Talking about... (XIV)

  • Ya terminé la primera temporada de Secret Diary of a Call Girl y me mantengo con la misma opinión que tenía cuando solo llevaba visto tres capítulos. Es una serie entretenida, ligera y bastante frívola sobre la vida diaria de una prostituta de lujo. Pese a que Billie Pipper es el alma del programa y todo gira en torno a ella, se agradece que poco a poco le hayan dado más protagonismo al que es su mejor amigo, que en princpio desconoce el verdadero trabajo de Hanna. Los capítulos tienen un buen ritmo y se pasan volando, a la vez que tratan diferentes temas dentro de la prostitución como son las relaciones masoquistas, las orgías, los tríos o las cortesanas, todo ello desde un punto de vista para nada prejuicioso que simplemente nos muestra las cosas como son, sin hacer de ello un gran escándalo. Una serie divertida que se ve muy facilmente ya que solo cuenta con ocho capítulos de veinte minutos.


  • Y ya que hablamos de esta serie ¿porqué han pasado a llamar a 700 euros, la telenovela esa de Antena 3, con el subtítulo de Diario de una call girl? Si por lo que se ve en el trailer no tienen nada que ver. La serie inglesa tiene un estilo más cercano a Sexo en Nueva York (por eso de la duración y el tono) en donde no se criminaliza el trabajo de la prostituta, mientras que en la serie española la protagonista se ve obligada a trabajar de ello y no parece que le guste mucho. En fin, un intento desesperado de vender una serie que tienen dando vueltas desde hace un año sin atreverse a estrenarla.


  • Me ha sorprendido el trailer de la nueva serie de Sam Raimi basada en la saga de libros La espada de la verdad, que ha pasado a llamarse de Legend of the seeker. Esperaba algo más cutre, más del estilo de Hércules y Xena, y en cambio la cosa parece un poco más trabajada. Lo cual es de agradecer, sobre todo teniendo en cuenta que esta serie va para sindicación y que no se va a emitir en ninguna cadena importante. Habrá que estar atento a ver que termina por salir, ya que todos sabemos que los trailers pueden engañarnos muy facilmente.


  • A un capítulo de terminar la primera temporada de The Wire solo puedo decir que esta serie es maravillosa. Ya profundizaré con un post cuando me vea el 1x13, pero os recomiendo que si ahora en verano no tenéis ninguna serie que ver, que le déis una oportunidad.


  • Finalmente tengo descargadas Jekyll y Deadwood. A ver si en cuanto me termine las primeras temporadas de The Wire y de Oz me pongo con ellas.


  • La cuarta temporada de Weeds me está encantando. Después de ese tercer año en que se había perdido bastante humor, la serie ha regresado con las pilas puestas. De nuevo tenemos ese humor negro que tanto echaba de menos y esas situaciones un tanto bizarras que se agradecen bastante. Eso sí, el lío que tiene Nancy encima es muy gordo y no sé muy bien como va a salir indemne de todo esto. Sobre todo teniendo en cuenta que aún nos quedan dos temporadas más de serie.


  • La quedada estuvo muy bien, sobre todo porque no hay nada como pasar una tarde de verano en la terraza de un Starbucks frikeando sin parar y hablando todo el rato de televisión. Habrá que organizar una mejor y con más tiempo en Octubre, de estas que sean todo un fin de semana para que aquellos que no sean de Madrid (que sois más de los que me esperaba) se puedan pasar por aquí.


  • De Expediente X ya hablaré, que ahora me voy a ver la película cine. Pero lo que es el final de la serie es una auténtica decepción. Pero ya me extenderé sobre eso en su momento.

Talking about... (XIII)

Hablando con McGuffin se nos ha ocurrido hacer una quedada en Madrid para los teléfilos que estén por aquí y no se hayan ido de vacaciones. Hemos decidido que sea este domingo 26, a las seis de la tarde en el Starbuck que hay en la glorieta de Bilbao que tiene una buena terraza, para que nos sentemos y poder frikear mientras nos tomamos unos frappucinos. No falteis. Y ahora a lo que íbamos.

