Las nieblas de Avalon o las leyendas artúricas desde el punto de vista de sus mujeres

En mi vida me han llamado de muchas maneras: hermana, amante, sacerdotisa, hechicera, reina. Ahora, ciertamente, soy hechicera, y acaso haya llegado el momento de que estas cosas se conozcan. Pero, a decir verdad, creo que serán los cristianos quienes digan la última palabra, pues el mundo de las hadas se aleja sin pausa del mundo en el que impera Cristo. [...]

Y ahora que el mundo ha cambiado, ahora que Arturo (mi hermano, mi amante, el rey que fue y el rey que será) yace muerto (dormido, dice la gente) en la sagrada isla de Avalon, es necesario contar la historia tal como era antes de que llegaran los sacerdotes del Cristo Blanco y lo ocultaran todo con sus santos y sus leyendas.

Así comienzan Las Nieblas de Avalon de Marion Zimmer Bradley. Ese ha sido el tema sobre el que hablo en una participación especial en el blog de Dr. Io que durante estos dos meses se centra en las leyendas artúricas.

Para leer el resto aquí.

PD: Ahora mismo ando por Nueva York y voy a estar por aquí un tiempo, por ello, el ritmo de publicación será muy irregular (vamos, como lo lleva siendo el último mes, aunque al menos, ahora si tengo excusa).

Empezando por el final

Si se comienza una historia contando el final, es porque el camino que se va a recorrer es lo suficientemente interesante como para mantener la atención del espectador, que deberá preguntarse por la manera en la que se van a desarrollar los sucesos para que todo concluya de la forma que se le ha mostrado al inicio. En esos casos es cuando la historia debe dar las suficientes vueltas como para sorprender con el modo en el que concluirá todo. Recuerdo un anime que vi, Ga Rei Zero, que utilizaba esta técnica elevándola a la enésima potencia. No es que los cinco primeros minutos comenzasen por el final y luego se retrocediese al comienzo de la historia, sino que los dos primeros episodios realmente eran los dos últimos. En el tercero se retroceden diez años y descubres que el espíritu contra el que luchaba la protagonista y que había liquidado a todos sus compañeros, realmente fue su mejor amiga de la infancia. En esa historia lo importante es el camino, descubrir a dos jóvenes que son como hermanas, cuya amistad es casi inquebrantable y ver el desarrollo de esa relación, descubrir la razón de porqué todo se tuerce y porque al final la una terminará matando a la otra.


Con Epitaph One, DollHouse acaba de hacer lo mismo. En este episodio que no ha sido todavía emitido por FOX, nos situamos diez años después de los eventos desarrollados en la primera temporada de la serie. Es un futuro post apocalíptico en el que la tecnología DollHouse a evolucionado en algo monstruoso que ha colapsado las sociedades. La gente puede perder su identidad y solo tatuándose nombres y apellidos en la espalda se puede estar seguro de quién es uno mismo. En su momento, cuando terminamos la primera temporada, mis conclusiones fueron que DollHouse había resultado ser un programa fallido, una historia con muchas posibilidades, con algún momento interesante, pero que por desgracia nunca llega a despegar. Este episodio inédito confirma lo que dije. Muestra un universo de infinitas opciones, todas mucho más interesantes que las que hemos visto hasta ahora. En cierto modo se nos pone la miel en los labios y se nos promete una serie, de la que por ahora hemos visto breves retazos.


Mientras veía este capítulo me vino a la cabeza ese Five Years Later de Héroes, ese oscuro futuro alternativo que resultó ser muchísimo más interesante que el que terminó por explotar la serie. Epitaph One no nos presenta un universo paralelo, sino el destino al que se dirige la historia, pero me hace temer, que posiblemente esos retazos sean lo mejor que vayamos a ver de la serie. Creo, que el episodio se entiende mucho mejor si se ve como un epílogo para una serie que iba a ser cancelada con una probabilidad casi absoluta. Una especie de conclusión que dijese a los espectadores la dirección hacia la que iba a la historia y que de alguna manera la cerrase. Si DollHouse no hubiese sido renovada por sorpresa, como al final fue, Epitaph One habría sido su final. Y debo reconocer, que en cierto modo habría sido satisfactorio. Habría permitido que cada uno de nosotros nos imaginásemos el final siguiendo las líneas maestras dibujadas por Whedon.


El problema es que la serie ha sido renovada y veremos continuar la historia. Y lo que es peor, sabemos como terminará. A partir de ahora, la pregunta no será si conseguirán o no destruir a la organización que ha creado las DollHouse, pues ya conocemos la respuesta, sino que tenemos que preguntarnos por la forma en la que se llegará a eso. Descubrir porque Caroline fracasó en su misión y porque el mundo terminó abocado a un inmenso caos. Después de ver este episodio no le voy a poder permitir a Whedon que me haga capítulos de relleno, que no me avance en la historia y que no llegue hasta el lugar que hemos visto. Quiero ver como Caroline comparte su cuerpo con el de las personalidades que le implantan, como los activos recuperan sus identidades, como Topher enloquece aplastado por la culpa, o como y porqué el espía es recuperado del ático.


