Lo mejor de mi 2008: Parte II


Seguimos (y terminamos) con el repaso a este año seriéfilo:

HBO
Este verano se caracterizó por las series de esta cadena. Por lo general de una calidad muy por encima de la media, pero que dan mucha pereza. Supongo que por no tener nada mejor que ver mientras perdía el tiempo, decidí culturizarme un poco televisivamente hablando y probé con tres programas de la cadena muy diferentes. Por un lado Oz, una de las primeras series que produjo HBO y que marcaría el camino a seguir por futuras producciónes. Dura, violenta, polémica y sin pelos en la lengua. Su primera temporada me encantó, pese a que tuvo algunas partes difíciles de ver. También me puse con The Wire, esa pequeña joya de la cadena, de la que todo el mundo habla muy bien, pero que pocos han visto y que apenas ha sido reconocida por los premios en sus cinco años de andadura. Y por último, como soy tan guay, probé con una producción de HBO latino, Epitafios, sobre la búsqueda de un retorcido asesino en serie, que me entretuvo y enganchó más d elo que esperaba.
Lo malo de esto, es que ahora tengo por delante cuatro temporadas de The Wire y creo que, unas seis de Oz. En fin, poquito a poco y con buen paso, me iré poniendo al día.

AMAZON
Esto también ha cambiado mi forma de ver las series. Darme cuenta de que cambiarle la zona al DVD no era un problema, me he lanzado a adquirir dvds a EEUU. He decidido hacerlo con aquellas series que aquí no puedo conseguir o que sus ediciones sean vergonzosas por no traer extras. Mis siguientes pedidos serán Dr. Horrible y la segunda de OZ. Mientras, me terminaré de ver Firefly y Carnivale.

EXPEDIENTE X
No tanto por la película que estrenaron este verano, que fue toda una decepción, sino por la revisión de la serie que he llevado a cabo. Me puse con la tercera temporada y a punto estoy de terminar la cuarta. Esos fueron los mejores años de Expediente X, cuando sus casos eran más inquietantes y más trabajados, cuando la química Mulder y Scully funcionaba a la perfección y en donde los comentarios entre ambos (esos mulderismos) eran el punto fuerte. A la vez, aproveché a ver parte de la octava temporada, que no me llegó a convencer y por fin el episodio de The Truth, con el que la serie concluye, de forma bastante amarga, todo hay que decirlo. Que pena que Chris Carter la haya cagado tanto con el retorno de nuestros agentes favoritos del FBI.

LEGEND OF THE SEEKER
Merece estar aquí, solo por convertirse en mi nuevo placer culpable. La serie no tiene nada de especial, pero es una tontería que me entretiene y me hace pasar un buen rato, sin grandes pretensiones ni artificios.

WHEDON
Por varias razones. Por el Dr. Horrible, no tanto por su calidad, que tampoco me parece esa genialidad de la que muchos hablan, como por demostrar que en Internet también hay vida teléfila. Por Firefly, con la que me voy a despedir el año. Serie que me está gustando mucho, pero que de nuevo, no me parece la maravilla que todos pregonaban (Battlestar Galactica, sigue siendo lo mejor en sci-fi) y por Buffy, que a lo tonto me la estoy volviendo a revisar. Ya solo me queda encontrar de segunda mano el box de toda la serie, no el nuevo(que como dice Adri, es muy rancio), sino el que tiene cajones. Entonces ya sería feliz. Ya solo queda esperar a Dollhouse y rezar porque la FOX le de tiempo a Whedon a desarrollar a sus personajes, el verdadero punto fuerte de Joss.

UK
Curiosamente, muchas de las series que he visto este año y que me han gustado mucho, han venido de Gran Bretaña, en vez de EEUU. Gran parte de la culpa de esto, supongo que fue por la huelga de guionistas. A las ya comentadas en el post anterior, Torchwood, Doctor Who, Extras y Skins, habría que sumar la entretenidísima y divertida Dead Set, con los zombies invadiendo Gran Hermano. Secret Diary of a Call Girl, ha sido otra de esas comedias cortas inglesas que se ven solas, al igual que No Heroics o Little Britain. A su vez, por fin le di la oportunidad a The IT Crowd y no puedo alegrarme más de haberlo hecho. También hubo decepciones, como me ha sucedido con la comedia Spaced o la serie de Merlin, pero esto es normal. No todo va ser buena televisión.

Y ADEMÁS...
Ciertas series de las que ya he hablado largo y tendido, y no quiero repetirme: por un lado True Blood, con esa mezcla de lo mejor y lo peor en cuarenta minutos. Sons Of Anarchy, solamente por conseguir que me viese diez episodios seguidos y por su inmensa Katey Sagal. Anatomía de Grey que ha conseguido lo impensable y ha remontado. Por desgracia eso no se ha contagiado a Private Practice. Las crónicas de Sarah Connor que me han enamorado, con capítulos como el de México o aquel en el que intentan salvar a una familia. Y he vuelto a recordar lo que me gustaba The Shield.

Hasta aquí llega mi selección de lo que más he disfrutado de este 2008. A ver que nos depara el 2009, que se anuncia, como mínimo, muy interesante, con el final de Galactica, Dollhouse y The United States of Tara entre otras.

¡Feliz Fin de Año y buena entrada en el 2009!

LAS CRÓNICAS DE SARAH CONNOR 2x12 Earthlings Welcome Here

Sin spoilers

Dejaré para mañana la segunda parte de lo mejor del 2008, coincidiendo con el último post del año. Ahora me centraré en una serie que me ha sorprendido muy positivamente, Terminator: Las crónicas de Sarah Connor. Ya hablé de ella cuando vi su corta primera temporada y resumiendo, vine a decir que era un quiero y no puedo, una serie decepcionante que prometía pero que no cumplía. No sé si esto fue por culpa de la huelga o porque los guionistas no tenían muy claro el camino que iban a seguir, pero para su segunda temporada cambiaron la dirección de la serie.

Sarah Connor es una serie de televisión, lo que implica un presupuesto más reducido que el de una película y menos tiempo para rodar cada episodio. Hay que tener esto muy claro a la hora de enfrentarse a al programa, ya que no se le pueden pedir constantes persecuciones y explosiones. Además, que eso puede funcionar al principio, pero si no hay nada debajo, esto acaba pasando factura. Los responsables de Terminator se han dado cuenta de esto y se han aplicado.

Curiosamente la temporada comenzaba con un episodio muy fuerte, repleto de persecuciones y con muchísima acción. A su manera servía para volver a presentarnos a los personajes y nos dejaba claro quien era quien en este programa. Tuvo un comienzo muy interesante con una secuencia de montaje con música de Shirley Manson, que me enamoró (al igual que lo hizo la última secuencia de la primera temporada, con los policías cayendo sobre la piscina) y de nuevo fuimos testigos de la persecución de un Terminator a Sara y John Connor. Tras este primer capítulo, todos se trasladan a una nueva casa, como si de un nuevo comienzo se tratase.

El objetivo de los personajes, que es evitar que llegue el día del Juicio Final está muy presente a lo largo de todo el programa, pero no es lo que siempre vertebra todos los capítulos. Los responsables son conscientes que dar siempre vueltas sobre lo mismo puede llegar a aburrir y que tener a un Terminator persiguiendo a nuestros héroes, puede funcionar de vez en cuando pero no siempre. Por ello les dieron nuevas misiones, que consistía en encontrar gente que en el futuro tendrán un papel importante, ya fuese por participar en el alzamiento de los robots, como por ser parte imprescindible de la futura resistencia.

Junto a esto, se han centrado más en los personajes. Hemos podido conocerlos y han comenzado a profundizar en sus miedos y traumas (que son muchos). John se ha convertido en un adolescente con serios problemas para socializarse y que comienza a revelarse contra algunas de las decisiones de su madre. Reese parece hacer las funciones de hermano mayor y padre para John, Sarah da muestras de debilidad y de no ser tan implacable como ella cree. Incluso la Terminator, Cameron, comienza a descubrir su humanidad a partir de sus recuerdos. Además han incluido a dos chicas muy interesantes, la novia de John y una vieja conocida de Reese, ambas nos han dado ya buenos momentos y si las aprovechan, pueden ser dos personajes muy potentes.

Pero lo que ha hecho especial a esta serie y ha conseguido que me enamorase de ella, no ha sido tanto lo que han contado, sino como lo han hecho. Intentando que los episodios pudiesen disfrutarse, dentro de lo posible, de manera individual, cada uno de ellos era una pequeña sorpresa. Cada capítulo está enfocado desde un punto de vista distinto, dependiendo de lo que nos van a contar. Esto sirve para profundizar mejor en los personajes y trascender un poco su carácter de serie de acción. Hay una clara voluntad por parte de los guionistas de intentar contarnos algo, de no limitarse a la trama de los robots, sino de hablarnos de una familia muy disfuncional, a su manera. Donde todos tienen sus propios fantasmas, ya sean por lo que han dejado atrás, como por lo que se han visto obligados a hacer.

Es cierto, que tampoco Sarah Connor es una maravilla, pero se eleva por encima de la media. Algo que hay que alabar, sobre todo teniendo en cuenta sus flojos inicios. Que sus guionistas intenten hacer algo destacable, dentro del universo en el que se mueve la serie, es lo que más me ha convencido. Peca de irregular, pero nos han dado algunos episodios bastante buenos. La trama principal no ha avanzado gran cosa, pero tampoco importa mucho. El personaje interpretado por Shirley Manson continúa resultando igual de inquietante y seguimos sin saber muy bien cual es su objetivo. Supongo que en la segunda tanda de episodios, que comenzará en Febrero, junto a Dollhouse, comenzarán a esclarecernos algunos de los misterios que nos han planteado.

Terminator: Las Crónicas de Sarah Connor, ha sido, sorprendentemente una de las series que más he disfrutado este Otoño. Ha girado sobre temas que me gustan mucho, como son el crecer y aceptar las responsabilidades, la maternidad o que todo acto tiene unas consecuencias. Por desgracia está muy complicado que tenga una tercera temporada, pero tampoco nadie creía que fuesen a concederle un año completo. Así, que nada de perder la esperanza. Y a disfrutar de los Connor mientras duren.

Lo mejor de mi 2008: Parte I

Tras revisar un poco los post de este año, para intentar no olvidarme nada, aquí va lo que más me ha gustado de este año, televisivamente hablando. Aclarar que mis favoritos del 2008 no coinciden necesariamente, con lo mejor de la temporada.

BATTLESTAR GALACTICA
Si bien, la cuarta temporada no cumplió todas mis expectativas, hubo capítulos y situaciones que fueron memorables. Pero aún así, aunque toda la temporada hubiese sido una basura, me habría dado igual, ya que esos últimos dos minutos del episodio Revelations fueron impagables. Ese plano secuencia en la playa fue impresionante, descorazonador y terriblemente triste. Además, según cuenta los responsables de la serie, si la huelga de guionistas se hubiese prolongado, ese podía haber sido el final de la serie. Ese aterrizaje cambió las reglas de la serie y nos dejó a las puertas de la recta final sin saber que esperar. Prometen muchas sorpresas y que las cosas no sucederán como todos esperamos. A ver si es verdad.

FAMA

Empecé el año enganchado a este reality. Mi favorito y no creo que me lo vuelva a pasar tan bien con un programa de este estilo. La segunda edición no me está convenciendo, quizás porque ya no tiene el factor novedad, quizás porque las cosas van más rápido (y son más culebroneros) y quizás por los concursantes. Pero lo bien que lo pasé con ese primer FAMA no me lo quita nadie. Una pena que en su tramo final, cuando podía haber brillado al máximo el programa, se lo cargasen por la ineptitud de sus responsables que se vieron superados por el éxito y no fueron capaces de darnos la conclusión que FAMA se merecía.

TORCHWOOD

Su primera temporada me gustó mucho, pero había que reconocer que fue bastante irregular, con unos comienzos realmente malos. Su segundo año confirmó lo que ya se intuía, que Torchwood es la mejor continuación del espíritu de Buffy (junto a Veronica Mars). La segunda temporada mantuvo mejor el nivel, hizo evolucionar a los personajes, tuvo un comienzo potente, más humor, actores invitados curiosos (James Masters o nuestra querida Martha Jones), Gwen no caía tan antipática, muchos de sus casos eran interesantes. Pero por encima de todo la serie mantuvo esa concepción oscura que contrasta con el optimismo del Doctor Who. Aquí las soluciones a los problemas que se planteaban, siempre tenían consecuencias negativas. Un buen ejemplo de ello fue el episodio de Adrift, sobre la gente desaparecida, que realmente ponía los pelos de punta. El clímax de la temporada estuvo a la altura, consiguió emocionar y sorprender a partes iguales y por si fuera poco, tuvimos un pequeño epílogo en la cuarta temporada del Doctor Who.

DOCTOR WHO
Este ha sido el año en que me he metido a fondo con el Doctor y me he visto sus cuatro temporadas sin segir apenas un orden. Excepto con la cuarta temporada que fui siguiendo al ritmo de UK. No sabría decir si fue la mejor temporada, pero si puedo asegurar que disfrutamos de la mejor compañera del Doctor: Donna. Ella se entendía a la perfección con nuestro héroes, pero a su vez siempre estaba discutiendo con él. La vis cómica de Catherine Tate quedó sobradamente demostrada, pero cuando tuvo que hacernos llorar también lo consiguió.

El tramo final de la temporada estuvo a la altura de lo esperado. Una triple season finale en la que se reunían a todos los acompañantes del Doctor en donde todo se hacía a lo grande. Si no fuese por el final que le dieron al personaje de Donna. Una conclusión, a mi parecer muy triste tanto para ella como para el Doctor. Una crueldad de Rusell T. Davies para con ese gran personaje. Pero en fin, cuando uno ha visto siete temporadas de Buffy uno se acostumbra a que sus personajes nunca sean felices.

SKINS

Y seguimos en UK. La segunda temporada de esta serie reafirmó algo que ya sabía y es que no nos encontrábamos ante una serie teen al uso. Este segundo año fue más oscuro, los personajes estaban más perdidos y nos regalaron una tanda de capítulos memorables (el musical sobre el 11S, la muerte del padre de uno de ellos o el viaje a NY de otro personaje). Cassie continuó siendo mi favorita, pero el resto de personajes no se quedaban muy atrás. Una serie que si aún no habéis visto, no os podéis perder. Ahora llega la prueba de fuego con la tercera temporada, en la que han cambiado casi todo el casting ¿la sombra de los anteriores chavales será muy alargada?

ARRESTED DEVELOPMENT
& EXTRAS
Dos grandísimas comedias, dificilmente superables. Por un lado la estrambótica familia Bluth consiguió divertirme lo que pocas, me reí con ellos y con esa pandilla de chalados, en donde cada personaje es mejor que el anterior y cada capítulo más loco y absurdo. Una pena que su tercera temporada no estuviese a la altura. De Extras, solo decir que fue puro Ricky Gervais. Vergüenza ajena elevada a la enésima potencia, todo ello aderezado con actores invitados de puro lujo.

Hasta aquí, lo más destacable de la primera mitad del 2008, para mañana el resto.

PRIVATE PRACTICE: Intentando mejorar

Se puede decir que Private Practice ha intentado mejorar. Shonda Rhimes ha hecho lo posible por levantar el spin off de Anatomía de Grey. Y pese a que las esperanzas me hacían ser positivo y la recuperación del Seattle Grace, que hasta hace unos meses parecía imposible, estaba teniendo lugar, yo me resistía a creer que la serie de Kate Walsh no fuese a mejor. El problema es que algunos de sus males vienen de fábrica, como son un reparto muy fallido en muchos de sus personajes, unas relaciones sin pies ni cabeza y para nada creíbles.

Pese a que Kate Walsh me encanta y que este año han recuperado parte de la esencia perdida del personaje, nos encontramos con Taye Diggs y Tim Dale, dos errores de casting muy gordos. Del primero no nos creemos que sea médico, apenas le vemos ejercer y tan solo da vueltas por la clínica . Tim Dale por su parte, como medico naturista tampoco cuela. Y no solo eso, sino que consigue alcanzar una cotas de sosismo propias de un Michael Vaughn cualquiera.

Otro de los grandes fallos fue contratar a Chris Lowell, más conocido por interpretar al insulso de Piz en Veronica Mars. En esta serie no ha sido mucho mejor, el personaje no pintaba mucho. Y para solucionar esto a los guionistas se les ha ocurrido darle profundidad otorgándole una historia personal muy poco coherente. Ahora resulta que tiene una hija con una mujer drogadicta y que va a luchar por conseguir su custodia. En cuanto al personaje de Charlotte King, se ha dedicado a dar vueltas en función de lo que los guionistas han considerado necesario. Lo último ha sido colocarla como jefa de la clínica que les va a hacer competencia.

Violet está bastante desaprovechada y al final los únicos decentes que pululan por la serie es la protagonista, el pediatra y los personajes invitados, como son el novio SWAT de Addison o la antingua novia de Pete, un personaje con mucho potencial que no parecen aprovechar.

A esto hay que sumarle esos casos médicos tan moralmente difusos, donde las situaciones imposibles están a la orden del día. Que si una madre tiene que decidir entre su vida y la de su hijo, que si eutanasia, que si aborto. Así no hay por donde coger esta serie que no sabes si se está riendo de si misma o se está tomando en serio.

Lo malo es que el público se está dando cuenta y las audiencias van descendiendo. Tuvieron suerte y les concedieron una segunda temporada completa, pese a haber perdido unos cuantos millones de espectadores. Pero ahora en Enero regresará en nuevo horario, tras su serie madre. Si no es capaz de arrastrar audiencia ya podemos empezar a anunciar su cancelación. Por suerte aún se guardan un as en la manga, que serán los crossover que se sucederán entre Grey y Private Practice.

Reconozco que la serie la sigo viendo y me entretiene, pero lo hace como un placer culpable en toda regla. Se deja ver mientras no le pida nada. Tiene algún que otro momento decente y Kate Walsh me sigue encantando. Pero he de confesar que ha sido destronada del puesto de peor serie favorita, por Legend of the Seeker.

THE SHIELD: Segunda temporada.

Sin spoilers

Siempre están esas series que empiezas a ver y que pese a que te gustan mucho no continúas con ellas por alguna misteriosa razón. Eso es lo que me ha sucedido con
The Shield. La comencé hace más de dos años (al poco de comenzar el blog) y su primera temporada me encantó. Decidí tomarme un descanso antes de ponerme con los siguientes episodios y ahí la tenía en el limbo, hasta que me la pillé en DVD.

Esta segunda tanda de capítulos me ha encantado y me ha vuelto a enganchar. Con una estructura un poco menos autoconclusiva que en sus inicios, seguimos a la comisaría del distrito de Farmington en Los Ángeles. En ella tenemos a Vic Mackey (un inmenso Michael Chiklis), jefe de la corrupta unidad de asalto que no dudan en matar, robar o extorsionar para conseguir lo que se proponen. También está el capitán Aceveda, que dirige la comisaría y que deberá hacer lo posible para ponerse de acuerdo con Vic, para que sus turbios métodos de trabajo no interfieran en su campaña política. Claudette y Dutch son dos detectives que se ocuparán de algunos casos bastante escabrosos (el de la chica a la que han cortado un brazo resultó bastante inquietante). Y por último tenemos a los agentes Danny y Julien, este último un hombre homosexual que no se acepta y que busca reorientarse con un programa de ayuda religiosa.

Uno de los aciertos de esta temporada ha sido la inclusión del narcotraficante Armadillo, que ha llevado al equipo de Mackey por el camino de la amargura. Entre ellos se establece un sanguinario juego del gato y el ratón donde muchas veces no se sabe quien lleva el control. Han manejado muy bien la intriga y la trama se ha distribuido perfectamente a través de los episodios, aumentando la tensión poco a poco y llevándote a preguntar como narices van a salir bien parados de toda la que se ha montado. En eso me recuerda a Weeds, que cuando empiezas una temporada no eres capaz de imaginar como se las ingeniará para no acabar muerta o en la cárcel. Con The Shield solo me pregunto como es posible que dure siete temporadas sin que los pillen o los maten.

Paralelamente, están los casos investigados por los detectives, algunos, como ya he dicho antes, bastante malsanos, pero por lo general muy bien resueltos. Por su parte, con la agente Danny deciden tratar el tema de los musulmanes en EEUU, cuando ella mata a un hombre musulmán y su viuda emprende diferentes acciones contra ella.

Además, superado el meridiano de la temporada, nos regalaron una pequeña joyita, en la que nos remontamos a los inicios de la comisaría, somos testigos de como se forma el equipo de asalto y como comienzan todos a adaptarse, habituarse a sus puestos de trabajos y donde empiezan a surgir las primeras filias y fobias. Este es un capítulo doblemente significativo, ya que el espectador sabe a donde se van a dirigir todas las buenas intenciones.

The Shield es una serie bastante dura, con un puntillo salvaje que la convierten, en ocasiones en algo incómodo de ver. En cierto modo es la antítesis de The Wire. No porque sea mala (ni mucho menos), sino por todo lo que aquella tiene de pausada y reflexiva, esta lo tiene de vibrante y tensa. Visualmente imita el estilo del documental (algo a lo que ahora estamos muy acostumbrados), con zooms, movimientos y posiciones de cámara en los que parece que el operador intenta no perderse ninguna de los detalles, otorgando autenticidad y cercanía a la escena.

En esta serie es difícil delimitar la línea entre los buenos y malos. Un buen ejemplo es su protagonista, todo un villano a la vez que un héroe. Cuando somos testigos de como da una paliza a un narcotraficante o le vemos como hace tratos para recibir dinero por la droga que se trafica en su distrito, pensamos que es un policía corrupto sin más. Pero si observamos el contexto en el que se mueve y las razones que da, ya no nos resulta tan fácil juzgarlo. A lo que hay que sumar su complicada situación familiar. Y es que esa una de las mejores características de este programa, no emite juicios, simplemente nos muestra las consecuencias y nos deja a los espectadores, la (ardua) labor de pensar, algo no muy habitual en la televisión.

¿Friki yo?

Como se suele decir, son todas las que están, pero no están todas las que son. Ahí faltan algunas de Expediente X y las segundas de Sexo en Nueva York y Torchwood que las he prestado.


Creo que voy a necesitar encerrarme en casa tres días para poder verme todo lo que tengo pendiente ¬¬ Que me parece a mi que los siguientes meses poco tiempo voy a tener.

PD: Finalmente con la cuarta temporada de Galactica se han estirado con los extras, que hasta ahora las ediciones no servían ni para utilizarlas de posavasos. En cambio, el pack de la cuarta incluye Razor extendida, webisodios, escenas eliminadas y algunas cosillas más. Una pena que no hubiesen hecho lo mismo con la tercera.

Mis libros del 2008 (Parte I)

Me propuse leer un buen montón de libros este año. El motivo, era obligarme en cierto modo a no dejar de lado esta afición, algo a lo que tendía por culpa de seguir tantas series. El año pasado leí 28, este año voy por 26, pero tengo empezados dos libros (Wicked y La Torre Oscura II. La llegada de los tres) que espero terminar antes de que se vaya el año. Y es que el 29 de Diciembre pienso sumergirme en El fuego, la continuación de El Ocho (no me gusta la idea de que tenga una continuación, pero no puedo evitar morirme por leerlo). No me enrollo más y aquí va la primera parte de la lista:

#1#2 El profeta guerrero y El pensamiento de las mil caras. Segunda y tercera parte respectivamente de la saga Príncipe de Nada de R. Scott Bakker. Ya hablé lo suficiente de esta saga en este post. Solo decir, que me parece una de las mejores novelas de fantasía épica que he tenido la oportunidad de leer, sobre todo su segundo volumen, en el que somos testigos de la lenta transformación de un hombre en profeta. Son unas novelas densas, pero que tienen una recompensa. Van más allá de lo que acostumbra este género, con personjes muy complejos y cuestiones filosóficas planteadas de forma muy interesante.

#3 El fabulador de Stephen Glass. Esta novela me la tuve que leer para la asignatura de ética. Pese a no estar muy bien escrito, tiene partes que están bastante bien y es uno de los pocos libros en los que he llegado a sentir vergüenza ajena al leerlos. Nos cuenta la historia real de un periodista que se inventaba las noticias y al que terminan descubriendo. Se adaptó al cine con el nombre de El precio de la verdad.

#4 A sangre Fría de Truman Capote. Reconozco que me lo leí obligado porque tenía que hacer un trabajo sobre él para Documentación. Y me encantó. O mejor dicho, me fascinó. La forma de escribir de Capote, atento a todos los detalles, el modo en el que te describe los hechos y sobre todo, como te acerca a los asesinos, ayudandote a comprenderlos, pero sin llegar a justificarlos. A sangre fría se convirtió en una de las lecturas más satisfactorias que he tenido el placer de disfrutar este año.

#5 ¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas? de Philip K. Dick. La película de Blade Runner me gustó y tenía bastante curiosidad por leer la novela en la que se basaba. Cual fue mi sorpresa, al descubrir que poco tenía que ver con su versión cinematográfica. El libro no me convenció, pero al no ser muy extenso tampoco me costó leerlo. Una señal de que no me gustó mucho, fue que apenas puedo recordar nada de la novela.

#6 Los navegantes de Jose Miguel Vilar. Quería leer algo de fantasía de algún autor español y las reseñas que vi sobre este libro me animaron a hacerme con él. Esta escrito con un peculiar estilo en el que te mezcla expresiones contemporáneas en un contexto medieval. Además, no se corta a la hora de describir la violencia o el sexo, llegando a sorprenderme (por no decir sonrojarme) en algunas de sus partes. Cuenta con algunos personajes acertados y con una historia, que pese a no ser innovadora engancha, y en la que somos testigos del dolor y la crueldad que se desata en una guerra. Esto unido a sus capítulos cortos hacían que se leyese en un suspiro.

#7 #8 #9 La Materia Oscura: Luces del Norte, La Daga y El catalejo Lacado de Phillip Pullman. Esta trilogía de la que se adaptó al cine pesimamente su primera parte, en el film La brújula dorada, es una serie de libros juveniles que leí tras los comentarios positivos por parte de Miss McGuffin. Saber que eran más crueles de lo que se acostumbra en este tipo de novelas y su crítica a la iglesia me animaron a empezar con ellos. Me encantaron. Sobre todo el segundo y el tercero, con la aparición del personaje de Will. Quizás tienen un problema y es que a veces no se sabe muy bien a que tipo de público se dirige el autor, ya que hay momentos más infantiles, que contrastan con otros realmente oscuros. Su visión del Más Allá es realmente desesperanzadora, por no hablar del lugar en el que se deja a la Iglesia o la situación personal de algunos de los protagonistas. Una pena que esta saga no haya obtenido en España la repercusión que se merece y si lo hayan hecho otras como Crepúsculo.

#10 El dolor. Los nervios culturales del sufrimiento de Vicente Domínguez (ed.) Interesantísimo ensayo sobre el dolor y su representación en nuestra cultura. Es uno de esos libros que cogí en la biblioteca y que tengo en mente comprarme.

#11 La carretera de Cormac McCarthy. De esta otra maravilla también hablé aquí. Con una adaptación protagonizada por Vigo Mortensen que está por llegar, esta novela ganadora del Pulitzer me atrapó, me sobrecogió y me emocionó (y me deprimió) como pocas han hecho. La historia de un padre y un hijo que recorren un mundo devastado, nos es contada con párrafos cortos y frases entrecortadas. Relatándonos pequeños momentos que se entrelazan con recuerdos más felices y donde la única opción es seguir caminando por esa carretera. Imprescindible, además es muy cortito, por lo que no tenéis excusa para no echarle un vistazo.

#12 Fantasmas de Chuck Palahniuk. El primer libro que leo de este autor. Me dejó una sensación agridulce, ya que podría decirse que son dos novelas en una. Fantasmas nos cuenta como un grupo de escritores acceden a encerrarse en una casa para poder escribir, pero una vez allí dentro no podrán salir. Poco a poco iremos conociendo la historia de cada uno de ellos, a la vez que somos testigos de como los deseos de fama y dinero les llevaran hasta niveles bastante grotescos. Las diferentes historias de los personajes me gustaron mucho, todas con ese tono tan cínico y demoledor del autor. Pero toda la trama que afecta a los escritores en la casa no me convenció y me pareció demasiado exagerada. Posteriormente, en verano, intenté ponerme con Asfixia, del mismo autor, pero no fui capaz de pasar de la mitad.

#13 Déjame entrar de John Ajvide Lindqvist. Esta es toda una atípica novela sobre vampiros. Aunque eso ya lo intuimos cuando vemos que el autor es sueco. Situando la historia en la década de los ochenta, seguimos a un chaval del que todos abusan en el colegio. Su única salida será una extraña chica que se ha mudado a la casa de al lado y que vive con un hombre muy raro. A la vez comenzarán a sucederse una serie de asesinatos por la zona. Pese a lo que en principio pueda parecer es una novela adulta donde temas como la pedofilia campan a sus anchas. Es un libro inquietante, triste, oscuro pero también cautivador.

#14 El mundo sumergido de J. G. Ballard. Este clásico de la ciencia ficción me decepcionó. Me aburrió bastante ya que me resultó muy confuso en alguna de sus partes. Pero cuenta con algunos aciertos, como son las descripciones de ese mundo que se extingue, de esos ambientes tropicales, de ese calor asfixiante que puede llevar a la gente a perder la cabeza. Pese a esto, me costó un poco terminarlo.

Y hasta aquí la primera parte del repaso de los libros que he devorado este año. ¿Vosotros cuáles habéis leído?

DESPERATE HOUSEWIVES 5x10 A Vision Just A Vision

Hay algún spoiler hasta el 5x10

Tras casi una semana de ausencia por culpa de los exámenes, aquí vuelvo. Si la última vez fue un repaso a la primera mitad de la temporada de The Office, ahora le toca a las desesperadas. Ya he dicho más de una vez que este año no han regresado fuertes y eso que con el salto en el tiempo, lo tenían todo a favor.

El 5x01 fue una pequeña revolución para algunos personajes, principalmente para Gabrielle y para Bree. El personaje interpretado por Eva Longoria dio un giro radical, paso de ser una mujer superficial y centrada en si misma para convertirse en toda un ama de casa con dos niñas y marido ciego. Este cambio era evidente también en su físico, pasando de llevar caros vestidos de diseño a no ir maquillada y con chandal.

La situación de Bree también cambió. Publicó un libro de cocina que la está sirviendo para hacerse conocida, lo que le ha llevado a tener problemas con su marido y con sus amigas. Y es que eso de triunfar puede traer algunas envidias y sentimientos de inferioridad.

Hasta aquí, no me puedo quejar. Las tramas de Gabrielle por lo general me han gustado bastante. Su hija mayor, Juanita me pareció todo un acierto y capítulos como ese en el que quiere que adelgace, fueron de lo más divertido. En cambio, los últimos acontecimientos, en los que se vio involucrada Frances Conroy dando vida a una rica viuda que se siente muy sola, no me llegaron a convencer. Pero al menos sirivieron para ver que la transformación de Gabrielle era real y aunque los lujos la siguen tentando, en el fondo lo hace todo por su familia. Un buen ejemplo de ello fue el último episodio, en el que vemos muchas de las cosas a las que ha tenido que renunciar.

Por otro lado está Susan personaje bastante insoportable por lo general, a la que habían vuelto a separar de Mike por enésima vez. Por suerte, en principio decidieron evitar ese eterno tira y afloja que hay entre ambos personajes e introdujeron a Gale Harold como nueva pareja de Teri Hatcher. La manera en la que estaban llevando esa relación y el chaval que hace de hijo, que ha sido todo un descubrimiento, han hecho llevaderas sus tramas. Pero se ve que el accidente que tuvo el actor ha obligado a los guionistas a que volvamos de nuevo a esa Susan que quiere estar con Mike. Algo que ya hemos visto mucho y que resulta muy aburrido. Un mal camino.

Lynette era otra a la que se le auguraban unas tramas prometedoras con sus dos hijos mayores convertidos en pequeños delincuentes. Pero se les ha ido la mano con tramas demasiado culebroneras propias de una película de sobremesa. Toda la historia del gemelo enamorado de la madre de un amigo ha sido poco realista y ha desaprovechado a los chavales. Con lo fácil que era buscarle tramas menos exageradas. Esto me ha parecido un patinazo por parte de los guionistas.

Respecto al misterio de la temporada, protagonizado por el inquietante marido de Bree, no ha estado mal. Pero a estas alturas ya no nos sorprenden. Y que de nuevo, el objetivo sea Mike, resulta muy repetitivo. Las desesperadas empiezan a dar las primeras señales de cansancio. Y aunque la serie quizás pueda mantenerse dos años más, espero de todo corazón, que no supere las siete temporadas.

Una señal de esto, es que el característico episodio que hay en Noviembre en el que ocurre alguna catástrofe, ya sea Bang! o el del tornado. En este caso fue un descafeinado incendio, que involucró a gran parte de los habitantes de Wisteria Lane, pero que tampoco destacó sobre el resto. Además, comienza a resultar cansino, que en estos capítulos siempre sea la familia de Lynette la que se ve afectada. Además, por otro lado, echo de menos más humor y menos melodrama.

Pese a todo esto, las desesperadas son las desesperadas y muy mal lo tienen que hacer para que yo deje de verlas. Al menos, a ver si le sacan un poco más de provecho al personaje de Katherine.

THE OFFICE 5x10 Moroccan Christmas

Hay algún que otro spoiler hasta el 5x10

Poco a poco me voy poniendo al día con las series, y resulta un alivio ver como poco a poco va bajando el montón de capítulos pendientes. Este fin de semana he aprovechado para dar por finiquitadas Mujeres Desesperadas y The Office, dos series que se han ido de vacaciones esta semana.


Sobre The Office destacaría la curiosa evolución de esta primera mitad de la temporada. Prometieron muchos cambios en la season finale, con el personaje de Holly, el embarazo de Jan, la relación Dwight/Angela, o la estancia de Pam en Nueva York. Todo esto auguraba una temporada movidita, pero finalmente tampoco ha sido para tanto. En primer lugar el personaje de Holly fue todo un acierto, era la contrapartida femenina perfecta para Michael, una mujer con un humor un tanto peculiar que casaba perfectamente con el de nuestro protagonista. Su salida tan prematura me pareció todo un error, justo en el momento en que se le había podido sacar más provecho. No estoy al tanto de spoilers ni noticias sobre esta serie, por lo que no sé si volverá o no en futuros episodios, pero yo solo espero que así sea.

La relación Pam & Jim ha continuado igual de bonita. Ellos dos son tan adorables que pocas quejas se les puede poner. Desde el episodio en el que se sentían fuera de onda el uno respecto al otro, o como en el que llevan un micrófono para así poder hablar durante todo el día, han conseguido mantener la magia en su relación. Pero creo que su momento más divertido vino en el capítulo en el que peleaban por conseguir o unas nuevas sillas para la oficina o una fotocopiadora más moderna. Me encantó ver a Pam amenazando a Jim o poniéndose sexy para Michael.

El triángulo Angela - Dwight - Andy ha sido muy surrealista. El pobre Andy que sigue con esa mujer, no se sabe muy bien porqué. Uno de los mejores momentos vino cuando se emborrachó y la llamó, para después confesar que le tocaría volver a el beso en la frente. Dwight hace todo lo posible por su parte, para intentar quedarse con ella, aunque sea casarse con Angela sin que ella se de cuenta. Pero esta situación también ha servido para que Phillys finalmente se vengue de Ángela, al chantajearla para que cumpla sus órdenes como jefa del comité de fiestas.

Otro de los elementos que pensé que daría mucho juego iba a ser el embarazo de Jan. Es cierto que nos dió un episodio genial, aquel en el que llega con la niña a la oficina, pero pensé que se iba a aprovechar más esa situación. Eso sí, Jan demostró nuevamente que era toda una perra. Pero es lo que la hace tan genial.

El último episodio que hemos podido ver, el de Moroccan Christmas, ha sido para mi, el mejor de lo que llevamos de temporada. El personaje de Meredith siempre me ha parecido muy divertido en sus diferentes apariciones (como cuando le enseña las tetas a Michael borracha) y en este capítulo se le ha sacado todo el provecho. Verla con el pelo ardiendo y ella sin darse cuenta me hizo revolcarme de la risa en el sofá. El momento Intervención (algo que también pudimos ver en el mejor episodio de esta temporada de Como conocí a vuestra madre) no tuvo precio, pero no fue nada comparado con la siguiente escena con Michael llevando a la fuerza a Meredith a rehabilitación. Todo terminó con una de esas escenas tan incómodas y patéticas que se le dan tan bien a esta serie. Phillips desvelando que Angela se está acostando con Dwight ante toda la oficina, excpeto ante Andy. Verle a el cantar, ajeno a todo, mientras el resto mira, fue un momento muy bueno, de esos en los que te quieres reir pero no te sale, de lo bizarra que resulta la situación.

Por tanto para el año que viene la boda entre Angela y Andy, sigue en pie en principio y tenemos la promesa de Michael de hacer que Meredith toque fondo. Miedo me da. Ya solo queda esperar que Holly regrese. Además, este año, The Office tendrá un episodio especial de una hora de duración que se emitirá después de la Superbowl. Esto le dará a la serie la oportunidad de hacer sus mejores datos de audiencia y supongo que los guionistas lo aprovecharán.

Sobre las desesperadas ya hablaré otro día.

Sobre últimas noticias

No tengo mucho que decir respecto a las nominaciones de los Globo de Oro. Me han parecido muy típicas, al menos en lo que a televisión se refiere. Están las series que se esperaban tipo Mad Men, Dexter o 30 Rock. Sorpresas, pocas y desagradables. ¿Qué hace ahí Anna Paquin optando a mejor actriz? Parece que los que votan no han visto True Blood y se han dejado llevar por el nombre de la actriz. Porque de otra manera no me explico que la hayan tenido en cuenta cuando es de lo peor de la serie. Tuvo algunos buenos momentos, pero cada vez que Tara o Lafayette aparecían en pantalla se comían al resto.

Al menos, con esta nominación parece que la serie va a ser plato de buen gusto para los críticos. Y es que no olvidemos que True Blood es un programa que te junta lo mejor y lo peor en cada uno de sus 13 episodios y podía ser tenida en cuenta o podía ser ignorada olímpicamente. Hay que recordar que estamos hablando de una serie de vampiros. Pero se ve que el hecho de que Allan Ball sea su creador, es algo que pesa.

Por mi parte, yo me quejaré de que hayan ignorado a Katey Sagal, cuyo papel, como ya dije, se merece todos los premios habidos y por haber (o al menos nominaciones). Curiosamente Neil Patrick Harris, que es ignorado por los Emmys ha sido nominado, pero como muchos aventuran, perderá ante Jeremy Piven. No podía quedarme sin hacer mención a ese momento twitteriano Kristen Bell nominada (ejem, Kyra...). Todas las culpas a la web de Hola.

Las desesperadas tampoco están presentes, pero no seré yo quien diga que eso es injusto. Desde que regresaron de la huelga de guionistas me parecieron un poco en baja forma, sensación que se ha acrecentado en esta temporada. La serie me sigue gustando, pero ni mucho menos es tan divertida y en algún que otro momento me resulta un poco cansina. Lo del misterio de la temporada ya sobrepasa lo increíble y el salto en el tiempo, no me ha parecido tan efectivo como se esperaba, abriendo algunas tramas que no me han convencido.

Además, ahora parece que Marc Cherry quiere que su serie dure nueve temporadas. ¿De verdad es necesario? Siete me parece un número perfecto, sobre todo si es capaz de mantenerla sin demasiados excesos culebronescos y sin bajar mucho el nivel. Pero ir más allás sería matar la serie. Y no hay nada peor que ver como un programa que te encantaba continúa más allá de lo que debería. Confiemos en que las actrices pidan sueldos astronómicos y no les sea rentable.

Hablando de otra serie, lo del set de Anatomía de Grey es un culebrón y no me refiero a las tramas, sino a las joyitas de actores que tienen. Una vez pasado el momento Katherine Heigl, ahora es el turno de T.R. Knight que dice que se marcha, porque su personaje de George no hace nada esta temporada. Aquí hay muchos rumores, según parece, la causa de la poca presencia del actor viene por su comportamiento, saltándose lecturas del guión y cosas de esas. Supongo que es todo rumorología. Pero yo por mi parte me alegro, ya que desde la tercera temporada este personaje no tenía nada que aportar y fue protagonista de la peor trama de la serie (con permiso de Denny resucitado) con su romance con Izzie. A ver en que queda todo.

Porque este no es el único problema al que se enfrenta la serie. El retorno de Denny, como si de un Entre fantasmas cualquiera se tratara, está inquietando no solo a los espectadores, sino también a los directivos de la cadena. Y es que, no solo le ve, sino que hasta practican sexo (o_O). La situación es cada vez más absurda y los jefazos de la ABC tienen miedo de que esto se vuelva en contra de la serie y están forzando a Shonda para que nos revele la razón de estas visiones. Seguramente será un tumor o algo parecido. Pero supongo que no era esto lo que Katherine Heigl pedía los guionistas cuando dijo que su personaje no tenía historias interesantes.

Cambiando de tercio: el nuevo trailer de Battlestar Galactica y la próxima llegada el día 12 de los webisodios, dan el pistoletazo de salida a los episodios finales de la serie. En breve y sin casi darnos cuenta descubriremos quien es el quinto cylon. Respecto a los webisodios, su trama me ha recordado a una película de animación llamada ¿Quién es el 11º pasajero? Habrá que seguirlos de cerca.

Talking about... (XVII)

Hacía tiempo que no escribía uno de estos:
  • Finalmente regresó Fama coincidiendo con el puente, por lo que me pilló en casa el estreno. Desgraciadamente lo vi y me gustó. Así que ya tengo un dilema: ¿lo grabo o no? Porque a esas horas, por lo general no estoy en casa. Todavía no lo he decidido. Pero como bien dice Mer, es hipotecar dos horas diarias de mi vida y con la cantidad de series que sigo es un problema. No olvidemos que el año pasado coincidió con la huelga de guionistas , pero este con la cantidad de series que sigo, puede ser un problema. Ya veré que hago, pero he de reconocer que con Fama me lo paso como con pocos programas. Y mira que es un poco tonto y repetitivo, pero eso de que con trabajo y duro y mucho esfuerzo tus sueños se pueden hacer realidad, a mi me emociona.


  • Ya he recibido el pack de Firefly que pillé en Amazon. Tres días después que el de Carnivale. No puedo hacer otra cosa que alabar el trabajo realizado por la tienda. Ya que pese a que no iba a recibirlos hasta mediados de Diciembre, se han adelantado una semana. Si a esto le sumamos que no he tenido problemas en desbloquear la Region 1 de mi dvd de sobremesa (gracias a esta página), he de reconocer que han sido un acierto estas compras en Amazon. El pack de Carnivale es precioso, aunque no trae muchos extras, tan solo un pequeño documental sobre la serie. El de Firefly está formado por esas cajitas slim, que pese a ser menos vistosas resultan más prácticas. Y además, el cuarto dvd viene cargadito de extras. Algo remarcable teniendo en cuenta que estamos hablando de una serie cancelada. Si hasta sale Joss Whedon cantando la intro de la serie. Ya os iré contando impresiones.


  • Pero no solo de Amazon vive el teléfilo. Y al pasar por el Daily Price (tienda de dvds de 2ª mano) he pillado la segunda temporada de The Shield tirada de precio. También viene surtida de extras y es la oportunidad perfecta para retomar esta serie, de la que vi su primera temporada hará ya, más de dos años. Vic Mackey y su equipo me fascinaron en su primer año y lo mejor, es que parece que han sabido mantener el tipo a lo largo de toda su andadura. Voy a tener unas Navidades muy ocupadas.