----------------------------------------------

El verano pasado se caracterizó, televisivamente hablando, por la existencia de esa maravillosa página que era Stage6 (que en paz descanse) gracias a la cual me di un verano repleto de comedias. Cayeron series como Malcom in the middle, The Office o Como conocí a vuestra madre. Este verano está siendo diametralmente opuesto y es que parece que solo me interesan los delincuentes. Desde los traficantes de The Wire, pasando por los presos ultraviolentos de Oz, sin olvidarnos de Billie Pipper interpretando a una prostituta de lujo o a Nancy Botwin y sus líos con la marihuana. A este ritmo, y con lo aburrido que estoy, casi me entran ganas de ponerme a delinquir. Pero vayamos por partes:
  • The Wire. Siguiendo las recomendaciones de McGuffin finalmente me pongo con esta serie, de la que había oído maravillas, pero que siempre me había dado mucha pereza seguir. Y es que en principio, las series policiacas no son mis favoritas. A menos que estén tan bien hechas. Ahora entiendo porque la gente se queja de que no nominen a esta serie y la ignoren. Pero, al igual que con Battlestar Galactica también comprendo porque se ignora a esta serie. No es un programa fácil. Su temporada conforma una única historia que se desarrolla a lo largo de sus trece episodios, los personajes y la trama se va desplegando poco a poco mostrando todo un mosaico de la ciudad de Baltimore, desde las altas esferas hasta los pequeños camellos de heroína. Es una serie que para apreciarla hay que sentarse a verla. No cuenta con premisas rompedoras y originales, ni con un ritmo endiablado, ni siquiera hace uso de una gran violencia (como por ejemplo sucede en The Shield). En su lugar tiene un guión perfectamente trabajado, repleto de diálogos y situaciones realistas, con personajes que van más allá del estereotipo y a los que se evita dibujar como buenos o malos. Una gran serie que ya comentaré más en profundidad cuando termine de ver su primera temporada.


  • Weeds: Pese a ser un gran fan de esta serie, reconozco que me decepcionó un poco en su tercera temporada, que desde mi punto de vista, no ha estado al nivel de la segunda. Cierto que continúa siendo una serie muy estresante, por eso de que no quieres que pillen a Nancy mientras ella camina por esa cuerda floja de la que parece que en cualquier momento va a caer. En esta tanda de capítulos, se ha perdido bastante su sentido del humor, o al menos yo me he reído bastante menos. Además, hacia el capítulo nueve hay un pequeño bache, que a mi me aburrió tanto que me hizo abandonar la serie. Por suerte, el verano y que se me haya estropeado el portátil, me llevaron a recuperar los capítulos que me quedaban. Y pese a que han manejado mal algunas de las tramas (por ejemplo todo el lío de la ciudad de Majestic), los últimos capítulos vuelven a coger fuerza (aunque sigo echando de menos más humor negro) para terminar en una season finale que bien podría ser el final de la serie. Esa última frase de Nancy en la que dice "Lo siento, lo intenté" es genial. Por mi la serie podría haber terminado ahí. Pero no he perdido las esperanzas, ya que por lo que he leído, la cuarta temporada está manteniendo el nivel. Al menos ya tengo ahí los episodios preparados. Y es que no hay nada mejor que darse pequeños maratones de esta serie, ya que ver un único capítulo cada semana sabe a muy poco.


  • Oz: Tan solo he visto el primer episodio y me ha encantado. A pesar de su violencia y su dureza que alcanza unos niveles pocas veces vistos en una serie de televisión. Se nota que en su momento HBO quería desmarcarse de lo que se hacía y apostó por una serie diferente, adulta y bastante polémica. Ya profundizaré en ella conforme me termine su primera temporada de tan solo ocho capítulos. Según he leído, conforme avanzan las temporadas la serie pierde calidad y se convierte en un culebrón. Por lo que disfrutaré del penal de Oz y de su Ciudad Esmeralda mientras pueda.

  • Ya tenemos las primeras imágenes de Caprica, ese spin-off / precuela de Battlestar Galactica que prepara SciFi. La serie, situada 51 años antes, tiene un estilo completamente distinto al de BG. Centrándose en este caso en las luchas entre dos familias, por un lado la creadora de los cylons y por otro la familia Adama que como abogados se oponen a la creación de los mismos. Aquí el trailer de Caprica:



Una de libros para el verano

Nada como el verano para aprovechar y leer lo que no se puede a lo largo del año. Aquí van unas recomendaciones para que amenicéis vuestros ratos en la playa o en la piscina (o en el salón de casa con el aire acondicionado).

PRIME TIME: Las mejores series americanas de CSI a Los Soprano de Concepción Cascajos Virino. Este libro es imprescindible para cualquier teligioso que se precie de serlo. Su autora, que contaba con un magnífico blog que últimamente tiene muy parado, realiza un repaso a la televisión norteamericana de los últimos años. Pero no lo hace como en otros libros sobre televisión en los que se limitan a hablarte de las diferentes series a través de insulsas fichas informativas. En este libro, tras una introducción sobre la televisión en los setenta y en los ochenta se adentra en la última década del siglo XX relatándonos de forma muy amena y entretenida como se fueron consolidando las diferentes cadenas por cable, que serían las que iniciarían la revolución televisiva. A la vez que nos muestra como las nuevas cadenas como FOX, WB y UPN buscaban un lugar en la televisión abierta. El libro, cuyos capítulos se dividen por las diferentes cadenas de las que habla y no por los programas nos permite comprender como Perdidos o Mujeres Desesperadas fueron el resultado de una evolución en los programas de televisión a lo largo de una década. El libro nos ayuda a comprender por que HBO se consolidó como cadena de prestigio, porque los programas de WB estaban destinados a los jóvenes o porqué el canal UPN fracasó (su único éxito cualitativo fue Veronica Mars). Tras leerlo uno entiende porque Buffy fue una serie importante pese a que nunca tuviese grandes audiencias, o como el drama carcelario OZ marcó un punto y aparte en lo que podía mostrarse en televisión. Vamos, un libro imprescindible que no puede faltar para todo aquel que diga ser amante de la ficción venida de EEUU.

De los Serrano a Cuéntame. Como se crean las series de televisión en España de Miguel Ángel Huerta Floriano y Pedro Sangro Colón (Eds). Este viene a ser la conrapartida de Prime Time para las series españolas. También muy interesante, está formado por un conjunto de escritos realizados por guionistas y productores nacionales que han trabajado en diferentes series (Cuéntame, Compañeros, Los serrano, Los hombres de Paco, Médico de Familia, etc) que nos explican su manera de trabajar y los problemas a los que se tienen que enfrentar a la hora de realizar una serie española: desde sus excesivas duraciones, pasando por el deseo de que sean aptas para un target de gente muy amplio o su escaso riesgo. Un libro muy interesante para comprender porque tenemos la tele que tenemos. Aunque resumiendo, podría decirse que todo es culpa de Médico de familia y del éxito que tuvo y que todos quisieron imitar.