Ahora no me van a valer misiones insustanciales, con este episodio, Whedon a entrado de lleno en su propia mitología y ya no puede dar marcha atrás. Las posibilidades que maneja son muy interesantes, nos lo ha demostrado y ya no nos valdrá decir que DollHouse es una buena serie porque promete y propone temas interesantes. Eso no es suficiente. Nos ha mostrado situaciones muy intrigantes, que según el guionista quedan lejanas respecto a lo que en la cronología de la serie se refiere. Al no ser un series finale, este episodio pierde su función de clausurar de manera enigmática y pesimista su creación, para pasar a convertirse en una especie de trailer de 49 minutos de lo que está por venir.


Como capítulo no me ha convenido, los flashbacks eran interesantes, pero por lo que ya he dicho. He echado de menos ver un poco más de ese futuro apocalíptcio de gente sin identidades que resultaba muy sugerente. Además, contaba con una especie de primos hermanos de los aterradores reavers de Firefly, esos salvajes carniceros, que también prometían. Sus más de tres cuartos de hora se me han hecho un poco pesados, pero adelanta la posibilidad de que quizás, la segunda temporada de DollHouse sí valga la pena.

Yo confieso

Confieso que:


  • De todas las últimas series de las que he visto pilotos, Hung, 10 Things I Hate about you, Nurse Jackie o Make it or brake it, solo he pasado de ese primer episodio con ésta última. La serie de las gimnastas de competición se postula como mi próximo placer culpable, lugar que quedó huérfano tras decidir abandonar Private Practice. Make ir or brake it es mala, simplona, sin nada destacable, y casi todos los actores son feos. Vamos, que no sirve ni siquiera para alegrarse un poco la vista. La serie no tiene nada de especial y además teniendo en cuenta que se emite en la ABC Family tampoco se pueden esperar grandes dosis de mala leche, algo que le haría ganar muchos puntos a este programa. Veré hasta donde aguanto y si eso ya le dedicaré un post más en profundidad.


  • Que siempre pensé que The Big Bang Theory no valía la pena. Unos cerebritos que tienen como vecina a una tía buena un poco tonta prometía una sitcom del estilo de esas que se hacían a principios de los 90. La empecé a verla hace tiempo y no me gustó, pero con el verano le he vuelto a dar otra oportunidad y no puedo hacer otra cosa que retractarme de mis palabras. Me he terminado la primera temporada de un suspiro. Reconozco que me he reído bastante, que Sheldon es la base de la comedia en la serie, pero que los secundarios son lo suficientemente absurdos como para que no todo dependa del protagonista. Ya he puesto a descargar la segunda temporada, de la que para muchos ha sido la mejor comedia de este año. Antes lo dudaba, ahora creo que puede ser verdad, sobre todo si es capaz de mantener el nivel, algo que de lo que no fue capaz ni How I met your mother o The Office.


  • Tenía esperanzas de algún reconocimiento en los EMMYS para Galactica. Pero como es normal la han ignorado olímipicamente. Su último tramo fue espectacular, los guionistas consiguieron concluirla por todo lo alto (aunque crease bastante polémica) y los actores estuvieron estupendos. Una nominación para Mary McDonnell no habría estado de más. Pero como es una serie de navecitas espaciales...


  • La última película de Harry Potter ha sido la que más me ha gustado de todas. Por lo general las adaptaciones cinematográficas de esta saga me suelen aburrir. Pero en éste último film han dedicado más de medio films a las hormonas revolucionadas de los adolescentes. En algunos momentos parecía estar viendo una especie de 90210 Hogwarts. Quizás ha sido la película más chorra y ha pasado de puntillas por temas importantes, pero teniendo en cuenta que su duración ya era de unas generosas dos horas y media, logicamente tenían que obviar elementos importantes. Prefiero que se centren en los personajes, con tramas tontas a que se metan mucho en la mitología y me terminen aburriendo. Si alguien quiere saber más, que se lea los libros.


  • No vuelvo a pedir nada a DvdGo. Un mes y medio después de realizar mi pedido de The Office y Weeds, finalmente solo me envían The Office. La serie de Mary Louise Parker está descatalogada. ¿No podrían haberlo sabido antes? ¿Para que ofrecerla en la web si luego no vas a disponer de ella? Si lo llego a saber, no habría cancelado el pedido de la tercera temporada de The Office. Al menos, ya tengo claro que a menos que haya una oferta excepcional, a esa tienda no vuelvo. Con lo contento que estaba con Amazon USA y Amazon UK.


