospital Three Rivers, la historia gira en torno a los transplantes, tanto desde el punto de vista del donante (más bien del de su familia), como del receptor y como no, de los doctores intermediarios en este proceso.

Pero pese a que esta sea la premisa principal, los transplantes no serán los únicos casos médicos que ocupen el episodio y también atenderán a pacientes de otro tipo. Entre los actores encontramos caras conocidas, más allá de Alex O’Laughlin como el famoso cirujano especializado en transplantes, también encontramos a gente como Alfre Woodard, la que fuese la vecina misteriosas en la segunda temporada de Mujeres Desesperadas, Justina Machado, la esposa de Rico en A dos metros bajo tierra o Katherine Moennig, que interpreta a Shane en The L Word.

Este primer episodio no se corresponde con el piloto que debería haberse emitido. Hace unos días la cadena anunció que no empezaría por él, seguramente las razones serían que no lo veían lo suficientemente atractivo como para que enganchase al público. Por suerte este segundo capítulo funciona perfectamente a la hora de presentar personajes. Estamos ante una serie de fuerte carácter autoconclusivo por lo que es normal que los primeros episodios sean intercambiables, al menos hasta que se empiecen a desarrollar tramas para los protagonistas.

Por ahora la serie se centra principalmente en los casos médicos con alguna leve pincelada sobre los personajes, pero en todo caso mucho menor que en Anatomía de Grey o en Trauma, por poner dos ejemplos. El capítulo se deja ver, es entretenido y como es costumbre en este tipo de series, está bien realizado.

Destacaría esos toques casi de ciencia ficción que tiene a la hora de mostrar los diagnósticos de los pacientes. La sala en la que los médicos se reúnen para discutir los tratamientos tienen unas pantallas que parecen sacadas directamente de la película Minority Report. Supongo que es una forma de darle personalidad a la serie, al igual que en CSI lo es el ver las reconstrucciones de los asesinatos.

Three Rivers es una serie muy en la línea de la CBS, un procedimental de hospitales, en este caso centrado en los transplantes. Es un programa correcto que cuenta con el aliciente de unos cuantos doctores atractivos. Si es que al final, viendo estas series a uno le entran ganas de enfermar y terminar en el médico.

Puntuación:






STARGATE UNIVERSE 1x01 Air

Ya desde las entrevistas, los creadores de Stargate Universe dejaron claro que no buscaban realizar un nuevo Battlestar Galactica y que tirarían más por la serie de aventuras y por el optimismo, frente al pesimismo y al tremendismo de la serie de Ron Moore. Si se tiene esto en cuenta, entonces el piloto cubre las expectativas. SGU es la tercera serie de una saga de ciencia ficción que a sin hacer mucho ruido está durando mucho más de lo esperado.

Tras la cancelación de las dos series anteriores, SG1 y SG Atlantis, sus creadores no se dieron por vencidos y presentaron este nuevo proyecto que prometía separarse un poco de lo que habían ofrecido hasta el momento. En este caso la puerta del Stargate estaría localizada en una nave extraterrestres en la que los personajes se encontrarían atrapados sin posibilidad de regresar a casa.

Prometían un tono un poco más oscuro y crear una nueva mitología, al situarse en la otra punta del universo. Algo que es de agradecer, ya que seguir los hechos de series como SG1 puede ser complicado, teniendo en cuenta que acumula diez temporadas en sus espaldas.

El piloto comienza con fuerza. Vemos a un grupo de personas cruzar el Stargate, pero a diferencia de lo que se acostumbra, más que pasar andando son lanzados sin nigún miramiento, con consecuencias bastante dolorosas. A lo largo de la primera mitad del episodio y con la ayuda de los flashbacks vamos entendiendo como se llega hasta ahí y como a partir de ese punto la historia se conducirá. Me pareció acertada la estructura del capítulo, ya que evitaba una presentación aburrida y entraba desde el minuto uno en el meollo de la cuestión.

Los primeros cuarenta minutos estuvieron muy bien llevados, pero la segunda mitad resultó un poco más pesada, convirtiendo al episodio de hora y media en algo un poco aburrido de ver. Si la presentación solo hubiese durado una hora, habría resultado mucho más efectiva.

En cuanto al tono, este primer capítulo me recordó a la presentación de Stargate Atlantis, donde también un grupo de personas se quedaba atrapada en una galaxia lejana. Pero en este caso, SGU parece que va a ser más coral y que temas como la forma de organizarse en una situación límite van a estar un poco más presentes.

