Talking about... (IX)


Unas cuantas cosillas:
  • Los productores de Skins han anunciado que cuando terminen esta temporada, van a renovar a todo el casting y a coger a chicos nuevos. Es una decisión muy arriesgada, pero si los nuevos chavales son igual o más interesantes que los de ahora no habrá quejas por mi parte. En cierto modo entiendo esta decisión, si quieres hablar de unos adolescentes, no puedes eternizarlos en el instituto y si los llevas a la universidad las cosas cambian, y normalmente las series no funcionan tan bien (Dawson Crece, Buffy Cazavampiros e incluso Veronica Mars lo demuestran)
  • Tan solo queda una semana para el final de temporada de Torchwood. ¿Tendremos tercera temporada? Espero que sí, aunque sea dentro de nueve meses. Pero yo quiero mucho más Capitán Harkness (bueno, y más Ianto también). Al menos para consolarnos estará la cuarta temporada de Doctor Who. Aunque debería empezar a verme esa serie en orden y no con capítulos sueltos como he hecho hasta ahora.
  • Tras las diferentes recomendaciones, he decidido que la nueva comedia a la que voy a darle una oportunidad va a ser 30Rock. Todo el mundo habla bien de ella y pese a que su piloto me pareció un poco malo, la cosa parece que mejora. Supongo que me ocurrirá igual que con Como conocí a vuestra madre, que me pareció una serie muy tonta y ahora soy todo un fan.
  • Hablando de How I met your mother, el último episodio tuvo dos cosas destacables. En primer lugar Britney Spears, que no lo hizo mal teniendo en cuenta su estado y por otro, parece que conocemos a la madre. Pero por ahora no es seguro, habrá que estar atentos. Aunque me parece a mi que esto dependerá de si renuevan o no temporada.
  • Marc Cherry ha dicho que esta cuarta temporada de Mujeres Desesperadas terminará con un capítulo de dos horas, que además cambiará la vida de nuestras protagonistas para siempre. También resolverán el misterio de los Mayfair. ¿Qué nos tendrá preparado? El año pasado con lo del suicidio de Eddie a mi me dejó con la boca abierta (aunque al final no fuese para tanto), a ver con que nos sorprende esta vez.
  • Los fans de Perdidos se quejaron de la larga espera hasta la nueva temporada, pero los de Battlestar Galactica nos merecemos un premio. Porque si Razor sirvió un poco para acallar las ganas (aunque después de esa revelación final ya no tengo uñas que morderme), todos queremos ver como continúan las cosas después de la conclusión de su tercer año. Ya solo es cuestión de días y los productores y actores se sueltan a darnos un poquillo de información. Según parece no tendremos que esperar hasta el final para conocer quien es el quinto cylon y que la revelación va a ser muyyy sorprendente. En fin, muero de impaciencia. Aquí una promo de Laura Roslin que nos hace una pregunta que planea sobre su personaje últimamente: ¿diplomat or dictator?. Este trailer del canal canadiense Space nos trae algunas imágenes nuevas que dejan claro que Starbuck no lo va a pasar muy bien esta temporada:




  • Edito: Aquí un post sobre las 50 mejores series según la revista Empire.

Talking in GreenshinesSeriesTV... (I)

Inicio una nueva aventura en esto de Intenet. Se trata de un blog colectivo sobre televisión alojado en Greenshines. Este es. Va a ser una experiencia curiosa y en la que estoy ilusionado, a ver que tal va saliendo. Eso sí, me obliga a actualizar diariamente, algo que nunca conseguí aquí. También es cierto que está más enfocado a las noticias, por lo que es más fácil encontrar temas sobre los que escribir. Aún así, voy a seguir publicando aquí al menos una vez a la semana. Sobre todo para post más subjetivos (y para seguir dando la plasta con Battlestar Galactica).