  • El personaje de Miranda en Sexo en Nueva York es definitivamente mi favorito y con mucha diferencia respecto a las otras chicas. Samantha me parece muy caricaturizada, Charlotte me cae mal y Carrie a veces es subnormal y otras me resulta hasta simpática. Pero Miranda me parece quizás la más realista de las cuatro y la más interesante.


  • Kings me parece una maravilla que espero que se convierta en serie de culto y que True Blood me produce una infinita pereza. Luego la veo y me lo paso bien, pero el poner el episodio en la tele me cuesta muchísimo.


  • Con lo encantado que estaba con Harper's Island tenía muchas ganas de su desenlace, pero tras leer las opiniones negativas se me han quitado las ganas de verlo. Si me lo he pasado bien con toda la serie y sabiendo lo que me espera, tampoco creo que me vaya a decepcionar mucho.


En la semana (de después) del Orgullo, 6 personajes que lo celebrarían

Con un retraso casi vergonzoso aquí va este post que debía haber publicado la semana pasada, por eso del Orgullo Gay, pero claro entre fiestas y demás lo fui dejando hasta ahora.

El año pasado ya hice una lista de personajes LGTB que me gustaban (aquí). Como este universo de series es dinámico y está en continua evolución, para este año puedo hacer otra lista con personajes que bien celebrarían el Orgullo.

JACK BENJAMIN (KINGS)
El primogénito del rey Silas tiene un gran peso sobre sus hombros, será el sucesor de su padre. El problema es que puede que no esté a la altura. Así al menos lo percibe él. Piensa que todos están en su contra y que su sucesión peligra con la llegada del capitán David Sheppard. Pero si algo le tortura internamente, es que bajo su fachada de mujeriego, sus verdaderos deseos van en otra dirección. Jack es inteligente, cruel, rencoroso, se le exige que sacrifique lo que más quiere a cambio de ser rey en el futuro. Pero el coste se plantea demasiado alto. En el fondo es un pobre chaval que tiene que ver como un recién llegado se va quedando con lo que, en principio, le pertenece.

NAOMI (SKINS)
Ella no es lesbiana. O al menos eso dice. Pero con Katie siente algo especial. Lo malo, es que la alternativa que se abre le asusta. No sabe bien que hacer y a la mínima recula. ¿Tiene miedo a haber encontrado a esa otra persona que le complemente? Su historia con Katie es de lo mejor de la tercera temporada de SKINS. Ver como se van descubriendo, como se hacen daño y como al final se encuentran, hicieron que al final, el penúltimo capítulo de la temporada fuese más emotivo que el último.

MARSHALL (UNITED STATES OF TARA)
Marshall se tiene que enfrentar a una madre con un trastorno de personalidad múltiple y al igual que el resto de su familia lo lleva con resignación y con un poco de humor. Al menos, mientras su madre no interfiera. Su familia sabe que es gay y lo llevan con completa naturalidad. Marshall es un joven peculiar, viste de forma un poco excéntrica y le gusta el cine, la literatura y la música. Lo malo, que se ha enamorado de un chico que no tiene las cosas nada claras. Este personaje es uno de los puntos fuertes de United States of Tara, que evitan que la serie esté muy focalizada en la protagonista y que curiosamente, la hacen más interesante.

IANTO JONES (TORCHWOOD)
Reconozco que siento debilidad por este personaje. Es el ayudante del equipo de Torchwood. En principio se encargaba de preparar el té y poco más. Pero con el tiempo ha ido ganando responsabilidades. En la tercera temporada que empezó el lunes, ha ganado mucho más protagonismo y de paso hemos conocido a parte de su familia (muy del estilo que le gusta a Rusell T. Davies). Su relación con Jack está cada vez más afianzada. Pero teniendo en cuenta como se las gastan en esta serie, miedo me da lo que pueda pasar.

OMAR LITTLE (THE WIRE)
Omar es una especie de gángster que trabaja por libre en las calles de Baltimore, perfectamente reconocible por la cicatriz que le cruza la cara. Un gran personaje que redondea este estupendo policiaco. Omar tiene su propio código, actúa sin tener que responder ante nadie y en un mundo tan heterosexual como el de los traficantes el vive su homosexualidad con toda la tranquilidad del mundo y sin ocultarlo. La gente sabe que se acuesta con tíos, pero a ver quien es el guapo que se atreve a decirle algo, que a la mínima saca su escopeta y no deja títere con cabeza. Omar es uno de los grandes hallazgos de The Wire.

ARIZONA ROBBINS (ANATOMÍA DE GREY)
Tras dos intentos fracasados de buscarle una novia a Callie, finalmente llegó Arizona. Su personaje será uno de los fijos de la temporada siguiente y por ahora la dinámica que lleva con ella me gusta. Ha salido con otras mujeres y no le convencía la idea de iniciar una relación con alguien que acaba de descubrir que también le van las chicas. Pero se da cuenta de que quizás Callie vale la pena y deciden intentarlo. Esperemos que esta vez no sea abducida misteriosamente en el parking.