Canción de hielo y fuego de George R. R. Martin. Ya he hablado de ella varias veces, pero no me puedo resistir a hacerlo de nuevo. Esta impresionante saga ha sido comprada por el canal HBO para trasladarla al formato televisivo. En un mundo medieval poblado por hombres, en el que las estaciones duran años, se acerca el largo invierno. El reino de Poniente se tambalea debido a las intrigas y luchas por el poder y mientras, más allá del Muro, algo oscuro parece despertarse y resurgir de nuevo. Esta es una de las novelas más adictivas que he leído nunca. Cada capítulo está visto desde el punto de vista de un personaje, lo que en principio resulta un poco confuso, debido a la gran cantidad que hay, pronto se transforma en un recurso apasionante que nos lleva a devorar hojas por conocer el destino de los diferentes personajes (cada capítulo siempre acaba con un cliffhanger). Es una novela que nos muestra un universo sucio, repleto de violencia, sexo y barro. Donde las batallas pocas veces son heroicas, en las que los poderosos continuamente conspiran mientras sus soldados se dedican a arrasar y violar a todo lo que se cruce en su camino. Esta saga ha sido considerada por muchos como lo mejor que se ha hecho en fantasía desde El señor de los anillos, no seré yo quien diga lo contrario. Por ahora la saga está formada por Juego de tronos, Choque de reyes, Tormenta de Espadas y Festín de cuervos.

Diez Negritos de Agatha Christie. Un libro ligero que se lee volando. A mi gustó y me parece que es uno de los mejores que tiene esta autora. Diez personas que no se conocen son invitadas por un misterioso anfitrión a pasar unos días en una isla. Una vez allí, todos ellos serán acusados de un crimen del que se declaran inocentes, pero dará igual. Uno a uno empezarán a morir siguiendo los versos de una canción de cuna. El problema es que solo hay diez personas en la isla, lo que implica que el asesino es uno de ellos ¿quién será?¿y hasta dónde será capaz de llegar? Una novela muy bien llevada, cuyo ritmo se mantiene y en donde la tensión va in crescendo hasta su sorprendente final. Podemos decir, que en cierto modo es una versión más drástica de lo que viene a ser Gran Hermano.

Cien años de soledad de Gabriel García Márquez. "Muchos años después, ante el pelotón de fusilamiento, el coronel Aureliano Buendía había de recordar la tarde remota en que su padre lo llevó a conocer el hielo. Macondo era entonces una aldea de 20 casas de barro y cañabrava construidas a la orilla de un río de aguas diáfanas que se precipitaban por un lecho de piedras pulidas, blancas y enormes como huevos prehistóricos. El mundo era tan reciente, que muchas cosas carecían de nombre, y para mencionarlas había que señalarlas con el dedo". Así comienza esta obra maestra, la historia de un pueblo y a la vez la de una familia a lo largo de un siglo. Una historia forjada a través de amores, traiciones e hijos bastardos. Una historia sobre el progreso del hombre visto a través del auge y decadencia del pequeño pueblo de Macondo.


Recomendaría muchísimos más, pero eso ya será otro día. Recordar La carretera de Cormack McCarthya y la trilogía Príncipe de Nada de R. Scott Bakker de las que ya hablé en su momento y que también me parecieron libros maravillosos.

¿Cuáles me recomendarías vosotros?

Series verano'08 (II): Epitafios


Una noche en la que el comisario Benítez no tiene mucho que hacer recibe una llamada anónima. Quien llama le insta a que vaya a una dirección en la que tiene una sorpresa para él. Lo que encontrará en ese lugar será el escenario de un terrible asesinato. ¿Cuál es el motivo?¿Quién es la víctima a la que le falta la cabeza? Todo parecerá cobrar sentido cuando en el jardín encuentren cavadas dos tumbas con sus respectivas lápidas. En ellas aparecen los nombres de Benitez, Renzo y la doctora Laura Santini. Estas tres personas estuvieron involucradas en un fallido rescate de rehenes en el que fallecieron cuatro adolescentes, cinco años atrás. Ahora parece que alguien busca venganza y esa persona no cesará hasta conseguirla y llevar a cabo un elaborado plan con el que hará justicia con todos aquellos que estuvieron involucrados en el caso.