La serie tiene humor y en principio los personajes son los habituales, el geek gracioso, el líder misterioso, el militar cuadriculado, la chica, el héroe, etc. Pese a que parecía que la serie iba a desmarcarse de la franquicia, al final del episodio nos dejaron claro cual iba a ser la dinámica y no parecía apuntar a nada nuevo: el Stargate de la nave funciona de manera automática e irá llevando la nave a diferentes lugares. Por lo que supongo, que a cada episodio, veremos un planeta distinto.

No olvidemos que Stargate es un procedimental de ciencia ficción, en el que descubren planeta por capítulo, y en el que los hechos más relevantes suelen estar situados en los primeros, medios y últimos episodios de temporada. Por ahora destacaría como principal diferencia la ausencia de unos enemigos principales, pero supongo que será cuestión de tiempo que aparezcan.

La serie puede funcionar dentro de lo que es: un programa de aventuras. Todo dependerá de la química entre sus personajes y de si nos dan algo entretenido. Tiene un tono ligero y se mueve dentro de lo que las otras dos series han ofrecido. Pero no es una mala alternativa para hacer tiempo hasta que llegue el estreno de SyFy más esperado, al menos por mi parte, que es Cáprica.

Puntuación:





THE MIDDLE 1x01 Piloto

Sin spoilers

Este año destacan dos cosas entre los nuevos estrenos: algunas sorpresas agradables de series que a priori no prometían nada y una sensación de deja vu en algunas de las nuevas propuestas, que en algunos casos, más que una nueva serie parecía que se estaba haciendo un remake. Entre las sorpresas están Modern Family, que pese a tener un humor sin muchas complicaciones, funciona bastante bien gracias a su formato y Accidentally On Purpose, de la que no esperaba absolutamente nada y que en su segundo capítulo se ha confirmado como una comedia tontorrona, pero divertida. En el apartado de las series misteriosamente parecidas encontramos a Trauma, Mercy o Flashforward.

The Middle, la nueva sitcom estrenada por la ABC para completar su noche de comedias cumple estas dos características: ha sido una sorpresa inesperada y recuerda mucho a otra serie, en este caso a Malcolm in the middle (si es que hasta casi comparten título).

Frankie es una estresada madre cuyo concepto de cocinar no pasa de sacar algo del congelador y meterlo en el microondas. Tiene que lidiar con un marido que se olvida de recoger a los niños del colegio y con tres hijos a cada cual más peculiar. El mayor, es un adolescente (con todo lo que eso conlleva), la hija mediana es un desastre que ha fracasado en todo lo que ha intentado. Y el pequeño, es por decirlo suavemente, bastante especial.

Son la típica familia de clase media baja, que les cuesta llegar a fin de mes y que son un completo desastre. Una pandilla de perdedores a los que se termina cogiendo cariño. Con un humor loco y un poco exagerado, fruto de unos personajes un tanto absurdos, la serie es divertida y consigue hacer reír varias veces a lo largo del capítulo.

El problema es la continua sombra de la Malcolm que sobrevuela a esta sitcom. Esta rodada sin público, y por tanto, sin risas de fondo y los personajes recuerdan demasiado a esa serie. Desde la madre, que es bastante similar a Lois, pero sin estar tan desquiciada, pasando por el padre, que también vive en su mundo, o el hijo pequeño que es exactamente igual a Dewey, incluso físicamente.

Por ahora estamos solo ante un piloto de 20 minutos, por lo que la serie tiene tiempo para ir labrándose su propia personalidad. A mi me ha convencido para seguir viéndola. El episodio ha tenido ritmo, algunos puntos divertidos y se ha cebado lo justo con sus peronajes, algunos de ellos muy prometedores. Como punto negativo, está por ver si Patricia Heaton es capaz de estar a la altura. Pero por ahora no ha llegado ni de lejos al nivel de Jane Kaczmarec y creo que el papel le exigía un poco más de locura.

Destaco el sentido del humor que se gasta, bastante sarcástico y con un punto cruel que se agradece (sobre todo en lo referente a la hija). De aquí puede salir otra comedia divertida y además parece formar un buen tandem junto a Modern Family.

Al final esta temporada va a estar repletas de comedias, entre los lunes de la CBS (HIMYM, TBBT y la nueva de Jenna Elfman), los miércoles de la ABC y los jueves de la NBC, no va a faltar el humor.

Puntuación: