PARTY DOWN: Con la incomodidad por bandera

Party Down

Una de las tendencias que han seguido en los últimos años diversas comedias ha sido buscar un tipo de humor diferente al que se estaba haciendo en ese momento en televisión. Ya no solo formalmente, rehuyendo de la realización en directo y multicámara, sino también a la hora de enfocarlas. Clásicos como Friends, Cheers o Will & Grace ya no eran utilizados como ejemplo y se tiraba más en la dirección marcada por comedias como Malcolm in the middle o Arrested Development. Pero quizás, la que terminó por marcar la diferencia fue The Office, primero en su versión inglesa y posteriormente en su adaptación americana.

El tipo de humor que destilaba no estaba basado en el chiste, ni en el diálogo ingenioso y la réplica rápida. Aquí lo que se buscaba era incomodar al espectador, conseguir que a la vez que se riese a carcajadas sintiese la sensación de tierra trágame. Los personajes no caen simpáticos en principio, ya sea porque son estúpidos, cargantes o insoportables. Pero la gran pericia del guionista está en conseguir, que pese a ello, empaticemos con estos protagonistas y que suframos cuando haga el ridículo, ya sea porque no puedan evitarlo o porque ni siquiera se den cuenta, lo que es casi peor.

Dentro de este tipo de comedia, cuyos mejores exponentes son Extras y The Office, se ha estrenado una nueva serie, Party Down. Este nuevo proyecto de Rob Thomas, responsable de Veronica Mars (que por cierto, esta temporada está muy ocupado) sigue a un grupo de personas que trabajan en una empresa de catering. Todos y cada uno de ellos son unos fracasados, son gente que no ha conseguido cumplir su sueño y mientras, malgastan su vida sobreviviendo y trabajando como camareros. Como suele ser en estas comedias, los personajes no caen bien de primeras, entre el que es un creído, el que es un estúpido, el que ha aceptado que es un fracasado y el que ni siquiera se da cuenta, Party Down nos presenta un panorama de personajes bastante tristes.

Si a esto le sumamos los entornos en los que se mueven a la hora de trabajar y la mirada tan dura sarcástica que tiene la propia serie, uno llega a dudar por momentos de que esto realmente se trate de una comedia. Si no fuese por algunas secuencias bastante absurdas y por la forma en que se resuelven muchas situaciones, uno no sabría si reírse o directamente apagar el ordenador y dedicar el tiempo a cosas un poco más alegres. Party Down por ahora no mira con cariño a sus personajes, como si lo hace The Office, sino que es más bien cruel, todos ellos son unos perdedores, pero eso no los hace más simpáticos, sino más mezquinos, tontos y acabados. Puede que haya alguno un poco más entrañable, pero al menos en los tres primeros capítulos no nos piden que los queramos pese a sus deficiencias, sino que te rías de lo patéticos que son. Lo peor es cuando te das cuenta de que puedes reconocer muchas de sus actitudes, entonces, es cuando ya pierde la gracia.

Leyendo esto uno se pregunta entonces si realmente merece la pena echarle un vistazo a esta serie. Creo que sí. Es cierto que no tiene muchos momentos de carcajadas, pero no porque no sea buena, sino porque muchas de las situaciones te hielan la sonrisa o directamente hacen que te tengas que tapar los ojos para no ser testigo del desastre que se está desencadenando. Los actores están muy bien en sus papeles y además tiene el componente extra de ver pasar a diversos intérpretes que han participado en Veronica Mars: en el piloto estaba Keith Mars y en el segundo Jason Dohring. Además, parece ser que para la season finale estará dando vueltas por allí Kristen Bell. ¿Acaso esa no es suficiente razón para darle una oportunidada?

Party Down es una serie que puede resultar un poco difícil al principio. Su tono caustico, sus situaciones forzadas hasta el límite y la estupidez de sus personajes no la hacen una comedia al uso. Pero creo que se puede sacar algo bueno de ahí, que con el tiempo uno puede llegar a hacerse a los diferentes protagonistas y a su dura mirada de la sociedad. Creo, que curiosamente y de forma inesperada, esta se ha convertido en mi nueva comedia de estreno, por encima de la marciana Better Off Ted o la decepcionante Parks and Recreation. Esperemos que mantenga el nivel y mejore y que estos primeros episodios no hayan sido solo un espejismo.

Versión mini


Estreno versión reducida de Day Zero (por si no fuera poco con esta). Voy a probar con esto de Tumblr, que parece ser una especie de blog reducido, para postear cosas cortas. Parece interesante y sobre todo fácil de actualizar. Os dejo la dirección y si alguno de vosotros ya tiene un Tumblr de estos, avisadme para seguiros.

Lo que allí ocurre allí se queda

Hornos que no funcionan. Pizzas que tardan una maldita hora en hacerse (literalmente).

Colchones incómodos. Baldosas sueltas de las escaleras.

Nueve frikis de las series de televisión.

Un único baño.

Tres bajas de última hora.

Singstar. Scene It.

Sofás en los que te hundías hasta casi desaparecer.

Mando a distancia con el que había que hacer malabarismos para poner el AV.

Paseos por Alpedrete...

Doctor Who, Trivial de Friends, Scatergories de series.

One Tree Hill

Experiencias sobre Nueva York. Películas románticas malas.

Intentando entender las reglas del juego de Galactica (demasiado complicado)

Noche de mojitos.

Play Station un poco rara y su botón de la x.

Más Singstar.

(Y más)

Password de series.

Copas de chocolate y nata del Mercadona.

Estas son algunas de las cosas en las que se podría resumir la quedada friki en la casa rural. Esperemos que sea la primera de muchas (y que la próxima vez se apunte más gente). Yo me lo pasé genial y fue un placer conocer (o volver a ver) a algunos bloggeros /twitteros.

A ver para cuando la siguiente.

Cancelada ¿y ahora qué?

Canceladas Esta mañana nos levantábamos con la noticia de que KINGS era finalmente retirada de la NBC. No ha sido completamente cancelada ya que han anunciado que terminarán de emitir los episodios que faltan durante el verano, por lo que siempre es una noticia positiva. Aún así, en estos tiempos que corren y sabiendo que tiene grabados todos sus episodios de la primera temporada, tan solo habría que haber esperado a que se hubiese editado en dvd.

Kings me gustó. Su piloto me pareció de los mejores de la temporada y su tercer capítulo confirmó mi idea de que era una especie de Dirty Sexy Money más pretenciosa y con aspiraciones mucho más altas. He de reconocer que esta es la típica serie de la que me da pereza ver episodios, pero que luego los disfruto como pocas. La pregunta que me hacía esta mañana era ¿sigo viéndola a sabiendas de que en el seis tendré que parar y esperar hasta que la NBC se digne a terminarla? ¿Merece la pena emocionarme para luego quedarme en la estacada?

Estas son preguntas que me suelo hacer cuando comienzo una serie ya cancelada. Hay algunas bastante buenas, pero que me echan para atrás saber que no les dieron el tiempo para crecer lo suficiente. El ejemplo más claro vendría a ser Firefly, adorada por muchos, es una serie en continuo crecimiento, que justo en el momento en el que empiezas a vislumbrar algo bueno va y se termina. Pero todavía podemos incluir a este programa en el grupo de los privilegiados, ya que contó con una película para cerrar (más o menos) sus tramas y no dejar a los espectadores con cara de tontos.

Tengo en la recámara a varias series muy recomendadas a las que no le he dado luz verde, por decirlo de alguna forma, porque fueron canceladas. Me  da miedo ponerme con ellas para encariñarme con los personajes y de repente ¡zas! quedarme a medias. No es lo mismo cuando una serie se acaba habiendo concluido su historia, que aunque te dejen un vacío, te da una sensación de terminado, de historia plenamente contada.  En cambio, Freaks & Geeks, Studio 60 o Wonderfalls fueron retiradas de la parrilla antes de tiempo, las dos primeras las tengo descargadas en el ordenador, pero no veo el momento de ponerme con ellas. Saber de antemano que no van a completar la primera temporada, hace que me de mucha pereza.