Epitafios es un thriller policiaco argentino que viene de la mano de HBO Latino. Con una producción muy cuidada, de corte cinematográfico y unos actores muy competentes, esta historia sobre un asesino en serie que busca venganza se va desgranando a lo largo de trece capítulos. Es como ver una película de 13 horas. Aunque la mejor comparación sería con una novela, la historia va avanzando a través de todos sus episodios sin irse en ningún momento por las ramas, manteniendo el nivel y sin tramas episódicas.

El personaje principal es Renzo Marquez un ex-policía que dejó el cuerpo tras el accidente con los rehenes del que él fue culpable. Es un hombre con muchos fantasmas y remordimientos que conduce un taxi y que vive con su padre, también ex-policía que quedó paralítico. Lo único que en su momento le ayudó fueron las sesiones que tenía con la psicóloga Laura Santini. Pero al ver que la relación no podía ir a más perdieron el contacto. Ahora el asesino les ha reunido de nuevo (ambos nombres aparecen juntos en la misma lápida) y Renzo tendrá que lidiar con sus sentimientos respecto a ella, a la vez que intentan capturar al asesino que se ha propuesto volverle loco.



La trama está muy bien desarrollada, en todos los capítulos suceden hechos relevantes y perderte un episodio puede llevar a que no te enteres de cosas muy importantes. La historia avanza a buen ritmo y en ningún momento parece estancarse. En este caso no es tan importante conocer quien es el asesino, al que se ve la cara a partir del episodio tres, como conocer sus motivaciones e ir viendo como desarrolla su plan, a la vez que Renzo intenta detenerle en un absorvente juego del gato y el ratón.

La acción se sitúa en Buenos Aires, pero perfectamente podría suceder en cualquier gran ciudad. Esta falta de localización se debe a que es una serie que iba a ser vendida a todo Latinoamérica. Detalle que también se percibe en el idioma. Pese a ser argentinos, hablan en español neutro, algo que parece ser que molestó un poco a los espectadores (sería lo mismo que ver una serie española en la que los actores hablen usando el vos en vez del tú), pero que en cierto modo agradece el espectador español, ya que se entiende sin problemas.

La producción está muy cuidada, y destacan los escenarios de los crímenes, muy elaborados y cuidados, que añaden un punto extra de inquietud. Los actores cumplen: Julio Chávez como Renzo Márquez está perfecto en su papel de policía torturado por sus propios fantasmas, Antonio Birabent como el asesino también lo hace muy bien, poniéndose en la piel de un hombre frío, arrogante, inteligente y muy peligroso. Después está Paola Krum dando vida a la doctora Santini que salva la función muy justa y Cecilia Roth, que pese a ser muy buena actriz, le ha tocado un personaje muy bueno que no estaba bien dibujado. Aún así, en cuanto tiene oportunidad aprovecha para lucirse.

Epitafios es una buena serie, pero habría que ponerle algunos peros: durante los primeros capítulos se peca de demasiado tópico en algunas ocasiones y en algunos diálogos (ex policía torturado que quiere volver al cuerpo, jefe que le quiere fuera del caso...), pero por suerte esto se va solventando conforme avanzan los episodios. El otro punto negativo que le vi, fue el personaje de Cecilia Roth, otra policía con un montón de fantasmas en el armario, cuyo desarrollo me pareció un poco errático. Y es que su función era la de servir de revulsivo en el momento en el que se la incluye (hacia el capítulo ocho), pero que al final termina por ralentizar un poco la trama, en gran parte, porque parece que los guionistas no sabían muy bien que hacer con ese personaje.


Por tanto, Epitafios es una serie de suspense muy bien planificada que se va desarrollando a lo largo de sus trece capítulos, con un principio y una conclusión. Consigue mantener el nivel a lo largo de todos sus episodios y el final (muy importante en este tipo de historias) está a la altura de toda la función. Recomendable para quien quiera ver una buena serie en español (como ya he dicho, el acento argentino está bastante suavizado) sobre psicokillers y policías con exceso de equipaje.

Aunque en el fondo, también podría verse como una macabra historia sobre personas que se sienten solas y que tan solo buscan un poco de compañía y de amor.

Actualmente se está rodando una segunda temporada, que se espera que esté preparada para finales del 2008 y que contará una historia nueva.

Series verano'08 (I): Taken (Abducidos)



En el año 2002 el canal SciFi presentó Taken (Abducidos) una miniserie de diez capítulos que venía de la mano de Steven Spielberg y que se centraba en el tema de las abducciones y de toda la mitología que se ha creado a su alrededor. Con un enfoque distinto al de otros programas como Expediente X (aunque con muchos puntos comunes en los diferentes temas tratados), la serie se centra en como la aparición de los extraterrestres afecta a una serie de personajes y como modifican sus vidas de forma que no pueden llegar a imaginarse.

Todo comienza en Roswell en 1947, donde una nave espacial alienígena caerá derribada tras chocar con un globo sonda del ejército. A partir de aquí la vida de tres familias se verán marcadas por este hecho, y nosotros, los espectadores, les seguiremos a lo largo de tres generaciones y 50 años de historia americana, en sus encuentros y desencuentros con estos visitantes.

Por un lado está el capitán Rusell Keys, un piloto de la Segunda Guerra Mundial que será abducido junto a sus compañeros tras sufrir un accidente en pleno vuelo. Tras su regreso a EEUU ya no será el mismo e intentará olvidar lo sucedido, casándose y teniendo un hijo. Pero los extraterrestres volverán a por él.

La familia Clarke también se verá involucrada con los alienígenas cuando Sally, una desencantada ama de casa, acoja en su hogar a un extraño que ha aparecido en su cobertizo y que parece ser algo más de lo que aparenta.

Y por último está la familia Crawford, en la que el capitán Owen Crawford dedicará toda su vida (y la de sus descendientes) a encontrar respuestas sobre la nave espacial y los seres que hallaron en su interior en el desierto de Roswell.

Partiendo de estas premisas se entreteje un ambicioso relato que abarca cinco décadas en la que vemos a los personajes crecer, morir y dar paso a sus descendientes. A lo largo de este tiempo vamos siendo testigos de como los alienígenas tienen un plan y como este va desarrollándose, poco a poco, pero a paso firme. A su vez la vida de las tres familias comenzará a desarrollarse de forma paralela hasta que finalmente en un punto empiecen a cruzarse con consecuencias sorprendentes.

A la hora de valorar Taken (Abducidos) diría que es un programa que quiere abarcar mucho y que en cierto modo termina por resultar un poco fallido. Es un compendio de toda la mitología que hay en torno a los extraterrestres y abducciones (Roswell, las pruebas médicas practicadas a los abducidos, las conspiraciones gubernamentales para ocultar la verdad, el aspecto de los alienígenas o las naves espaciales). Nos plantean una trama en la que se nos dice que los aliens tienen un plan, que todo tiene un objetivo, pero al final las respuestas no llegan (esto no tiene porque verse necesariamente como algo negativo, ya que no siempre puede haber respuestas para todo) y termina por resultar un poco decepcionante.

La serie cuenta con algunas actuaciones muy buenas, como las de Dakota Fanning que aquí comenzó a demostrar todo su potencial. Aunque mi favorita ha sido la del Matt Frewer interpretando a Chet Wakeman, un tipo con un rostro cuanto menos inquietante, al que el actor sabe sacar todo el provecho, dando forma a un personaje bastante divertido, a la par que peligroso, inteligente y muy irónico.

En el lado negativo destacaría algunas elecciones de casting, que desde mi punto de vista me parecieron del todo desacertadas, por el hecho de escoger a actores malos o faltos de carisma. También había algunas situaciones demasiado cogidas por los pelos. Y luego habría que destacar los efectos especiales que son bastante rudimentarios y el maquillaje a la hora de envejecer a los personajes que da un poco de vergüenza ajena en algunas ocasiones.

Por tanto, podría decir que esperaba un poco más de Taken (Abducidos), sobre todo por el hecho de que Steven Spielberg estaba como productor ejecutivo, al igual que en esa maravillosa miniserie que era Hermanos de Sangre. La serie es bastante entretenida, se ve sin ningún problema e incluso llega a enganchar, pero se ve lastrada por algunas actuaciones pésimas, por algunas decisiones creativas un tanto erróneas y quizás también por la excesiva duración de sus capítulos (90 minutos cada uno, ni que fuese una serie española).

Os la recomendaría si os gusta la ciencia ficción y el tema de las abducciones y los extraterrestres. Siempre que no vayáis con expectativas muy altas, esta serie os hará pasar un muy buen rato gracias a los aciertos que compensan algunos de sus defectos.

Y en la semana del Orgullo, 7 personajes que lo celebrarían

Aunque fue la semana pasada, este año en Madrid se han retrasado las fiestas y la manifestación del ORGULLO GAY hasta esta semana. El año pasado me lo pasé genial, pero este año no lo voy a poder disfrutar tanto por culpa de un "hermoso" examen de ética con sus respectivas diez prácticas por entregar...

Para celebrarlo voy a hacer una pequeña recopilación de algunos personajes homosexuales televisivos que más me han gustado.

Maxxie (SKINS). Lo cierto es que es uno de los personajes más secundarios de esta peculiar pandilla, pero me encanta. Sirve de apoyo para algunos de sus amigos en momentos difíciles y tiene muy claro quien es y está orgullosos de ello. Su sexualidad puede traerle algún que otro problemilla, pero no lo esconderá en ningún momento. Al igual que su deseo de ser bailarín, pese a que su padre no esté tan de acuerdo. Algunos de sus mejores momentos vienen de su amistad con Anwar o de la obsesión que Sketch, una chica un tanto extraña siente por él.

Tara (Buffy Cazavampiros). Este personaje se fue introduciendo poco a poco y en principio era una buena amiga de Willow que se acabó revelando como su novia. Pero esto se mostró, como casi todo en Buffy, a través de metáforas, en este caso la magia. Fuimos testigos de su primer polvo con Willow y no nos dimos ni cuenta (ese hechizo en el que las dos parece que acaban de tener un orgasmo). Tara era un personaje bastante callado, que poco a poco se fue integrando en la Scooby Gang, tuvo que lidiar con las adicciones de Willow, sufrió las iras de Glory y nunca juzgó a sus compañeros pese a las malas decisiones que tomaron en la sexta temporada. Su final fue terrible. Sucedió en apenas un segundo y nosotros tardamos un tiempo en procesarlo (aún no se lo he perdonado a Whedon), aunque hay que reconocer que era necesario para la aparición de Dark Willow. Aún así, esa escena final la tengo grabada en la mente, por lo absurda y sinsentido que era, a la vez que terrible y dolorosa.

Andrew (Mujeres Desesperadas) Me gusta bastante este personaje, sobre todo en las primeras temporadas de la serie, porque ahora no hace gran cosa. Es un personaje diferente a lo que se puede esperar, es un adolescente pero no tiene problemas con su sexualidad, pero sí con que su madre no le acepte, esto le provocará un resentimiento que le llevará a hacerle la vida imposible a Bree, hasta que finalmente ella lo abandone en una carretera. Lo cierto es que los personajes gays sorprenden en esta serie. Los nuevos vecinos que llegan a Wisteria Lane también se alejan de lo que se esperan, todos creen que serán la parejita amable y nos encontramos con dos tipos bordes con bastante mala leche.

Mauri (Aquí no hay quien viva): Adoraba esta serie, sobre todo en sus tres primeras temporadas donde los guionistas tocaron el cielo con sus continuas tramas surrealistas que iban evolucionando hasta límites realmente absurdos. El problema es que con el tiempo acabó por perder su frescura y cayó en la repetición. El personaje de Mauri era bastante divertido, era un hombre gay con bastante pluma que tiene como pareja a Fernando, un tipo que nadie quiere que sepa que es gay. De ese contraste surge gran parte de la comedia, sobre todo por el carácter del personaje de Luis Merlo, bastante neurótico, celoso y reivindicativo de su condición sexual.

David Fisher (A dos metros bajo tierra). Este es otro de esos personajes que sufren una gran evolución a lo largo de la serie. Cuando le conocemos esconde su condición sexual, pese a estar saliendo con Keith. Estas inseguridades le llevarán a romper con él y a adentrarse en una espiral de sexo ocasional que le traerá más de un problema. Por suerte volverá a asentar la cabeza y regresará con Keith, a partir de aquí iremos siendo testigos de su evolución como pareja y de los problemas que tienen que ir superando, para acabar convertidos en una pareja fuerte capaz de criar a dos chavales problemáticos. Merece recordar el mejor capítulo de este personaje, en el que recoge a un autoestopista, fantaseando con un encuentro sexual y que terminará por convertirse en su peor pesadilla.
Willow (Buffy Cazavampiros) Ya he hablado de Tara, pero Willow también me encantaba. Desde esas primeras temporadas en las que es una adolescente insegura, hasta que conoce a la que será su novia. A partir de ese momento el personaje comienza a crecer, a ganar en seguridad y a ponerse incluso más guapa. Su relación con Tara es lo que hace de ella una gran Willow. Por eso su pérdida la devastará tanto que le hará perder la cabeza, nublada por el dolor. Al final de la serie dejamos a una Willow más serena, más consciente de su poder y con una nueva novia. Vamos un final feliz en una serie que precisamente nunca se caracterizó por eso.
Capitán Jack Harkness (Torchwood). Mi favorito. Este estafador del siglo 54 que se define como polisexual me encanta. Es un personaje terriblemente carismático y con bastante sentido del humor. Su faceta más divertida se puede ver en el Doctor Who, donde no pierde la oportunidad de intentar ligar con todo lo que se mueve. En Torchwood nos reencontramos con un personaje bastante más serio y oscuro, pero igual de ligón. Lo mejor, su relación con Ianto, que en la primera temporada es apenas insinuada y que en la segunda vamos conociendo a través de miradas y comentarios socarrones. Lo que más me gusta de este personaje y de la manera de tratarlo es que su sexualidad no le define, le da igual la carne, el pescado o los marcianos pero cuando piensas en el personaje, lo que te viene a la cabeza es su innegable carisma.

Me dejo muchos personajes, como por ejemplo Brian Kenny, el protagonista de Queer as folk, porque si bien, su personaje era genial, lo que es la serie no me gustó nada, convirtiéndose en una de mis grandes decepciones televisivas. Con respecto a The L Word, empecé a verla pero no me gustó, todas eran demasiado estupendas y geniales, vamos que no se parecían a las lesbianas que conozco. Otro personaje que apareció en una serie que me gustaba era Jack de Dawson Crece. Lo mejor de él era su relación con el personaje de Jen, porque la manera de tratar sus tramas era terrible, tanto que acabé odiando al personaje. Otro personaje gay que no soporto es Kevin de Cinco Hermanos, uno de esos personajes cuya personalidad parece que está construida en torno al hecho de ser gay, y es que pese a tener algunos puntos cómico también me caía bastante mal.
Como curiosidad, añadir que el canal FX ya ha filtrado el piloto de Pretty Handsome, serie que viene de la mano del creador de Nip Tuck, sobre un padre de familia que decide cambiarse de sexo. La premisa promete, a ver si está bien realizada.

Bueno, para terminar os dejo este vídeo subtitulado de la canción Origin of Love, de esa maravillosa película que es Hedwig and the angry inch (de la que ya hablé aquí).