  • Lo de FOX con Sarah Connor es digno de mención. Las audiencias hacen aguas por todas partes y pese a ello encargaron una nueva temporada. Decisión de la que por cierto, estoy muy contento. Y pese a que hablamos de la misma cadena que se cargó Firefly o Reunion, con Terminator se están portando genial. Apenas están haciendo parones y no solo eso, sino que antes de Navidades habremos llegado como mínimo hasta el capítulo 13, cuando por lo general todas se quedan en torno al episodio diez u once. Respecto a esta segunda temporada, ya la comentaré más a fondo, pero he de reconocer que me desconcierta y me sorprende a partes iguales. Yo, al menos percibo una intención por parte de sus creadores de realizar algo interesante, materializándolo en episodios, cuanto menos curiosos. A lo tonto se ha convertido en una de mis series favoritas de la temporada.


  • Las cíticas respecto a la película de 24: Redemption, han sido bastante tibias. Esperaba una mayor repercusión en la blogsfera, sobre todo después de más de un año sin el señor Bauer. Pero según parece la película decepciona, por lo que sigue la estela de la sexta temporada, de la que solo vi los primeros episodios y que abandoné por puro aburrimiento. Soy de los que piensan que 24 quizás debió haber terminado tras su genial quinto año. El resto es volver sobre lo mismo. Al menos espero un cambio para su séptima temporada. Yo le daré una oportunidad, pero lo voy a hacer con mucha cautela. No olvidemos que esta temporada ha sufrido diversos parones que han podido repercutir negativamente en la serie.


  • ¿Como me pude olvidar en la lista de Los más interesantes de dos de mis favoritos? Por un lado Craig Horner, protagonista de Legend of the Seeker y por otro Henry Cavill, que aparece en Los Tudor y que fue la verdadera razón por la que me compré los dvds de la serie (bueno y tb por la calidad de la serie... y por Jonathan Rhys Myers)


  • ¿Lleváis al día las series? El otro día ordenando y renombrando el montón de episodios que tenía en la carpeta de Descargados me di cuenta de que había dejado abandonadas unas cuantas. Lo solucioné rápido con Sons Of Anarchy, pero ahí siguen muy retrasadas Legend of the Seeker, Merlin (esta creo que directamente la voy a borrar del ordenador, acaso que alguien me diga que mejora y que vale la pena), No Heroics, Secret Diary of a Call Girl y los animes Ga-Rei Zero, Bounen no Xamdou, Michiko to Hatchin, Red Garden, Shikabane Hime y Mouryou no Hako. Y a estas voy a tener que añadir Survivors de la BBC ¿Y aún me planteaba si engancharme a Fama?

SONS OF ANARCHY : tíos duros, moteros y old ladies.

Sin spoilers

Pese a que no soy muy partidario de darme maratones con las series (prefiero repartirme los episodios) y que Sons Of Anarchy en principio no engancha tanto como 24, ayer cayeron diez episodios de esta serie. Y hoy la season finale. A lo tonto la serie me ha gustado más de lo que esperaba e iban cayendo un capítulo detrás de otro casi sin darme cuenta. Sons Of Anarchy ha sido uno de los estrenos que más repercusión ha tenido en la blogsfera teléfila junto a True Blood (la más polémica), Fringe (que según parece ha resultado un poco decepcionante para muchos) y The Mentalist (el procedimental de la temporada).

Por mi parte, no tenía muchas esperanzas en esta serie sobre una banda de moteros, hasta que comencé a leer los primeros comentarios que hablaban de ella muy bien. Por lo que decidí incluir esta serie en el TED y que me la fuese descargando hasta que sacase un momento para verla. Y así ha sido este fin de semana (en el que debería estar estudiando para el examen de empresa audiovisual). Resumiendo la trama, la historia se centra en Jax, hijo del anterior líder de los Sons Of Anarchy. Tras su muerte, su mejor amigo Clay, se pone al mando y se casa con su mujer, Gemma. Esta banda se dedica al tráfico de armas, lo que unido a sus enfrentamientos con otros grupos les llevará a una peligrosa espiral de la que solo Jax parece ser consciente. Sus dudas sobre el camino que está tomando su banda se acrecientan cuando encuentra un manuscrito de su padre en el que expresaba todas sus miedos sobre la dirección que estaban tomando los Sons Of Anarchy.

En esta serie del canal FX nos encontramos con tipos duros, motos y chaquetas de cuero. La banda ha pasado a ser algo más que un grupo de moteros y se dedican a traficar, robar, extorsionar o matar. Pero curiosamente, lo que más les define es que se consideran una familia. Todos ellos son hermanos y lo principal es protegerse. Los actores defienden muy bien sus papeles. Pero por encima de todo destaca Katey Sagal con un personaje que desde ya se merece todos los premios de la temporada. Ella interpreta a Gemma Teller la matriarca de los Sons Of Anarchy. Casada con el anterior líder, madre de Jax y nuevamente casada con el nuevo jefe de la banda, Clay, su misión es mantener unida la familia. Y lo hará por encima de cualquier cosa. Ella es toda una old lady, una bitch menopaúsica con las tetas muy bien puestas y las ideas muy claras. Gemma Teller ha sido la principal razón por la que me he tragado la serie de una sentada. Y ya está en mi olimpo de madres televisivas junto a Nancy Botwin, Bree Van De Kamp y Sarah Connor.

Como bien dice Harmony, Katey Sagal, la que fuera la madre de Matrimonio con hijos, se come a casi todo el reparto. Por suerte, el resto de la banda está a la altura, haciendo especial hincapié en Ron (Hellboy) Perlman, que se pone en la piel de Clay, el duro jefe de la banda, que hará cualquier cosa por mantener a los Sons Of Anarchy. Además, entre ambos, se deja entrever que hay cosas del pasado que han quedado enterradas y que ahí deben permanecer (¿qué sucedió realmente con el padre de Jax?), en las que no se profundiza demasiado esta temporada, pero que seguramente traigan cola en futuras episodios.

Curiosamente, uno de los personajes que más me ha gustado ha sido la agente Stahl, que aparece a mitad de la serie y es todo un acierto. En cierto modo me recordaba a Veronica Mars (o a la protagonista de In plain sight, que es más o menos lo mismo), es sarcástica, lanzada y muy inteligente. Ella hará lo que sea por conseguir atrapar a la banda. Tiene momentos memorables, como ese encuentro en el supermercado con Gemma Teller, en una escena de la que saltaban las chispas.

El protagonista está interpretado por Charlie Hunnam, por lo general está muy bien en este papel, aunque en ocasiones da la impresión de que le queda un poco grande. Y es que interpretar a Jax no es moco de pavo. El chaval es consciente de que el club necesita un cambio, pero sabe que hay gente que se opone. Además tiene que lidiar con su ex-mujer drogadicta que no ha parado de pincharse durante el embarazo, lo que ha llevado a un parto prematuro de un niño enfermo. A esto, hay que sumarle una antigua ex novia que ha regresado a Charming con algún que otro secreto (esto ha sido lo que menos me ha convencido de la serie, ya que me ha parecido un poco fuera de lugar) . Y además tiene que tratar con su madre.

Por tanto, Sons of Anarchy es un drama sobre una banda de moteros, que en el fondo funciona como una familia. Con sus amores, sus odios, sus lealtades, sus traicciones y sobre todos sus secretos. Es una familia disfuncional que debe adaptarse si quiere sobrevivir, aunque no se sepa muy bien cual es la nueva dirección a tomar. Se encuentran en una situación delicada y los vientos de cambio pueden terminar con ellos. Pero mientras Gemma Teller se encuentre a la cabeza, creo yo que resistirán. Ahora, y al igual que con True Blood, tocará esperar nueve meses hasta que nos lleguen los nuevos episodios, que prometen y mucho.

Dead Set o los zombies invaden Gran Hermano


Si George A. Romero situó sus películas de muertos vivientes en casas perdidas en el campo, o en supermercados, para criticar el excesivo consumismo de nuestra sociedad actual, la serie británica Dead Set acierta de lleno situando su historia de zombies en un Gran Hermano. Esta miniserie formada por cinco episodios, el primero de cuarenta minutos y el resto de veinte, nos habla de nuevo de un Apocalipsis Zombie en el que solo sobreviven los concursantes que están encerrados en el reality show junto a una chica de producción y el director del programa.

Repleta de humor negro, terror y gore a partes iguales, estamos ante una película de zombies con un punto de partida cuanto menos curioso, que pronto se desvela como una film más de este género, ya que pasa por todas las situaciones que se acostumbran en este tipo de ficciones. No faltan los disparos a los zombies desde la azotea, o la "excursión" hasta el supermercado. Esto no es malo, ya que es capaz de mantener la tensión, de darte algunos sustos, de ser un poco asquerosilla y de hacerte reir con momentos un tanto bizarros (normalmente protagonizados por el director del GH).

En esta serie del Channel 4 se siguen las directrices que ya marcó Danny Boyle con su 28 días después, con esos zombies enloquecidos y rabiosos que corren que se las pelan. Muchas de las persecuciones son grabadas con cámara al hombro, buscando dar una mayor sensación de frenesí. Y en cuanto a la sangre, no decepciona. No estamos ante otro Resident Evil, donde curiosamente apenas veíamos unas gotas de hemoglobina. Aquí tenemos sesos y tripas para dar y tomar. Ya sé que suena un poco mal, pero estamos hablando de una serie sobre zombies, no de Sentido y sensibilidad.

Los personajes no son nada del otro mundo. Sin alejarse mucho de lo que se acostumbra, tiene algunos aciertos, que vienen del hecho de que casi todos los supervivientes son los habitantes de la casa de Big Brother, por lo que ya os podéis imaginar el percal. La protagonista es una chica que trabaja como ayudante de producción y resulta un poco irritante, recordándome a la Gwen de los comienzos de Torchwood (si, esa a la que te entraban ganas de que algún alienígena se la zampase). Junto a ella tenemos al típico chulito, a la rubia calientabraguetas, al joven amanerado, al tipo cuarentón e irritante y alguno más. Pero por encima de estos encontramos al director del Gran Hermano, todo un personaje, muy mal hablado, machista y arrogante, pero que nos da los mejores momentos de la serie (ese instante papelera, o el de cortar la carne es de lo más divertido que he visto en mucho tiempo).

Por tanto, Dead Set es una especia de largometraje que dura dos horas y media dividido en cinco partes. Como película de zombies no aporta nada nuevo, pero es divertida y el hecho de situarla en la casa de Gran Hermano le añade un punto extra de sarcasmo y mala leche. Tiene acción, tiene tensión y un final acorde con lo que se ve. No pasará a la historia, pero está muy bien llevada y si te gusta el cine de terror, te va a hacer pasar un buen rato.

Ahora tengo pendiente otra serie inglesa llamada Survivors que cuenta en su reparto con nuestra querida compañera del Doctor Who, Martha Jones. Leí a McGuffin comentarla y me llamó la atención. Curiosamente cuenta con un punto de partida parecido, con una plaga que asola UK dejando a unos pocos supervivientes. Qué paranoicos que están ultimamente los ingleses ¿no? Habrá que echarle un vistazo.

Los que están más interesantes

No hay nada como hace una lista de los más sexys (o sesis, como diría mi madre), siguiendo el post de Adri, aquí van. Empiezo por ellas (esto es mas bien platónico):
  • Veronica Mars (Kristen Bell): Es guapa, inteligente, sarcástica y con mucho sentido del humor. ¿Es posible no enamorarse de ella?
  • Kara Thrace (Kate Schakoff): Me encanta en la tercera temporada cuando sale con el pelo largo. Es cierto que tiene una personalidad muy autodestructiva, pero ese es parte de su atractivo.
  • Lorelai Gilmore (Lauren Graham): Rivaliza con VM por el puesto de mujer perfecta. Solo hay que ver un episodio de Las Chicas Gilmore para adorarla sin remisión. No como a la pavisosa de Rory.
  • Dra. Addison (Kate Walsh): Basicamente veo la serie por ella (y teniendo en cuenta que hablo de Private Practice, eso ya es mucho decir).
  • Sydney Bristow (Jennifer Garner): Sí, es cierto, tenía bultos en la frente, pero a partir de la tercera temporada de ALIAS, cuando le pusieron flequillo ya no importó. Ella es tan fuerte y a la vez tan frágil.
  • Sarah Connor (Lena Headey): Me encanta como madre de John Connor. Tan dura y tan consciente de su destino, pero a la vez tan humana, como se pudo ver al final del 2x08.
  • Cordelia (Charisma Carpenter): Me encantan todas las chicas del buffyverso, desde la cazavampiros, pasando por Willow (tanto la del principio como la del final), Tara, Anya o Fred. Pero Cordelia era genial. Al igual que el resto fue evolucionando y madurando, convirtiéndose en la tercera temporada de Angel en el principal motivo por el que veía la serie (y también por el que me indigné tanto, cuando llegué a la cuarta).
  • Six (Tricia Helfer): ¿Se puede ser más sensual? Pura femme fatale.


Como siempre, son todo mujeres fuertes. No sé que tendrán. Y ahora paso a ellos (esto ya no es tan platónico :D ):

  • Jason Stockhouse (Ryan Kwanten): Ya solo por toda la carne que enseña y por ser el más follador de la temporada, se merece estar aquí. Además, el pobre es tan simple que resulta hasta adorable.
  • Alex Karev (Justin Chambers): El médico más guapo que se pasea por el Seattle Grace. El Dr. Sloan le sigue de cerca. Pero es que Karev, haciendo de tipo duro con corazoncillo me puede.
  • Derek Reese (Brian Austin Green): Este tipo, que además ha sido el afortunado de casarse con la impresionante Megan Fox, interpreta al tío de John Connor. De nuevo tenemos a un tipo duro y callado.
  • Samuel Anders (Michael Trucco): Me encantó desde el primer momento, y me pareció una buena pareja para Starbuck. Aunque en algunas veces peca de ser un poco sosillo. Pero es que al lado de Kara, a Lee le ocurre lo mismo.
  • Angelus (David Boreanaz): Aquí hay que especificar. Me encanta Angelus. Y eso tiene mérito, teniendo en cuenta que las capacidades actorales de Boreanaz no van muy allá. Pero Angelus tiene un algo extra, que a Angel le falta, y que lo transforma en un personaje muy atractivo.
  • Silas Botwin (Hunter Parrish): Que bien creció este chaval. Por suerte en la cuarta temporada de Weeds se dieron cuenta y le sacaron el máximo provecho, siendo habituales sus escenas sin camiseta. Es del estilo de Jason Stockhouse, muy guapo pero un poco tonto.
  • Capitán Jack Harkness (John Barrowman): Una de las principales razones por la que empecé Torchwood antes de ver el Doctor Who (que por cierto, David Tennant también tiene un punto). Su personaje es divertido y sexy, pero también oscuro y enigmático. Y su relación con Ianto es de mis favoritas.