Es cierto, que lo importante es el camino. Disfrutar sus episodios (ya sean muchos o pocos) y no pensar en que se van a terminar. Si durante sus diez capítulos te lo vas a pasar bien ¿para qué darle más vueltas? Pero aún así…

Luego están esas series que te cancelan por sorpresa, o que al menos ibas siguiendo confiando en que no se quedarían por el camino. Ahí la sensación es diferente, más cercana al enfado. Se ha invertido un buen montón de horas para que luego te dejen la historia colgando. Me vienen a la mente dos de mis primeras experiencias con esto de la series canceladas: Reunion y Surface. Después de eso, intento ser más cauteloso a la hora de estrenarme con alguna nueva serie.

Reunion creó una trama de misterio muy interesante y FOX nos dejó completamente colgados. Ni un final apresurado ni nada. Empleé siete horas de mi vida en conocer unos personajes y un misterio para que luego nadie me dijese quien había sido el asesino. Hay gente que pese a eso la recomienda, es cierto que no está mal ¿pero para qué empezar algo que de ninguna forma va a terminar por ser satisfactorio? Con Surface, ocurrió un poco como con Sarah Connor. Las tramas principales siguen abiertas, pero hay una sensación de conclusión. Al final de la primera temporada, se reúnen todos los personajes, que es un poco lo que estás esperando durante sus quince capítulos. Es cierto que su último plano abre todo un  mundo de posibilidades que ya nos habría gustado ver. Pero al menos, en cierto modo, no se queda la historia completamente colgada.

Todo esto viene por una pregunta que me hago ¿merece la pena ponerse con series canceladas, a sabiendas de que te vas a quedar a medias? Y me refiero a series que ni siquiera cumplieron su primer año. Ya que hay otras que se cancelaron con más temporadas, que dentro de lo que cabe se pudieron disfrutar lo suficiente mientras duraron (…ejem, Veronica Mars) Y por otro lado ¿sigo con Kings, siendo consciente de que a cada capítulo que vea seguro que me va gustando más?

Lo más interesante de lo que puede estar por venir

Celuloide No voy a hacer un repaso de los nuevos pilotos que se han presentado ya que Kyra desde su Maybe Tomorrow, ya lo ha hecho antes y mucho mejor. Solo quiero destacar esos nuevos proyectos que a priori llaman mi atención por diversas razones. No olvidemos que muchos son ideas que suenan interesantes sobre el papel, pero que habrá que esperar hasta que los veamos en imágenes. No vaya a suceder como esa serie que se estrenó hace dos años llamada The Nine: el proyecto prometía, el piloto estuvo muy bien pero luego se convirtió en un coñazo tremendo. Aquí van mis apuestas para la próxima temporada

DAY ONE

Serie situada en un mundo asolado que se intentará reconstruir a la vez que se buscarán respuestas a la misteriosa catástrofe que tuvo lugar. Todo parece empezar cuando tras avistar la llegada de un meteorito a la tierra empieza a emerger del suelo un extraño monolito. Un grupo de personas buscarán a sus series queridos a la vez que intentan dar sentido a lo sucedido.

ES INTERESANTE POR… Estas historias post-apocalípticas en las que la sociedad conocida ha sido destruida son mi debilidad. Es cierto que Battlestar Galactica ya nos ha contado esto y lo ha hecho muy bien. Pero se pueden aportar puntos de vistas distintos. Tan solo esperemos que no les salga una especie de Jericho, cuyo piloto me pareció horrible, con personajes sosísimos y situaciones absurdas. Tanto el tema, como el gran misterio parecen apostar por un tipo de programa muy serializado, lo que es de agradecer en estos tiempos en los que el procedimental gusta tanto.

FLASH FORWARD

Durante dos minutos y 17 segundos la humanidad al completo pierde el conocimiento y cada persona recibe una visión misteriosa sobre el futuro que cambiará su vida. La serie se centrará en un agente del FBI que intentará encontrar explicación a este misterioso suceso, movido en parte por las visiones que tuvo y que afectaban a su familia.

ES INTERESANTE POR… De primeras me viene a la mente The 4400. Cuenta con un punto de partido interesante y atractivo. Ahora solo queda ver en que dirección se desarrollará la serie. ¿Cada episodio se centrará en una persona distinta y su visión? Esto podría hacerla, a priori, bastante aburrida. Aún así, la historia tiene potencial para crear una gran mitología a su alrededor y plagar la historia de muchas preguntas para enganchar al espectador. Además, se postula como sucesora de Lost, en el año en que ésta concluye. Habrá que estar atentos, sobre todo, porque si tuvo a dos cadenas pujando por ella, será por algo.

HAPPY TOWN

En un pequeño pueblo se sucederá un homicidio, el primero en siete años.

ES INTERESANTE POR… Promete ser una especie de Twin Peaks. Un pequeño pueblo idílico que seguramente esconda mucho más de lo que aparenta. Además, en su reparto cuenta con tres actores que me gustan: Amy Acker, Sam Neill y Dean Winters.

V (Remake)

Regresan los lagartos, en esta adaptación de la serie clásica de los años 80

ES INTERESANTE POR… ¿Será una reinterpretación al más puro estilo Battlestar Galactica? ¿O por su contra, será más parecida al remake de Bionic Woman? De primeras, cuenta con Morena Baccarin, conocida por aquellos que siguieron Firefly, pero que a mi nunca me convenció. Me pareció la peor del reparto (junto al doctor) y solo espero que para este proyecto haya mejorado. Que entre sus productores esté uno de los creadores de The 4400, tampoco me convence. Aún así, tengo bastante curiosidad, por ver que sale finalmente de ahí.

RIVERWORLD

Serie fantástica en la que las personas, tras morir, rejuvenecen y van a parar a un mundo diferente, conocido como el Mundo Río. La historia se centrará en un fotógrafo recién llegado que tendrá que adaptarse a esta situación. En principio este piloto será una miniserie, que en caso en que funcione dará su salto a serie regular.

ES INTERESANTE POR… Puede salir tanto algo curioso, como algo intrascendente tipo Eureka. De todos los nuevos proyectos, este es el que más me intriga por lo original que me pareció. Eso de crear un mundo en el que la gente de todas las épocas puedan interactuar y pelearse entre ellos, manteniéndose joven, me llamó la atención. Además, contará en su reparto con Tahmoh Penikett, conocido por interpretar a Helo en BG o a Ballard en DollHouse.

No olvidemos que estos proyectos todavía no están confirmados. Por ahora son pilotos y hasta dentro de unos meses no sabremos si las cadenas les dan  luz verde o no ¿A vosotros os parecen interesantes? ¿Qué otros pilotos que se han anunciado llaman vuestra atención?

CAPRICA 1x00 Piloto (Two Daughters)

Caprica 4

Sin spoilers

La fé, es decir, aquello en lo que creemos, parece que va a ser el elemento vertebrador de CAPRICA, el spin-off de Battlestar Galactica. Al menos eso es lo que se apunta en este piloto, para mi el mejor de la temporada (por encima de KINGS). Cuando en su momento se anunció este proyecto, lo vi como una forma de alargar BG sin sentido. ¿Una precuela? ¿Para qué? Me parecía una manera de cargarse el legado de una gran serie, sin aportar nada nuevo. Tan solo alargando una franquicia para no dejar escapar la gallina de los huevos de oro.

Por suerte me equivoqué. Ronald D. Moore, guionista de este piloto ha vuelto a sorprenderme. Mis expectativas no eran muy altas, pero tras filtrarse el preair y leer las primeras opiniones bastante positivas, comencé a albergar esperanzas en este nuevo proyecto. Aún así, seguía sin esperar una serie a este nivel y por ello el episodio me atrapó durante los 90 minutos que duraba, al aunar en la vertiente más emocional de la historia, pero sin renunciar a un discurso inteligente.

Cáprica no busca ser un Battlestar Galactica 2.0, no quieren volver a contarnos lo mismo (aunque si aborden temas parecidos) y tampoco quiere ser un programa anecdótico que viva de las referencias a su serie madre. Es cierto que hay elementos de conexión con la serie original, pero no van más allá de guiños para los fans. Cáprica cuenta una historia distinta y lo hace de una forma diferente, con un tono más pausado, introspectivo y filosófico. Busca ser una serie distinta, con un universo propio.

En esta nueva serie la religión va a tener un papel muy predominante. Las creencias de sus personajes va a ser lo que los mueva. Creer que hay algo mejor, que la tecnología puede vencer a la muerte o que el resto del mundo está equivocado al rezar a dioses que no contestan. En Cáprica nos hablan del terrorismo, de aquel que surge de la creencia de que es un medio para conseguir un mundo mejor, un terrorismo visto como un acto de sacrificio y una puerta a algo nuevo.

Cáprica también habla de la muerte de aquellos a los que queremos y de la (in)capacidad para superarla. La marcha del ser amado y el deseo irracional de poder volver a tener entre nuestros brazos. De poder hablar de nuevo con él y sobre todo de ser perdonados por habernos alejado. Ese loco deseo de burlar a la muerte, de traer de nuevo a lo que se ha ido, aunque tan solo sea una copia. Recuperar aquel tiempo en el que una vez se fue feliz, aunque entonces no se fuese del todo consciente de ello es lo que mueve a los dos protagonistas de la serie. Y que a su vez los terminará por situar en dos lugares opuestos y enfrentados.

Y como no, Ronald D. Moore nos habla del alma y dirige su discurso utilizando los elementos que la ciencia ficción le proporciona. Con un tono muy ciberpunk se pregunta sobre lo que somos. ¿Nos reducimos tan solo a impulsos eléctricos y funcionamos como un ordenador del que se pudiese descargar información? ¿Realmente nos reducimos a unos cientos de Mb y todo lo que nos configura se puede reconstruir únicamente siguiendo el rastro electrónico que hemos ido dejando? Por tanto, si se consigue poner en orden toda esa información, habremos conseguido una copia de nosotros mismos, a la que una vez le hemos otorgado los recuerdos, ya no se diferencia de nosotros ¿o sí? ¿Acaso el alma se puede copiar? ¿Pero qué es realmente?

Cáprica también promete el retrato de una sociedad, que por ahora tan solo se ha esbozado. Una sociedad, en principio democrática y sin los problemas a los que se enfrentaba la de Galactica. Pero conociendo a los creadores de la serie, seguramente serán muy críticos. Por ahora ya han apuntado a elementos como la corrupción o la inversión en nuevo armamento con el fin de defenderse de los que son el otro.

Concretando en el episodio piloto, que dura hora y media, puedo decir que me encantó y no se me hizo para nada pesado. Pero reconozco que cuenta con un ritmo pausado, necesario para el tipo de historia que se busca contar. Me gustó esa fotografía tan fría y la música empleada. Los personajes protagonistas y sus intérpretes me convencieron, tanto Adama como Daniel y su hija. El tapiz que se ha esbozado en este capítulo me ha resultado muy estimulante e interesante y creo que anuncia una serie que va a merecer la pena.

Es cierto que no se sabe muy bien hacia donde apunta, ni como se va a desarrollar. Quizás pueda parecer que no tiene mucho más que contar, pero la miniserie de BG también daba esa sensación y al final hubo trama para cuatro temporadas. No olvidemos que esto es el piloto y que lo normal sería que luego mejorase. Eso sí, parece que quien busque en ella una mera continuación de Galactica, puede que quede un poco decepcionado. Por ahora, espero que Caprica trascienda de su serie madre y se convierta en uno de los mejores programas del 2010. A ver si estoy en lo cierto.

¿A vosotros que os ha parecido? ¿ Inteligente y prometedor o aburrido y pretencioso?

Tres años no son nada o el mismo tiempo que duró Veronica Mars

Buffy Angel

Hoy toca un post un poco más ombliguista, y es que hace tres años, en esta misma fecha, empecé Day Zero. Me embarqué en esta aventura bloguera llegando mucho más lejos de lo que esperaba en un principio. Teniendo en cuenta que constancia no es una de mis principales virtudes, que haya llegado hasta aquí con el blog, es todo un orgullo.

Cuando lo comencé hace tres años, vino por la necesidad de hablar sobre una serie de aficiones que el resto de mis amigos y personas que me rodeaban no compartían. Como era algo frustrante y yo necesitaba decirle a alguien lo que me había parecido el nuevo capítulo de Veronica Mars o proclamar que había descubierto una serie maravillosa como Battlestar Galactica, me metí en esto. Aún así, la génesis del blog fue uno de esos espacios msn. Ahí empecé a hablar de series y animes. Pero no era fácil que llegase gente nueva a esa página y por ello decidí probar con blogger. Y así hasta ahora.

El blog empezó, si no recuerdo mal, con una plantilla negra muy simple y fue evolucionando. Ha cambiado de aspecto varias veces, pero es ahora como más me gusta. Aún tengo que modificarle algunas cosillas, como marcarle un ancho fijo a la columna y algunos detalles más. Pero es abrir la plantilla html y desesperarme. Lo utilicé también para practicar. No quería perder la costumbre de escribir y no había nada mejor que un blog para obligarme a crear dos o tres artículos diferentes a la semana.

Day Zero nació con el objetivo de volcar en él mis aficiones. Curiosamente se ha centrado principalmente en televisión, pero es que las series llevaron a que dejara más de lado, tanto el anime, como el cine o la lectura. Esto tampoco me importó demasiado, ya que reconozco que prefiero tener una página centrada en un tema concreto, en la que los lectores sepan que encontrar y no un batiburrillo de diversos temas que la mitad de las veces les aburran.

Respecto a las visitas nunca han sido muy grandes (son más bien pocas y bajando). Haciendo analogías televisivas podría decirse que Day Zero es como una serie del CW. Pequeña, con una audiencia reducida pero concreta y tampoco ninguna maravilla, sino simplemente una visión personal sobre la televisión. Pero estoy bastante contento con eso. Poco a poco y sobre todo cuando le di un nuevo impulso al blog tras este verano, los comentarios fueron subiendo y hubo una mayor interacción con los lectores, que realmente es lo mejor de tener un blog.

Además gracias al blog he tenido la posibilidad de conocer a algunas personas y de conseguir algunas oportunidades que si no no habrían sido posibles (aquí van todas las gracias posibles a Adri). A eso hay que añadirles los que conoceré la semana que viene en la casa rural. También gracias al blog, muchos de los que nos leíamos fuimos a parar al twitter donde también pasamos buenos ratos y hacen más amenos los tiempos muertos delante del ordenador (y que narices, han elevado el concepto de perder el tiempo en internet a nuevos niveles).

A la hora de publicar siempre he sido muy irregular y he tenido meses en los que he escrito cuatro entradas. Pero últimamente estoy más concienciado e intento mantener un ritmo de actualización constante, aunque tampoco excesivo, básicamente porque tampoco tengo tantos temas sobre los que hablar. Echando un vistazo Veronica Mars y Battlestar Galactica son dos de las series que más entradas han ocupado. Mis principales visitantes llegan al teclear en Google Battlestar Galactica 4ª temporada, curiosamente a una de las pocas entradas informativas que hago, en la que decía que el último año de BG iba a constar de 20 episodios y una película, otra que también recibe muchas visitas constantemente es aquella en la que hablo del documental Ojos azules, ojos marrones. Ambas, entradas poco inspiradas.

Veronica Mars y LoganMis objetivos al abrir Day Zero era dar mi visión sobre las series que seguía. Buscaba no limitarme a simples resúmenes de los capítulos que me habían gustado e intentaba destacar aquellas cosas que más llamaban mi atención. Echando un vistazo rápido a las entradas se puede ver como opto por series con un punto triste y descorazonador. Prefiero obras de ficción con tintes pesimistas y personajes oscuros y complejos. En comedias, por lo general me quedo con aquellas que tienen algo más de especial, ya sea por una realización más innovadora o por optar por un humor peculiar. También, con el tiempo he ido cambiando y he preferido un humor con tintes más absurdos.

Yo, al igual que muchos, me inicié en esto de la tv con la cosecha del 2004. Muchas de esas series, o han acabado o ya no son ni de lejos, lo que un día fueron. Tampoco se ve un claro relevo, pero en eso no soy pesimista. Seguro que nos llegan nuevas grandes series, que bien no esperamos o que bien nos sorprenden porque sus primeras temporadas no fueron gran cosa. Así de primeras tengo puestas muchas esperanzas en Cáprica, que nos llegará en 2010.

Echando la vista atrás y como curiosidad ésta fue la primera entrada, tras dos post de prueba, que hice y en ella ya hablaba de Buffy y BG. Dándole un vistazo al historial, veo como sufrí en directo los vaivenes de Veronica Mars, que si ahora te cancelo y ahora te renuevo (y al final te cancelo). Lo mismo con los parones de BG y todos esos meses de espera entre medias. También están los veranos en los que aprovechaba a descubrir series nuevas, ya fuesen comedias como The Office (US), Malcolm o revisitar Will & Grace, o dramas como Epitafios, Oz o The Shield. También estuvo la huelga que nos hizo preguntarnos como iba a terminar todo y que rompió el buen hacer de muchas series. Me hace gracias ver posts en los que alababa Héroes, antes de ese gran bluff que fue su primera season finale. O como seguía Anatomía de Grey, preguntándome después de cada episodio si realmente mejoraría o no. También está Skins, una pequeña serie inglesa que en su momento pocos conocían (aunque ahora sea todo un must see dentro de la blogsfera), Doctor Who o Torchwood a la que eché un vistazo tras su triste paso de madrugada por Cuatro y que a lo tonto rellenó parte del hueco que me dejó Buffy. De Alias o Six Feet Under y su irregularidad también hablé y me quejé repetidas veces. Recopilé algunas de las mejores frases de las Gilmore cada vez que terminaba una temporada (aunque me he quedado atascado en la quinta) y alabé Desaparecida, mi última gran serie española favorita. Amé incondicionalmente a las Desesperadas (al menos hasta este año), pese a su irregularidad y siempre que podía sacaba Buffy a colación.

En todo eso se podría resumir un poco lo que han sido estos tres primeros años de Day Zero. Ahora, vamos a por el cuarto. Y gracias a todos los que estáis ahí leyendo. Thanks!

Talking about… (XX)

The Office 6

THE OFFICE

Tengo que tragarme mis palabras sobre The Office del post anterior. Decía que veía a la serie bastante peor y es cierto que desde el capítulo de la superbowl hasta el 5x17 la serie ha estado un poco dando tumbos, sin saber muy bien a donde ir y con muchísimo menos humor del que nos tenían acostumbrados. Supongo que gran parte de la culpa la tenía Parks and Recreations que debía tener ocupados a los guionistas. Pero finalmente se han puesto las pilas y han decidido dar un volantazo a la serie y nos han sorprendido para bien.

En muchas series llega un momento en que la fórmula se agota o se acomoda y se corre el peligro de que la serie se vaya disolviendo y pierda todo lo que la hizo buena. Un poco lo que ha pasado en Mujeres Desesperadas. Se intentó que con el salto en el tiempo la cosa cambiase, pero al final se avanzaron cinco años, para que al final todo siguiese igual. En The Office (US) han decidido sorprendernos y llevar a Michael Scott por nuevas rutas. Pero no solo eso, sino que han incluido a un nuevo personaje que ha puesto de patas arriba a toda la oficina y no solo al jefe.

Por primera vez vemos a Jim desde una perspectiva distinta donde ya no se llevaba tan bien con el jefe o Stanley se encontrará con alguien a quien si le importe que se dedique a hacer crucigramas durante las reuniones. Lo mejor, ver a Kevin haciendo de recepcionista. Este nuevo camino ha vuelto a dar vidilla a una serie que se había amuermado un tanto. Me alegra volver a verla en plena forma, justo ahora que celebra sus cien episodios. Además, tengo curiosidad por ver si van a mantener todo lo de la empresa de Michael Scott, o si después de varios episodios va a volver todo a la normalidad.

Por cierto, el otro día vi un capítulo de The Office UK y resultó una experiencia extraña. Era ver lo mismo, pero distinto. A ver si este verano me veo entera la serie original inglesa.

Extras

EXTRAS

Finalmente terminé Extras. Ya había visto sus dos temporadas hacía tiempo y solo me faltaba por ver el especial de navidad que daba punto y final a una de las mejores comedias que he visto ( y que curiosamente, también me lo han hecho pasar peor). En este especial, Andy (estupendo Ricky Gervais) termina por darse cuenta de lo que es la fama, sobre todo, cuando la has tenido y la pierdes. El pobre comienza un camino descendente que termina concluyendo con él dentro de una edición de Gran Hermano VIP de Gran Bretaña. Este especial de Navidad me ha sorprendido, ya que el episodio no ha sido como me esperaba, ha tenido bastante menos humor que el que se acostumbra en esta serie. Y no porque haya empeorado, sino porque ha tenido un punto bastante más triste y patético.

El discurso con que finaliza es genial y sintetiza muy bien todo este mundo en el que se ansía la fama inmediata y en donde hay un continuo deseo de venderse para conseguir más y más reconocimiento, hasta que ya no tienes nada que dar. Muy bueno el momento en que el protagonista tiene que decidir si prefiere ser un artista ignorado por el mundo o un famoso destinado a hacer comedias malas con frases pegadizas. También habría que hacer mención a las apariciones estelares a las que nos tiene acostumbrados esta serie, como la de Clive Owen en uno de los momentos más crueles de todo Extras o George Michael riéndose de si mismo, en una escena en la que busca sexo esporádico en un parque. También aparece David Tennant interpretando al Doctor, pero eché de menos verle hacer de si mismo.

ASIGNATURAS PENDIENTES

Por lo que veo, quizás tenga que echarle el ojo a la comedia Party Down, creada por Rob Thomas, el mismo que nos dio Veronica Mars. Las opiniones que he leído no la ponen mal del todo y el tema de que se centre en una pandilla de fracasados que trabajan en un servicio de catering, todo ello con un tono bastante sarcástico, me llama la atención. Además, eso de que salga medio reparto de VM es un punto extra. Eso sí, Cupid, la otra serie de Rob Thomas no me llama absolutamente nada, y es que parece ser una tontería como un piano.

La otra asignatura pendiente que tengo es Caprica, el spin-off (y precuela) de Battlestar Galactica. Si en principio no sabía si esperar algo decente, las primeras críticas han sido bastante buenas. Sobre todo porque parece que Ron Moore ha hecho una buena serie, que a su vez es muy diferente de su serie madre, pero que guarda una de sus características principales: profundidad. Este fin de semana me veré el piloto con un buen bol de palomitas. Ahora que no me queda BG, necesito un buen evento televisivo que esté a la altura.

Battlestar Galactica 28

BATTLESTAR GALACTICA: EL JUEGO DE TABLERO

Siguiendo con Galactica, el otro día pasando por una tienda de cómics para buscar un regalo para una amiga me encontré con este juego de mesa. Al final mi vena friki me pudo y me hice con él (y dejé sin regalo a mi amiga). Me dejé llevar por el impulso, pero investigando posteriormente se ve que hice una buena compra. Según parece BG: El juego de tablero es muy entretenido y capta muy bien la esencia de la serie. Además, permite jugar incluso a aquellos que no conocen la serie (aunque supongo que no lo disfrutarán tanto).

La caja incluye un tablero, un montón de cartas y hasta pequeñas navecitas cylon. Vamos, una delicia para cualquier fan de BG. En el juego hay dos equipos, el humano y el cylon. Este segundo funciona en la sombra, ya que en principio todos los participantes son humanos, pero una carta indicará si realmente eres un cylon encubierto o no. Lo mejor, es que a mitad del viaje (juego) se repartirá otra en la que puedes descubrir, que realmente no eres el humano que pensabas, sino un cylon durmiente, replanteándote tus lealtades. ¡Genial! Igualito que la serie.

Por suerte, no se centra únicamente en las batallas espaciales, sino también en los personajes y en las estrategias políticas. Según se describe, es un juego de estrategia, de jugar con la confianza y de conseguir tu objetivo sin que el resto pueda impedírtelo. Hay que enfrentarse a ataques de naves cylons, a crisis en la flota (esto me encanta) y todo desde un personaje determinado de la serie. Vamos, un poco como los juegos de cartas de rol.

Para la casa rural de la semana que viene me lo llevaré y a ver si lo probamos, que promete ser entretenido. Aquí un anuncio:

CASA RURAL

Y enlazando temas. El fin de semana que viene, el del 24, 25 y 26 de Abril tenemos quedada seriéfila en la casa rural en Madrid. Más concretamente en Alpedrete. Por ahora somos nueve y podría apuntarse alguien más, porque todavía hay sitio. Además, recordar a los que son de Madrid, pero que en principio no se apuntaron, que serán bien recibidos si se pasan algún día del fin de semana.

Por lo que hemos hablado, por ahora habrá series, play2, Singstar, trivial de Friends, password con series, juego de mesa de Galactica… vamos para frikear a gusto y pasárnoslo bien. Pues eso, si alguien se apunta o se quiere pasar un día, bienvenido sea.

Una de pilotos

Finalmente esta Semana Santa me he puesto un poco al día con las series. He dejado descansar un poco a Babylon5 y he aprovechado para terminar las temporadas de Skins (tengo pendiente comentarla) y Terminador: The Sarah Connor Chronicles. Además, aproveché para echar un vistazo a algunas de las nuevas series de la mid-season que me parecían más interesantes. Y ha habido de todo.

Harper's Island 

HARPER'S ISLAND

Aquí me ha sorprendido la decepción general de la blogsfera. No porque sea buena, ni mucho menos. Sino porque se veía venir que iba a ser mala. Esperaba una especie de película teen, pero no a la altura de Scream, ni siquiera de Se lo que hicisteis el último verano. Sino más bien a lo Halloween H20. Y así ha sido.

A su soso piloto habría que sumarle que tenía que presentar un buen montón de personajes, para que luego lamentemos un poco el que los maten. Quizás eso ha hecho que esta primera hora haya sido un tanto monótona. Aún así, creo que la serie puede mejorar. Y no me refiero a que crezca en calidad, sino en entretenimiento. Quiero más sustos y muertes rebuscadas. Más no le pediría, si no quieres terminar decepcionado.

Destacar también la mediocridad que recorría a toda la serie. Desde los personajes, que me parece a mi que nos vamos a alegrar mucho de que los vayan matando, pasando por las actuaciones o la sensación general que da el episodio. Habrá que ver que camino coge en los siguientes episodios y si se desmadra, tal y como esperamos.

 

Parks And Recreations
PARKS & RECREATIONS

El trailer de esta serie me hizo reír muchísimo y tenía esperanzas puestas en este no-spin-off de The Office. Por ahora, no sé si llega al aprobado. Lo único que me ha gustado ha sido Amy Poehler, con ese personaje que es la contrapartida perfecta a Michael Scott (¡crossover ya!). Por lo demás, los secundarios fallan, no parecen lo suficientemente estrambóticos como para que funcionen junto a la protagonista. En The Office todos son muy peculiares y sus personalidades han hecho que en algunos momentos, estos se adueñasen del programa. En cambio en P&R no parece que estos personajes tengan la suficiente fuerza. Es cierto que ya han establecido una tensión sexual no resuelta. Pero por ahora, personajes como el de Rashida Jones no aporta gran cosa y el resto no han llamado ni un poco mi atención. Aún así, todavía es muy pronto para juzgarla. Habrá que dejarla madurar para ver si realmente hay algo bueno en Parks and recreations.

El otro punto que me ha parecido muy flojo ha sido la trama que sustentaba al capítulo. No ha tenido nada especial y he echado de menos más chistes y, sobre todo, situaciones absurdas. Este es tan solo un piloto y la cosa puede, y debe, mejorar. Por ahora estaré para verlo. Pero solo porque Amy Poehler me parece muy graciosa y no porque la serie me haya hecho reír.

Lo curioso, es que este no-spin-off está afectando a The Office, que desde el episodio de la Superbowl está bastante floja. Esperemos que por eso de intentar aprovechar el tirón al final se queden a medias con ambas series.

Better Off Ted
BETTER OFF TED

La comedia marciana de la temporada. Tan solo he visto el piloto y no me ha servido para hacerme una idea de lo que quiere ser la serie. Ni siquiera le he pillado el tipo de humor que busca, aunque por lo que parece tira hacia lo absurdo. Reir no me reí mucho (excepto con los ataques que le dan al tipo criogenizado), pero me tuvo desconcertado todo el episodio. Y esto es algo que valoro, sobre todo cuando muchas series no aportan nada nuevo y se apoyan en fórmulas muy manidas.

Esta es la típica serie que tienes que ver varios capítulos para acostumbrarte y hacerte a sus personajes y situaciones. Un poco como Arrested Development, que en el piloto descoloca por completo. También la he añadido a la lista de descargas del TED y la sumo a las series que voy a seguir (en principio) . Porque no quiero perder, la que sea la próxima comedia de culto, si la cosa no se tuerce o si no la cancelan antes. Aunque sus audiencias no es que sean brillantes, precisamente.


Kings
KINGS

El estreno del que todos hablan y del que se dice que es la mejor nueva serie de la temporada. El piloto duraba hora y media y me daba bastante pereza. Pero por suerte le di una oportunidad. Y me encantó, de principio a fin. Bueno, quizás en la última parte se me hizo un poco pesado, pero por lo general me pareció una serie de notable (el sobresaliente se lo ganará dependiendo de su evolución).

Dos pensamientos me venían a la cabeza mientras lo veía: esta es una serie de cable y no de una generalista y ¿cuánto les habrá costado ese piloto? Viendo las audiencias de la serie, no se yo si la inversión les ha merecido la pena. Por suerte, parece que la NBC la va a tratar bien y la va a emitir los sábados hasta el final, aunque no la vea ni su familia. Si a esto le sumamos que sus creadores la concibieron como una miniserie de doce capítulos, no me supone un gran problema saber que no la renovarán.

De Kings me encantaron esas intrigas políticas que establece, con guerras, armisticios y malvadas compañías luchando por el pastel. También me gustó ese aire de culebrón de alto presupuesto que se respira, al más puro estilo de las antigus soaps operas, tipo Dallas. Tenemos al hijo malvado, a la hija idealista enamorada del héroe, a la amante, etc… todo lo que le podemos pedir a una serie de este estilo. Además, a eso hay que sumarle la certeza de que el héroe destronará al actual rey, lo que añade connotaciones trágicas a esta historia sobre monarcas para los que se ha pasado su tiempo de reinar. Solo nos queda saber la forma en la que se sucederán estos acontecimientos.

A mi me han convencido y enganchado. Ahora solo queda esperar que evolucione bien.

¿Y a vosotros que os han parecido estos estrenos? ¿Y hay alguna otra serie que merece la pena que le eche un vistazo?

LAS CRÓNICAS DE SARAH CONNOR 2x22 Nacido para correr

Terminator Sarah Connor Chronicles 17  
Sin spoilers.

Si al terminar la primera temporada de Las crónicas de Sarah Connor dije que era una serie que tenía algunos elementos que no había sabido explotar, ahora al terminar su segundo año puedo decir que los guionistas han sido conscientes de ello y han decidido centrarse en los personajes dejando más de lado la acción. Y que por tanto, han cumplido, en parte, con lo que  esperaba de ellos.

Terminator es la historia de cómo Sarah Connor hará lo que sea por proteger a su hijo y cómo este deberá crecer y de algún modo cortar los vínculos de dependencia que la unen a ella. Si vemos a la serie de este modo, entonces puede decirse que hay un discurso interesante detrás de lo que en principio es una serie intrascendente. Los robots y el futuro Día del Juicio son meras excusas para hablarnos sobre este tema. Porque en el fondo, estamos asistiendo a la adolescencia de un joven, criado por su madre, con un tío como figura paterna y una hermana cuanto menos peculiar.

Pero si lo que se espera es una serie repleta de persecuciones, con una mitología que vaya avanzando significativamente a lo largo de la temporada y mucha acción, entonces, quizás Sarah Connor no cumple con las expectativas. Y creo que esta es la razón por la que la serie ha tenido unas audiencias tan desastrosas. La historia general apenas ha avanzado gran cosa y hacia la mita de la temporada tuvo una serie de episodios bastante extraños y muy introspectivos que detuvieron aún más la narración. Funcionaban como retrato de los personajes, de sus miedos, sus obsesiones pero no aportaban nada a la carrera por evitar que las máquinas se alzasen con el poder.

Una vez dejado claro lo que uno ha de esperar de esta serie, puedo decir que a mi me ha encantado y me ha convencido, pese a sus errores. Para mi toda una serie de culto desde ya. Es uno de esos pequeños programas que te sorprenden dándote algo que no esperas. Está lejos de ser una maravilla, ni de pasar a la historia de la tv, pero esa inquietud por parte de sus guionistas de contarte algo de forma distinta a lo que se espera me ha ganado.

Normalmente, todas las series suelen tener a lo largo de su temporada uno o dos capítulos especiales en los que se juega con la estructura del episodio o se cuenta la historia de una forma distinta de lo habitual. Estas pequeñas licencias suelen suponer una sorpresa y un poco de aire fresco para el espectador. Pues lo que Sarah Connor hacía, era darnos este tipo de capítulos de tres en tres. El experimento no les salía siempre bien, y a veces pecaban de aburridos. Y quizás ese sea su mayor defecto, lo irregular que ha sido esta serie. Ya que tras un tramo medio bastante anticlimático, sus últimos cinco episodios han sido geniales y de lo mejor que ha dado este programa.

Como ya he dicho al principio, hay que ver Las crónicas de Sarah Connor como una serie sobre una madre fuerte e independiente. Una madre que quiere preparar a su hijo para que se pueda desenvolver bien en el mundo. Una madre demasiado controladora que tampoco podrá hacer nada por evitar que su hijo se enamore de una chica que no le guste o que haga exactamente lo contrario a lo que ella le ha pedido. La veremos imponerse, la veremos dudar e incluso la veremos caer, pero todo con un único objetivo: preparar a John. Es una madre que lo ha dado todo a sabiendas de que cuando llegue el momento se quedará sola, porque su criatura iniciará por si misma su propio camino.

En el fondo, el tema de la serie de Terminator es un tema universal: la maternidad y sus sacrificios. Y creo que la season finale ha subrayado más esta idea. Seguramente Sarah Connor no regrese para un tercer año y se han quedado varios misterios abiertos, pero curiosamente han concluido ese viaje de John Connor de niño a hombre independiente. Y por ello, estoy contento con el final que le han dado, me parece que no le recorre una sensación de inacabado, porque hemos visto como Sarah formaba a su hijo y en cierto modo le demostraba lo dura que es la vida. Cómo todo es una continua carrera en la que los que van contigo van cayendo, con el objetivo de que la nueva generación, el futuro, pueda seguir adelante. Que los padres dejen lugar a los hijos, que los jóvenes tomen el relevo cuando los mayores ya no puedan dar más de sí.

Es curioso que al final Terminator reflexione sobre la familia y que lo haga rehuyendo convencionalismos y discursos manidos. La familia son aquellos que están junto a ti, ya te unan lazos de sangre o no. Son aquellos que darán la vida por ti, que se sacrificarán y también aquellos con que discutirás y que incluso te decepcionarán cuando descubras que no son tan perfectos como en principio pensabas. La familia es el lugar al que volver a resguardarse cuando todo duele demasiado, pero a la vez, la causa de muchos problemas.

Terminator Sarah Connor Chronicles 2
Ahora voy a entra a hablar de los últimos episodios, por lo que si no has llegado al 2x22 Born to run no sigas leyendo

El season finale me ha dejado con la boca abierta. Quizás porque yo esperaba directamente un series finale y no algo tan desconcertante. Pero tras rumiarlo un poco no puedo estar más contento con lo que nos han dado. Como ya dije arriba, es un final, no de la trama de los robots, pero si de todos los personajes. Por un lado están todos los que mueren por el camino. Cada uno de ellos se va enfrentando a sus miedos, a aquello que los estanca y terminan pereciendo. A un ritmo de personaje por capítulo vamos perdiendo a medio reparto sin apenas darnos cuenta.

Tras superar esa serie de episodios bastante peculiares, se pisa el acelerador. Se nota que va siendo el momento de ir cerrando tramas abiertas y da la impresión de que los guionistas son conscientes de que no les van a conceder un año más. Pero en lugar de optar por clausurar tramas de forma apresurada para centrarse en la historia central, le dedicaron a cada personaje su tiempo. Esto podría haber sido frustrante si no tuviese asumido que es una serie de personajes. Ya solo por esto, solo puedo decir, chapeau.

En cuanto a la trama de John Henry, finalmente vimos cual era su finalidad, el T-888 no venía a destruir el mundo antes de tiempo, sino a salvarlo y a su modo, era la contrapartida robótica de John Connor. Esto  abría muchas posibilidades que no llegaremos a ver y que llevaría a la serie por nuevos derroteros.

Y ese salto en el tiempo a ese futuro distinto corroboraba mi idea de que estaban entrando en terreno delicado a la hora de plantear los diversos universos paralelos, dependiendo del futuro que se haya cambiado. Esto no me convence mucho, si no fuese por la idea final. Sarah Connor no viaja con su hijo. Sabe que su camino ha concluido, que le ha enseñado todo lo que estaba en su mano y ahora él debe continuar solo. Una vez salta en el tiempo, deberá comenzar a forjar la leyenda de John Connor con todo lo que su madre le enseñó.

Por tanto, viendo esto, me parece a mi que la serie está cerrada. Se llama Las crónicas de Sarah Connor y ella ha cumplido con su función. Te dan a entender además, que está enferma de cáncer, por lo que no se muy bien como continuarían si hubiese un tercer año. Solo me ha quedado una duda. ¿Qué pasa con Cameron? Me quedé con la sensación de que ella es consciente de que está defectuosa, de que en cualquier momento puede volverse en contra de John Connor y que por eso le da su chip a John Henry, para que la “arregle”. Pero ¿porqué viajan las dos máquinas al futuro?