Este es un pequeño repaso sobre algunas de mis últimas noticias.
  • Sam Raimi regresa a la televisión tras Xena y Hércules, adaptando una saga literaria de fantasía: La espada de la verdad
  • Nuevos trailers de Battlestar Galactica. Cada vez queda menos para el estreno. El día que tenga el 4x01 y los subtítulos me voy a comprar comida china para celebrarlo. Aquí más info.
  • Doctor Who volverá para su cuarta temporada el 5de Abril, al día siguiente de la season finale de Torchwood. Lo hará con algunas novedades y habrá que disfrutarla al máximo, ya que hasta el 2010 no habrá quinta temporada. Más info aquí.
  • Nuestro querido Helo de Battlestar Galactica ha sido fichado por Joss Whedon para su nueva serie Dollhouse. Para saber más aquí.
  • Y por último, un nuevo trailer de la película de Expediente X. Nuevas imágenes. Pero atentos, porque hay un pequeño segundo en el que se ve amago de beso. Me muero por verla. Aquí el trailer.

LA CARRETERA de Cormac McCarthy


"Acuclillados en la carretera comieron arroz frío y alubias frías que habían cocido días atrás. Empezando ya a fermentar. No había sitio donde hacer fuego sin que les vieran. Dormían acurrucados el uno contra al otro envueltos en las malolientes colchas en medio de la oscuridad y el frío. Él abrazando al chico. Tan flaco. Mi corazón, dijo. Mi corazón. Pero sabía que aun siendo un buen padre era muy posible que ella llevara la razón en lo que dijo. Que el chico era lo único que había entre él y la muerte."

Está todo el mundo de vacaciones por lo que hoy ha tocado quedarse en casa leyendo. He aprovechado y me he terminado finalmente el libro de Cormac McCarthy, La carretera. Este autor, que últimamente es más reconocido gracias a la película No es país para viejos, que está basada en una novela suya, ganó el premio Pulitzer en el 2007 gracias a La Carretera.

La historia que nos cuenta es simple. Situándose en un EEUU post apocalíptico arrasado por el fuego y sumido en un invierno nuclear, un hombre y su hijo se dirigen caminando hacia el Sur, a través de una solitaria carretera que cruza el país. En su viaje tirarán de un carrito en el que llevan sus pertenencias más preciadas y evitarán encontrarse con las diferentes bandas de salteadores o caníbales que pueblan el camino.

McCarthy escribe la novela sin grandes artificios, con un lenguaje claro y a través de pequeñas escenas. La historia no se divide en capítulos sino en pequeños párrafos, retazos de las vivencias de los personajes. A través de los diálogos somos testigos de la inocencia del chico y de los esfuerzos por parte del padre de preservarla. En su recorrido por los yermos paisajes que se suceden junto a la carretera, vamos comprendiendo que hay un mundo que dejó de existir y que quizás no hay ningún otro esperando al final del camino. Pero pese a todo siempre queda el amor. El amor de un padre por su hijo, que lleva al hombre a continuar, a seguir dando dolorosos pasos con tal de proteger al chico flacucho y de mirada triste que le acompaña. Esa esperanza en el futuro será la que les moverá, incluso cuando no tenga fuerzas para seguir.

Como se puede adivinar, La Carretera es un relato duro. No es una novela de ciencia ficción, en cuanto a que no busca explicaciones a lo sucedido. En ningún momento profundiza en qué ha ocurrido y como se ha llegado a eso. Simplemente observamos las consecuencias. Lo mismo sucede con la acción, que excepto en algún instante de más suspense, se desarrolla en una calma tensa, en un silencio ominoso en el que el frío y la lluvia lo cubren todo.

Si hubiese que describir las sensaciones que deja, serían las de melancolía y tristeza, una tristeza en algunos momentos infinita. Cuando el libro concluye, continúas con una desazón y una congoja que permanece durante más tiempo de lo normal.

La Carretera nos habla sobre el hombre, sobre nuestra naturaleza y nuestro instinto de supervivencia. Es una historia sobre la esperanza en un escenario descorazonador, un canto a la inocencia entre la barbarie y sobre todo un hermosísimo retrato del amor de un padre por su hijo. No puedo hacer más que recomendároslo fervorosamente (siempre y cuando no estéis de bajón porque este libro te deja por los suelos).

Hay anunciada una adaptación al cine, en la que el papel protagonista cae sobre Vigo Mortensen, una elección acertada a mi parecer. Pero no sé yo si funcionará bien esta historia en su versión cinematográfica, supongo que le darán un poco más de acción para hacerla más interesante. Al menos si son capaces de retratar esos escenarios cubiertos por la nieve y la ceniza, tendrán la mitad del trabajo hecho.

"Duérmete.

Vale.

Voy a apagar la luz ¿De acuerdo?

De acuerdo.

Y luego, ya a oscuras: ¿Puedo preguntarte algo?

Naturalmente.

¿Que harías si yo muriera?

Si tú murieras yo también querría morirme.

¿Para poder estar conmigo?

Sí, para poder estar contigo."


Talking about... (VIII)


  • Parecía imposible, pero finalmente hay una serie en la que hablan más rápido que en las Chicas Gilmore, y esa es The return of Jezebel James, también de Amy Sherman Palladino. Ver el episodio piloto con subtítulos en inglés ha sido toda una odisea, si apenas me daba tiempo a leerlos, como para luego traducirlos. En cuanto a lo que me ha parecido, no está mal, pero habrá que esperar unos cuantos capítulos para que se definan mejor los personajes (ahora solo queda rezar porque la FOX no la cancele a la mínima) y hacerme una opinión más clara. A primera vista puedo decir que Parker Posey lo hace bien, pero su personaje resulta un poco antipático, todo lo contrario que Lorelai Gilmore, a la que pasabas a amar a los diez minutos de haberla conocido. También tenemos por ahí, al actor que interpretaba a Max Medina (o lo que es lo mismo el doble del Al Pacino de El Padrino II) y a Lauren Ambrose, la hermana pequeña de A dos metros bajo tierra. En cuanto a la trama: tenemos a dos hermanas de caracteres completamente opuestos que apenas tienen relación y que se reencontrarán cuando una acepte ser la madre de alquiler de la otra. Como ya he dicho, esperaré a ver algunos episodios más para dar mi opinión. Eso sí, el 1x02 no lo veré hasta que haya subtítulos en Español (que para ser una serie de 20 minutos, debe ser como traducir una de 40), porque el ritmo que llevan es difícil de seguir.

  • Ya terminé con la primera temporada de Extras. Una de las mejores comedias que he tenido la oportunidad de ver. Un retrato de la estupidez humana realizado de forma incómoda, un poco forzada y muy divertida. Genial en los momentos en los que se mete con temas como el racismo, la religión o la homosexualidad, me ha hecho reír y morirme de la vergüenza ajena a partes iguales. Ahora empezaré con la segunda temporada en la que parece cambiar un poco la suerte del protagonista. Por cierto, que no se me olvide: Ricky Gervais es absolutamente genial.

  • El último episodio de Torchwood que he visto (2x08 A day in the death) me ha encantado. Por un lado me ha recordado en algunos momentos a ese genial capítulo de Buffy Cazavampiros de la séptima temporada que es Conversations with dead people, por eso de tener a dos personajes en una situación insólita, conversando entre ellos como si tal cosa. Además el uso de la música me ha parecido genial y ha tenido algunas escenas que se han encargado de remarcar el tono oscuro y en cierto modo desesperanzador de la serie. Voy a echar mucho de menos a esta serie cuando se acabe.
  • Este es un artículo muy curioso e informativo sobre el daytime americano. En EEUU en vez de tener los programas de tertulias tipo Ana Rosa, tienen las parrillas ocupadas con las soap operas, culebrones que cuentan, algunos de ellos, con más de 30 años a su espalda. En el artículo se hace un repaso de las soap más importantes, de sus tramas y sus audiencias. Es muy interesante, echádle un vistazo.
  • El otro día vi finalmente Funny Games de Haneke (la original, no el remake USA) una película que tenía pendiente desde hace bastante tiempo y que según había oído, resultó muy polémica en su momento. Y ahora entiendo porqué. La historia es muy simple, dos jóvenes se presentan en la casa que tiene junto al lago una familia normal y corriente. Las intenciones de estos dos chavales son del todo menos buenas y se iniciará un sádico juego del gato y el ratón con consecuencias terribles. Pese a que la historia parezca propia de cualquier película de terror de serie B, su tratamiento la distancia de estos productos. Funny Games es una película muy dura, incómoda, angustiosa y difícil de ver en algunos de sus momentos. Nos muestra una violencia sin motivo, sin justificación donde los agresores no son seres traumatizados, sino simples chicos que no tienen nada mejor que hacer. Haneke nos hace, ya no solo ser testigo, sino en cierto modo partícipe de los “juegos” a los que se somete a la familia. La película apela a ese punto voyeur que tenemos, no nos gusta lo que vemos en pantalla, pero tampoco apartamos la vista. A través de planos largos e incómodos seremos testigos de un juego con consecuencias irreversibles (o eso parece) en la que los guiños al espectador la convierten en un espectáculo más inquietante, si cabe. Funny Games resulta angustiosa e incluso desagradable, pese a que no haga uso del gore y que sus momentos más violentos sucedan fuera del plano. Pero la recomiendo, porque es de esas películas que no dejan indiferente y que generan una reacción en el público, algo que no ocurre a menudo.
  • Parece ser que FAMA pasará a tener gala semanal. Mal vamos. Ya van a quemar el programa. Si ya comienza a resultarme un poco pesado, con esta gala están quitándome las ganas de seguir. En primer lugar tienen que empezar a dejar de entrar nuevos y después pasar a anunciar como tienen pensado seguir, que ya están comenzando a cansar, no solo al espectador, sino también a los concursantes.
  • EDITO: Solo 4 millones de espectadores para el estreno de Jezebel James... le veo el futuro muyyy negro.

NEOGÉNESIS EVANGELION: El anime de culto


Voy a sacar mi vena más friki para este post. Pero es que de vez en cuando apetece. Esta última semana, junto a Fama , mi otra obsesión televisiva ha sido la serie NeoGénesis Evangelion, que me compré el otro día en la FNAC. Era una edición especial (Platinium la han llamado) en el que los DVDs vienen en una bonita caja metálica e incluyen como extras un pequeño libreto con ilustraciones y otro con explicaciones que ayudan a entender los puntos oscuros de la trama. Ahora que la vuelvo a disfrutar, cinco años después de verla por primera vez, la redescubro más interesante de lo que esperaba. Pero habrá que empezar por el principio.

Evangelion fue un anime que se estrenó en 1995 en Japón. Su trama, en principio no parecía desmarcarse de lo habitual: En el 2015, en un mundo caótico, resultado del Segundo Impacto, en el que un meteorito cayó sobre el Polo Norte, la humanidad se prepara ante una amenaza que puede originar un tercer Impacto. El mejor arma para enfrentarse ante estos invasores conocidos con el nombre de Ángeles, serán los Evas, unos robots orgánicos que solo pueden ser pilotados por niños de quince años que nacieron durante el Segundo Impacto.

Pero resumir la historia de Evangelion a esto, sería similar a decir que Perdidos es sobre un grupo de gente que está atrapada en una isla. Y es que si hubiese que hacer una analogía de este anime con una serie actual, Lost sería el programa más apropiado con el que compararlo. Conforme la serie fue emitiéndose se convirtió en un éxito. Los aficionados enloquecieron con su compleja trama y sus numerosísimos símbolos desperdigados por los diferentes episodios. Comenzaron a surgir teorías que explicasen lo que se iba viendo en la serie y los episodios se analizaban segundo a segundo. Pero su única peculiaridad no era su compleja, y en algunos casos, opaca trama, sino también sus personajes. Lejos de mostrarnos a los prototípicos chavales heroicos que están encantados de pilotar un robot y salvar el mundo, aquí encontramos a unos protagonistas que se mueven entre la indecisión y la impulsividad, marcados a fuego por sus figuras paternas y con graves carencias a la hora de relacionarse socialmente. Tanto protagonistas como secundarios tienen unas personalidades muy bien definidas y atractivas que van evolucionando a lo largo de la serie de manera creíble y comprensible.

Pese a ser una serie de acción, Evangelion nos habla sobre la comunicación, sobre la relación entre los seres humanos y como ésta solo conlleva dolor. Acercarse a otros implica volverse vulnerable, por lo que a veces lo mejor es aislarse, pero entonces ¿vale la pena vivir para eso?

También nos habla sobre la paternidad, como los actos de nuestros padres nos marcarán. Como, en cierto modo, somos el resultado de una relación más o menos sana con nuestros progenitores.

Uno de los puntos fuertes de muchos animes es que nos cuentan una historia cerrada. Evangelion iban a ser 26 capítulos, ni uno más ni uno menos. Por lo que la historia iba a tener su principio y su fin. Conforme se supera el ecuador las tramas empiezan a coger fuerza y a dejar de lado la ligereza y la comedia de la primera parte. Comienzan a darse respuestas que solo generan más preguntas y el tono va volviéndose más oscuro. Los personajes que habían conseguido una estabilidad tienen que ver como esta se rompe en pedazos y las tragedias empiezan a sucederse sin apenas dejar tiempo a parar y coger aire. Y así llegamos al capítulo 24, clímax de la serie y preludio del final (episodios 25 y 26). Se nos presentará un personaje fascinante y se dejará la trama en un punto imposible. Y ahí será el momento en el que Hideaki Anno, creador de la serie, dividirá brutalmente a todos los fans. Pocas veces un final ha creado tanta controversia en un fandom (bueno, habrá que ver el de Perdidos). Por decirlo de alguna manera, en vez de centrarse en la trama, se decide terminar la serie hablándonos sobre el tema: la comunicación.

La sensación que te dejan estos episodios es indescriptible, aunque también dependerá de como te los tomes, basculando entre pensar que han sido una genialidad o una absoluta tomadura de pelo. Vendría a ser algo así, como que en el último capítulo de LOST, donde todos esperan respuestas, se marcasen un flashforward de los personajes cinco años después en donde no se diese ninguna explicación.

Como es lógico, gran parte del fándom se levantó en contra de las cabezas pensantes de Evangelion y exigieron un final más tradicional. Como la pela es la pela y cualquier cosa que llevase el nombre de Evangelion iba a ser un éxito decidieron hacer dos películas. Death & Rebirth, que sería un resumen de lo visto en la serie, con escenas nuevas y The End of Evangelion, remake de los capítulos 25 y 26 donde finalmente se da una conclusión a la trama de la serie. Pero que nadie se piense que es una película donde se da todo mascadito. El film está repleto de simbolismos y referencias religiosas que concluyen de una manera muy críptica. Y es que el plano final con el que todo termina es, cuanto menos, desconcertante.

La serie fue un éxito, y polarizó a los aficionados al anime entre los que la adoraban y los que la detestaban aludiendo a lo difícil que resultaba comprenderla o a que realmente no era para tanto.

Vista ahora, con cierta perspectiva, hay que reconocer que tenía una animación bastante solvente para la época, que contaba con un tratamiento de los personajes inaudito hasta entonces y que su compleja trama de fondo ha sido imitada mil veces por animes posteriores. Y es que, si algo ha hecho esta serie, ha sido influir a una gran cantidad de series que han ido viniendo después. Cierto es, también, que sus creadores están explotando la gallina de los huevos de oro, y unos años después del estreno de la serie, la remasterizaron y añadieron algunas escenas y la presentaron con el apelativo de Evangelion Renewal. Y ahora mismo, el director está preparando cuatro películas en las que se vuelve a adaptar la serie, según su visión (¿y entonces la de la serie de quién es?). La primera de las películas, “Evangelion Rebuild: You are (not) alone” ya ha sido estrenada y es bastante similar a los primeros seis capítulos, con alguna que otra escena, pero sin grandes cambios. Supongo que las diferencias se podrán ver a partir del tercer film, cuando adapten las partes más polémicas.

Por otra parte está la adaptación al manga, realizada por Yoshiyuki Sadamoto, diseñador de personajes de la serie. En él se cuenta la misma historia pero desde un punto de vista distinto, haciendo hincapié en las relaciones de los personajes, cambiando algunos de los sucesos más importantes y deteniéndose en partes que no quedaron muy bien desarrollados en el anime. Y es que, quizás, uno de sus principales fallos es que habrían ido muy bien cuatro capítulos más, para que los episodios finales no resultasen tan atropellados. Esto es algo, que está quedando muy bien solventado en la versión en papel (el mes que viene se publica el tomo 11 en España) que ha decidido tomarse un poco más de tiempo con el fascinante personaje de Kaworu.

En conclusión: NeoGénesis Evangelion ha sido una serie que supuso un antes y un después en el mundo del anime. Resulta muy entretenida, empieza bien y va cogiendo fuerza hasta llegar a su apoteósica segunda mitad. Su final resulta muy desconcertante (y frustrante), pero la película The End of Evangelion (también editada en España) nos termina de dar lo que pedimos. Es una serie compleja, ya que está repleta de pistas sobre la trama que al final uno tiene que reorganizar para comprender todo lo que ha visto. Un buen ejemplo de ello es la secuencia del opening que nos da muchísimos datos de los que no somos del todo conscientes hasta el final.



La recomiendo a todo aquel que quiera ver una historia interesante y acepte algunas normas como que los robots gigantes son eficaces o que niños de quince años tengan en sus manos una responsabilidad tan grande. Y es que bajo todo eso, subyace una historia de corazones heridos y almas que ansían olvidar la soledad.

FAMA ¡a bailar!: Tan real como una serie de tv


Debía un post sobre Fama, el programa que me tiene absorbido televisivamente hablando, desde hace poco más de un mes. No lo seguí desde el principio (una pena, ya que los casting tienen que haber sido muy interesantes). Su horario me lo impedía y tan solo oía hablar de un tal Marcos que no tenía ni idea de bailar o de un profesor que solo daba gritos. Como me conozco sabía que en el momento que me pusiese me iba a enganchar. No soy un fan de los realitys, el único que vi con cierta regularidad fue OT 2, pero por lo general me aburren. No suelo soportar las interminables galas en las que va la gente a opinar, que duran cuatro horas y que cuentan con una realización muy sosa. Quizás por eso me llamó la atención Fama, no tenían una gala y todo sucedía en los resúmenes del mediodía.

Coincidiendo la época de exámenes en las que no tenía clase, comencé a seguir el programa y acabé irremediablemente enganchado. Tanto, que una vez que retomé las clases me lo grababa para verlo por la noche y no perderme nada. Suena muy friki, lo reconozco. Pero cuando me gusta algo, suelo llegar a estos niveles de obsesión en los que no me quiero perder ni un solo capítulo.

Para mi FAMA es como ver una serie diaria. Una serie en la que hay bailes, chicos y chicas guapos, competitividad, esfuerzo y un poco de drama. Pese a que últimamente están centrándose más en lo que ocurre en la casa, en vez de en los ensayos, en sus primeras semanas la cosa estaba muy equilibrada. En FAMA había de todo, desde la chica gorda a la que nadie apreció y que va demostrando su valía a la vez que va perdiendo kilos, el friki que no tiene ni idea de bailar (bueno, no es que no sepa, es que cuando baila parece que le está dando ataques epilépticos), la sufrida de su compañera con un nivel muy superior y que tiene que ir tirando de él, el chulo guapo, la rubia enamoradiza, la chica con pinta de poligonera, el cachitas metrosexual y como no, la mala malísima, papel que en este caso recae sobre la marica mala de pelo azul, nuestra Angela Channing particular.

Por otro lado, las reglas del concurso también fomentaban el conflicto, al valorar a los bailarines en pareja, en donde si uno lo hace mal, ambos son nominados o también con el posterior reto, donde el concursante de la pareja que no ha sido expulsado debe enfrentarse a otro compañero que elija, para quitarle de en medio y quedarse con su pareja, han hecho las cosas aún más interesantes. Si no fuese por lo falsos que quedan tanto Víctor Ullate como Lola a la hora de leer sus duros veredictos el programa sería genial. Pero esta no es la única característica que lo ensombrece, su realización continúa siendo pésima, Paula Vázquez pese a que en general no lo hace mal hay momentos en los que me entran ganas de matarla, unido a ciertos momentos en los que los guionistas buscan manipular a sus concursantes de manera descarada, con castings o visitas/vídeos de familiares en los que todo termina quedando demasiado irreal.

Pero el atractivo del programa no se sostiene únicamente en los concursantes, sino también en los profesores, cada uno con una personalidad distinta. Rafa el más histriónico, busca sacar las emociones de los bailarines, haciéndolos llorar para intentar utilizar esos sentimientos en las coreografías. Sergio es el profesor guay de street dance, es muy majo y buen rollista. Y por último Marbellys, la profesora de lírico y en principio, la que peor se los hace pasar a gran parte de los concursantes, sobre todo a los nuevos, que no suelen superar el reto por falta de técnica. Los momentos de los ensayos suelen ser mis partes favoritas del programa y en las que mejor me lo paso. Admiro la capacidad que tienen para aprenderse las coreografías a esa velocidad, su coordinación y su capacidad para realizar algunas de las piruetas que les imponen. Teniendo en cuenta que me cuesta una gran dificultad simplemente coordinar brazos y piernas para que cada uno haga una cosa distinta, si ya hay que bailar con ritmo…

FAMA ha pasado por altibajos en lo que lleva de programa, siendo normalmente los nuevos, la causa de los bajones. Es cierto que quieren ir alargándolo, pero meter concursantes para expulsarlos a la semana le quita emoción. Por lo general sabemos que el público expulsará a los que no conoce y posteriormente en los retos lo mismo. Normalmente ganará quien más tiempo lleve en la Escuela. Pero hay que mirarlo desde el punto de vista positivo, esto le va dando más tiempo a los veteranos y dentro de unas semanas, cuando dejen de entrar parejas el programa se empezará a poner muy interesante. Porque ahora un reto entre Belinda y Soraya nos da un poco igual, pero imaginároslo entre Hugo y Álex (por decir algo) eso sí que puede ser muy interesante. Y como en todas las series lo bueno se lo reservan para su segunda mitad.

Entre las cosas más interesantes que hemos podido disfrutar estarían por un lado la relación Marcos-Lorena: él no tiene ni idea de bailar y es un vago, ella tiene mucho nivel y carácter; son totalmente incompatibles y su unión como pareja nos ha dejado muy buenos momentos y algún baile muy chulo. Finalmente cuando se separaron le dieron muchas vueltas, cuando todos sabíamos con quien se iban a quedar cada uno.

La otra relación tormentosa tuvo lugar entre Paula y Juan Carlos (a.k.a. La Mala) ella era un poco dramática y él la minaba psicológicamente. Su momento álgido se dio en esa gala en la que lucharon por la inmunidad y casi se acaban matando mientras bailaban. Ahora ella está con Marcos y mientras el jurado siga sin querer echarle, ella puede respirar tranquila ya que nadie va a retarla para quedarse con su pareja. Y él ha pasado a estar con Lorena, que de pobre sufridora se ha convertido en la otra mala del programa, formando una pareja muy fuerte en el baile, pero que me parece que no van a ser muy queridos por el público. Por mi parte me resultan muy divertidos.

La relación Hugo/Mary también tuvo sus momentos, sobre todo al principio cuando a ella le gustaba Alex. Ahora están muy sosillos y el programa, con la intención de animar el asunto introdujo a Soraya, una chica “un poco loca” según palabras de Hugo, con la que se había enrollado y que nos trajo a todos a la mente a esa película que se llama Atracción Fatal.

También han estado curiosos algunos momentos de Susana, fue interesante la lesión de Esther, me resultaron insoportables los bajones de Marcos, no entendí tampoco que hacía, ni como duró varias semanas, Jonathan. También estaba la chica que se olvidaba de los pasos y su pareja que se creía mucho mejor y que largaron al día siguiente. Me he reído con las imitaciones que los concursantes hicieron de los profesores y he disfrutado mucho algunas de las coreografías. Por otro lado Sonia debería hacer algo con su cara, porque no es normal que solo tenga esa expresión de mala leche /asco y Ángel es muy sosillo pero me gusta como baila.

Entre mis concursantes favoritos están Quique y Vicky (a la que veo como ganadora) aunque otros como Tatiana, Miguel o Álex también me caen muy bien. Por ahora y mientras sigan entrando nuevos la cosa va a estar tranquila, pero espero impaciente el momento en el que se empiecen a enfrentar en la pista de baile a los veteranos, eso sí que promete ser memorable.

Desde UK...


Esta tarde de sábado ha sido muy inglesa, televisivamente hablando. Debido al abandono en el que tengo mis series por culpa de Fama y de algunos animes, decidí ponerme un poco al día y verme algún episodio de series que tenía pendiente. Al final cuando me he dado cuenta las cuatro series que he visto han sido inglesas y me han hecho pasar un muy buen rato, cada una en su estilo.

  • Comencé con un episodio de Extras, ya que al fin encontré unos subtítulos que cuadraban con la versión que tenía descargada. Me he puesto ese capítulo en el que aparece Kate Winslet interpretando a una monja. Su papel ha estado divertidísimo y me he reído como pocas veces escuchándola decir obscenidades como si tal cosa y hablando de lo que se merecía un OSCAR. Ese es uno de los puntos fuertes de la serie, actores conocidos que se parodian de manera muy divertida. Pero también tiene esa visión del humor que se observa en la genial The Office en la que se explota la vergüenza ajena y lo estúpida que puede ser la gente, que en este caso se ve con la chica que sufre parálisis cerebral. Ricky Gervais no la utiliza para reírse de ella, sino de los patanes que no saben comportarse ante una situación incómoda y que al final lo acaban liando todo. Por cierto, aquí tenéis en inglés, uno de los mejores puntos del capítulo, las caras de Kate no tienen precio.
  • Después pasé a ver un episodio de Mistresses. Guiado por la recomendación en Espoiler me he bajado toda la temporada y hoy he comenzado con el primero. Podría decirse que es una especia de Mujeres Desesperadas, con un punto más realista y con un tono más cercano al drama. Tenemos a cuatro mujeres, la psicóloga que ha mantenido una relación con su paciente, la madre que ha perdido a su marido, la que intenta quedarse embarazada y la devora hombres. Pero por suerte no es la enésima versión de Sexo en Nueva York (me vienen a la mente Cashemire Mafia o Lipstick Jungle) en la que sus protagonistas luchan por llevar el modelito más exclusivo y hablar continuamente sobre sexo. Mistresses es una historia sobre cuatro mujeres que tienen que tirar hacia delante, de una u otra manera, aceptando las consecuencias de lo que han hecho y arriesgándose a equivocarse. Las tramas están interesantes y las actuaciones son impecables. La serie promete. Además, como solo son seis capítulos (estos ingleses que nos hacen las series tan cortas) no tendrá tiempo de volverse un culebrón.
  • Le ha seguido un episodio de Torchwood, de la que voy un poco atrasado por culpa de los exámenes y trabajos de la última semana. Me he puesto con el 2x06 Reset, en el que disfrutamos del anunciado crossover con Doctor Who, al recibir la visita de Martha Jones, la última compañera del doctor. En este caso es para ayudarlos a resolver una serie de asesinatos en un episodio muy normalillo, pero que concluye de una forma completamente inesperada. Me imagino el camino que van a tomar en los dos episodios que quedan con el personaje interpretado por Freema Agyeman, y se anuncian muy interesantes.
  • Y por último, para terminar mi sesión de series inglesas me he puesto con el estreno de la segunda temporada de Skins. Tras el sorprendente final, las cosas estaban muy interesantes y la dirección por la que han encaminado a algunos de los personajes resulta curiosa. Ahora nos encontramos con un Tony completamente distinto, que encuentra su apoyo en Maxxie, en vez de en quien esperamos. Michelle está inmersa en una espiral autodestructiva, a Sid le vemos perdido y a Cassie… tan chiflada como siempre (su momento del vídeo y la gaita ha sido de lo mejor del episodio). El nivel cualitativo del capítulo ha sido alto y es que después de ver una serie como esta, ¿con qué ánimo se puede poner uno a ver un episodio de Física y Química? Aquí los chavales también se drogan y tienen sexo, pero te lo muestran de una manera diametralmente opuesta a la serie de Antena 3. Una pena que aquí no hagamos cosas así.

Tengo pendientes algunos post, a ver si me pongo a ellos, entre los que están una explicación a por qué me gusta tanto Fama o una pequeña reseña a Evangelion, anime que he redescubierto con cierta sorpresa.