Por tanto y para ir acabando, estoy muy contento con el final. Es cerrado a su modo y a la vez muy abierto. Como es básicamente imposible que haya una nueva temporada, doy por terminada Las crónicas de Sarah Connor con un balance positivo. Empezó floja, pero cuando encontró su camino se convirtió en un programa muy interesante.

Entrevistado

Desde el blog Shock Post Traumático, Kratos está publicando una serie de entrevistas a diferentes blogeros. El sábado pasado se estrenó con Seriéfilo y esta semana soy yo el afortunado. Intenté no enrrollarme mucho, pero es que es preguntarme sobre series y empiezo y no paro. Espero que os guste.

Como curiosidad, me he dado cuenta releyéndola ahora, que cuando me pregunta porque tenía ese nick, no caí en que es Alx el que utilizo para blogs de tv y twitter y respondí refiriéndome al de Angelus_Zero, el que uso para foros y demás. Por lo que os he revelado mi segunda identidad secreta...

Dejo de decir tonterías y os pongo el enlace: Entrevista a ALX

DAÑOS Y PERJUICIOS (Damages): Primera temporada

Sin spoilers

Coincidiendo con el final de la segunda temporada de Damages, aquí llego yo a dejar unas rápidas impresiones sobre la primera. Para que no se diga que esto no es un blog a la última…. No me voy a extender ya que no quiero desvelar detalles de la trama, sino simplemente comentar la sensación que se me quedó.


Daños y Perjuicios, es una de esas series que se ven mejor en pequeños maratones que esperando semana a semana. Desde que escuché las buenas críticas tenía ganas de hincarle el diente por dos razones principales: su tramposa estructura y Glen Close haciendo de mala, algo que para mi es una debilidad teniendo en cuenta lo que me gusta esta actriz en Las amistades peligrosas.

Si bien es cierto que el desarrollo de la historia de Damages busca confundir al espectador y engañarlo, a la vez que se le sorprende con nuevas revelaciones donde los que se presuponían aliados ya no lo son tanto, esto va perdiendo fuelle conforme avanzan los episodios. Y aquí es donde me ha decepcionado un poco la serie. En los primeros capítulos prometían continuos giros, pero a partir del sexto la cosa se hace más lineal y apenas hay grandes sorpresas.

Hay que reconocer que tampoco se le podía pedir que nos dejasen con la boca abierta al final de cada episodio, sin que se perdiese la coherencia y el sentido. Pero, volviendo de nuevo a un post anterior, es cuestión de expectativas. De Damages esperaba no saber nunca quien es bueno y quien es malo y en cambio a partir de cierto punto la serie se vuelve medianamente previsible. La segunda parte de la temporada deja ser tanto de suspense y se convierte simplemente en un buen drama judicial.

Más allá de esto Glen Close me ha encantado. Tiene un poco de Arvin Sloane, ese personaje de ALIAS del que solo podías esperar mentiras cada vez que abría la boca. En ningún momento crees que Patty hago algo de buena fé. La evolución de Ellen también me ha gustado, aunque es un poco El diablo viste de Prada. Parece que viene a decirte: cuidado mujer si triunfas trabajando porque perderás a tu familia.

Aún así, como ya he dicho, esta es una serie que se ve sola. Si te gustan los juicios, la gente malvada que engaña y ver como los más inocentes aprenden o son arrastrados, entonces disfrutarás mucho de Daños y Perjuicios. Como no la vi solo, cayó en versión doblada. Sé que no es lo mismo (soy todo un defensor de la VO), pero se puede decir que es de estas series en las que verlo en su versión española no molesta. Para que no entendamos, más en la linea de Alias o El Ala Oeste, que de doblajes horribles como el de Verónica Mars.

Por tanto Damages es una película de 13 horas en la que el espectador asiste a un continuo juego de espejos donde las cosas no son siempre lo que parece y en donde vemos a dos personas muy ambiciosas luchando por destruirse la una a la otra.

Ahora tendría que ponerme con la segunda temporada, pero las opiniones que he leído están más enfrentadas. Todos coinciden en que no tiene el nivel del primer año, pero unos la defienden aludiendo a que ha conseguido un segundo año mucho más tramposo y malvado y otros la critican diciendo que ha perdido el sentido. Tendré que verla para hacerme una idea.

Pero creo que seré de la segunda opinión, ya que el final de la primera temporada no me convenció. Buscaban una última vuelta de tuerca que me resultó efectista, sin sentido y que en cierto modo rompía con la coherencia del personaje de Patty. Aunque quien sabe, a lo mejor en los siguientes episodios me lo aclaran.

Nos van a hacer llorar

Hablo de lo ocurrido en Grey's Anatomy hasta el 5x19

Nos van a hacer sufrir. Esa es la sensación que se me quedó tras ver el último capítulo de Anatomía de Grey emitido en EEUU. Todo el tema del cáncer de Izzie promete darnos momentos bastante lacrimógenos. Y por cómo se están colocando las tramas, me da la impresión de que este final de temporada puede estar a la altura del de la segunda temporada.

Con Grey’s Anatomy he tenido muchos desencuentros y era un continuo parece-que-voy-a-mejorar-pero-no, al menos hasta esta temporada. Ya lo he comentado varias veces, pero las promesas que Shonda Rhimes nos hizo al comienzo de la temporada con ese discurso del Chief sobre mejorar la serie y no dormirse en los laureles, parece que esta vez no se ha quedado en simples palabras.

Grey’s ha recuperado sentido del humor, ha introducido algunos personajes interesantes y se han hecho atractivos a otros que no aportaban gran cosa. Además ha demostrado un puntillo de autocrítica con esas historias de los internos nuevos, muy autoparódicas y que añadían ese toque de ligereza que la serie pedía. Es cierto que no todo han sido cosas buenas, ya que patinó tres pueblos con todo el tema de las visiones de Izzie. No tanto porque volviese a verle, sino porque es que hasta se lo tiraba ¡Y le parecía normal!

A esta serie no le pido gran cosa, tan solo que me entretenga, con casos médicos que afecten a los protagonistas, que tenga sus dosis de comedia y de melodramatismo un poco pasado de rosca, todo ello aderezado con buenas canciones. Y esto es precisamente lo que nos están dando últimamente. Si hubo un tiempo en el que sentía bastante indiferencia al ver un nuevo episodio, ahora puedo decir que los disfruto.

Por un lado han desidiotizado a Meredith y ahora no es esa protagonista a la que desearíamos ver como se cargan lenta y dolorosamente. Desde los episodios del condenado a muerte, este personaje ha pasado una pequeña transformación que le ha hecho más agradable. Supongo que a esto ha ayudado que al fin han dejado de darnos la brasa con toda su relación con Derek. Pero curiosamente, conforme Meredith ganaba puntos, Sheppard los perdía. Al cirujano, que hasta el momento era bastante anodino (nunca he entendido porque gusta tanto), lo han intentado oscurecer y darle un reverso un poco más sombrío, pero solo han conseguido que lo odiásemos. Por suerte, parece que al final todos sus problemas morales de haber matado pacientes y demás ya se le han pasado. Por que tan solo conseguían que fuese un cansino.

Al fin Izzie dejó de ver a Denny y eso fue todo un respiro. La trama más absurda y surrealista que ha parido esta serie (y eso que nos hemos enfrentado a roturas de penes entre otras cosas) concluyó, felizmente para los espectadores que la sufríamos. Al fin Izzie se daba cuenta que eso de ver a su exprometido muerto no debía ser del todo normal. Durante los capítulos en que se va dando cuenta y aceptando que tiene un problema grave, los guionistas consiguieron que de nuevo me cayese bien un personaje que desde la tercera temporada no tenía ningún rumbo. Esto tiene mérito y además le añade más dramatismo a su más que posible muerte. Porque reconozcámoslo, si esto mismo le hubiese sucedido a la Izzie de la tercera temporada, todos habríamos dado palmas de alegría.

Callie por fin ha vuelto a ser un personaje interesante y con un mínimo de coherencia interna. Pese a que su primera novia desapareciese misteriosamente en el parking y que su segunda posibilidad, con el personaje interpretado por Melissa George desapareciese abruptamente, al fin parece que la van a dejar tener una relación normal (dentro de lo que es esta serie) con alguna doctora. Y la pediatra que han escogido me gusta. Tanto el personaje, como el potencial que hay en esa relación. Ahora solo queda esperar que no se lo carguen como todas las buenas relaciones que hay en esta serie. Y lo mismo digo de Sloan y Little Grey, dos personajes que al final dejan de pulular sin rumbo por el Seattle Grace.

Respecto a O’Malley y su presencia meramente testimonial, no puedo hacer más que alegrarme. A este personaje apenas lo tragué y desde la tercera temporada era realmente molesto. Lo único, es que me pregunto qué fue lo que le hizo el actor a Shonda Rhimes para que ella le castigue de esa manera. Ahora con todo el tema de Izzie, está volviendo a aparecer. Esperemos que no se vuelva a comportar como un idiota.

Y para terminar la que es mi pareja favorita, Christina y Hunt, que nos han dado muy buenos momentos, algunos de ellos muy tiernos. Una pena que todo el trauma de la guerra de Irak se les haya ido un poco de las manos. A ver si lo solucionan y vuelven a arrejuntarlos, que hacen una de las mejores parejas que ha dado esta serie.

Si no me equivoco, nos quedan tres capítulos para terminar la temporada y el futuro se anuncia muy dramático. Reconozco que me he emocionado en algunos momentos con Izzie y eso que aún no ha llegado lo peor, por lo que auguro que en los episodios que están por venir caerá alguna lagrimilla. Han vuelto a hacer de Izzie un personaje interesante y vulnerable. Además, su relación con Alex es bastante bonita, por lo que vamos a sufrir a base de bien. ¿Conseguirán salvarla?¿O nos dejará y se dedicará al 100% a hacer comedietas románticas en el cine?

Katherine Heigl se quejaba el año pasado de que no le daban material suficientemente dramático, pues esta temporada no tiene por qué quejarse. Vamos, que va a ser la protagonista de este tramo final. Aún así, yo espero alguna sorpresa, que los finales de Grey siempre nos salen con algo que no veíamos venir. Como comentaba alguien por el Twitter, al final seguro que Izzie se salva y se cargan a George, lo cual no estaría mal.

Expectativas

El otro día le dejé a una amiga la miniserie de Battlestar Galactica y no le gustó nada. Ni a ella, ni a su novio. Me sorprendió, pero lo entendí conforme me iba dando las razones. Más allá de los gustos, muchas veces está lo que le pides a una serie. Lo que esperas que te de. Si cumple con tus expectativas, entonces seguirás con ella, en el caso contrario no te convencerá.

Cuando comencé a ver BGalactica, hace ya unos cuantos años, reconozco que esperaba una especie de Star Trek o Stargate. Una space opera simplona y sin gran enjundia. Una serie de marcianitos y de una nave con una tripulación repleta de personajes estereotipados y muy maniqueos. Había leído buenas críticas, pero pensaba que eran las propias de cuatro frikis, que alababan tanto esto como Stargate (serie que han definido muy acertadamente como el CSI de la ciencia ficción). Quizás por ello, la miniserie me cautivó. Me atrapó desde casi el principio y me fue sorprendiendo positivamente conforme iba viendo el cariz tan oscuro que tomaba el relato. Tras eso, el resto es historia.

Una de las cosas que más me gustó fue toda su metáfora sociopolítica y la forma y los temas que trataba. Cuando le dije esto a mi amiga, me soltó tranquilamente ¿qué para que quería ver ella eso en una serie de tv? ¡Acabáramos! Que hubiese empezado por ahí. Si lo que para mi era uno de los principales atractivos de la serie, a ella no le interesaban lo más mínimo, es lógico que la miniserie no le gustase. Es cierto que uno de los grandes pilares de la serie son los personajes, pero no empiezas a quererlos hasta que llevas varios episodios.

Mientras yo la intentaba convencer de que estaba equivocada ella me respondió que no entendía que no me gustase Perdidos. Y de nuevo volvíamos a lo que le pide uno a una serie. La primera temporada de Lost me gustó. Aunque reconozco que conforme iban pasando los episodios fui perdiendo interés y ese final con la escotilla fue la gota que colmó el vaso. Para mi la serie se descubrió como muy tramposa y su premisa básica, descubrir que sucede en la isla no me resultaba lo suficiente atractiva como para soportar tropecientos flashbacks de personajes que están curiosamente relacionados entre sí.

Es cierto que Perdidos se puede ver como un inmenso estudio de personajes que nunca son lo que parecen (hasta límites ridículos). Pero cuando la mitad de ellos te caen antipáticos, es normal que la serie aburra. Y si además, toda su trama consiste en crear una enrevesada mitología sobre la isla que no me aportaba nada, es fácil entender porqué abandoné la serie. Al igual que comprendo a toda su legión de fans. Si saber lo que sucede en la isla te intriga, es lógico que uno no se pueda perder un episodio.

Hay que tener claro lo que uno le pide a una serie cuando nos enfrentamos a ella. No es lo mismo ver un capítulo de Anatomía de Grey o de Legend of the Seeker, que uno de The Wire. A Grey uno le pide melodramatismo desbocado, aderezado con una buena factura que disimule su carácter de culebrón y buena música que acompañe a sus escenas emotivas. Si además, añaden un poco de humor y evitan que sus personajes resulten demasiado repelentes, entonces están haciendo una buena temporada. A los del Seattle Grace no les pido un estudio sobre las relaciones humanas o una reflexión sobre la vida y la muerte. No, eso lastraría una serie que es entretenida en su intrascendencia.

En cambio, con series de HBO, por ejemplo, uno tiene unos stándares más altos. Espera una historia que tenga un algo más, que busque hacer un relato con mayor profundidad. Y creo que, curiosamente, estas expectativas fueron las que nos descolocaron tanto cuando nos enfrentamos a True Blood. Allan Ball + HBO tenía que ser bueno. Y al final se ha revelado como una especia de broma por parte de su guionista.

Lo mejor es cuando una serie se eleva muy por encima de lo que esperas de ella. Por poner ejemplos me sucedió con Torchwood y con SKINS. Con el spin-off de Doctor Who no esperas gran cosa tras ver los primeros capítulos. Son flojos y en algunos momentos rozan la vergüenza ajena. Por eso me sorprendieron cuando a mitad de la primera temporada nos dieron una serie de episodios que se resolvían de forma bastante interesante. Capítulos como el de las hadas, el de los viajeros en el tiempo o el de Random Shoes me pillaron por sorpresa, lo que unido a ese season finale tan del estilo de Buffy, consiguieron que me enamorase de una serie de la que no esperaba nada.

Lo mismo con SKINS, esperaba un Física o Química, con más presupuesto, mejor música y más transgresora. Pero que en el fondo fuese una serie vacía, en la línea de Gossip Girl. Y luego, cuando finalmente uno se pone con ella, descubre que no se podía estar más equivocado. Creo que esa es la sensación general que da la serie a todos los que la empiezan, no esperan gran cosa y luego se sorprenden.

Por ello, hay veces, que más allá de los gustos, una serie nos gusta más o menos dependiendo de lo que a priori le pidamos.